Share, , Google Plus, Pinterest,

Posted in:

Trabajando sin saberlo

Rat

Rat

Usualmente le conocemos como “conejillos de indias”. En España le llaman “cobayas” y en inglés “lab rats”. Son unos roedores que históricamente (desde el siglo XVIII) han sido usados en laboratorios para hacer pruebas de todo tipo de productos, sustancias o procedimientos, que eventualmente pretenden ser usados en humanos. La idea es, básicamente, ver como reacciona el ratoncito en cuestión a lo que sea que ellos esperan aplicar (vender) en el futuro a la raza humana. Aparentemene el hecho de probar un producto con ratas antes de usarlo humanos puede brindar algún tipo de seguridad a los ususarios. O algo así.

Bueno, pues imaginen que ustedes fuesen usados como conejillos de indias para probar la efectividad y utilidad de un producto, sin ustedes saberlo, ya sea dando información, energía o simplemente tiempo. Para colmo, imaginen que la persona que hace la prueba con usted sin decírselo, genera dinero a su costa. What! Pues sepa que hoy día, sin saberlo, en nuestra vida diaria formamos parte regularmente de constantes pruebas inadvertidas que le terminan generando dinero o beneficios directos a quienes las practican en nosotros.

Esto sucede en todas partes, en el carro, en el mall, en la calle y hasta en el Internet. Aquí algunos ejemplos de como trabajamos sin saberlo, para otros. Así, la próxima vez que esté haciendo algo relacionado, pídale al menos las gracias a alguien.

Contestando sin saber:

Cuando tomamos exámenes como el SAT o el mismo College Board, no nos dicen nunca que muchas de las preguntas en el examen, son preguntas que NO serán contabilizadas para la puntuación del examen. Esto es posteriormente usado como referencias para ayudar a quienes crean los examenes a asegurar el nivel de dificultad y la consistencia de las preguntas entre los exámenes. Además, muchas estadísticas son creadas gracias a estas preguntas. O sea, que según los cálculos, pasamos un 10% de nuestro tiempo contestando preguntas obligatorias, pero que no afectan nuestra calificación. Badtrip.

Necesito tu energía

En diversos edificios y centros comerciales en Europa y Estados Unidos se utiliza actualmente la energía generada por la acción de las puertas giratorias para suplir la energía de ciertas luces en los techos de los edificios. En otros casos, en muchos estacionamientos se han instalado unas placas kinéticas que absorben la energía generada por el paso de los autos por encima de ellas para operar las máquinas registradoras de esos mismos estacionamientos. Todo esto es actualmente utilizado como pruebas para ver cuánto dinero más pueden ahorrarse eventualmente usando nuestra energía. Al garete.

¿Captchas o Got cha´s?

Finalmente, una de las instancias más sorprendentes en las que nos utilizan sin decírnoslo, es con los famosos “CAPCHAS” que tenemos que escribir cada vez que accedemos a ciertos sitios seguros de Internet, como de transacciones económicas o para escribir en algunos blogs incluso. La lógica de estas complicadas palabritas, es que computadoras no operadas por humanos (spammers), no puedan leer estos términos, ya que los procesadores de las computadoras (en su mayoría) son incapaces de reconocerlos automáticamente. Esto está muy bien, nos conviene a todos y nos brinda seguridad. Excelente.

Lo que no mucha gente sabe, es que gracias a un complejo sistema diseñado por el Profesor Louis Von Ahn (reCAPTHCAS), esas palabras que ayudamos a reconocer al escribirlas y confirmar nuestro acceso, son luego ingresadas en las bases de datos de empresas que se dedican a digitalizar libros atiguos. Los sistemas usados por estas compañías son capaces de leer y transcribir automáticamente las palabras de los libros, pero muchas son muy complejas para que las comprendan. Ahí es que entramos nosotros, las leemos, las escribimos y así los ayudamos a ellos a acabar su trabajo. En un año, los usuarios del Internet cooperamos con lo equivalente a 150,000 libros transcritos en un año. Sumen y resten y verán cuantos empleados se requrirían para eso. Muchos.

Así que la próxima vez que abran una puerta, bajen la cadena del inodoro o simplemente cuando estén caminando, fíjense, podrían estar haciendo trabajo de gratis para otros.

La gente que hace las puertecitas generadoras de chavos.

Para saber más sobre la sección que no cuenta en el SAT, miren este vídeo.

El sistema de Van Ahn se llama reCAPTHCAs, y pueden leer más sobre él (quizás aprovecharse de él)

Share, , Google Plus, Pinterest,

Written by oajvelez

Escritor y copywriter radicado en San Juan de Puerto Rico. Especialista en nada, práctico en todo. Colaborador en QiiBO y recientemente a cargo de ElVocero.com. Que viva la fiesta.

77 posts

Comentarios de Facebook

comentarios