Share, , Google Plus, Pinterest,

Posted in:

Superhéroes sin el “súper”

Como muchos saben, se acerca la esperada “Kick Ass“, una película sobre personas comunes y corrientes que de la noche a la mañana deciden que no hay que tener poderes para combatir el crimen. Suena muy divertido, pero hay un problema: esta película no está siendo justa con la ciudadanía. Toda su campaña ha girado en torno a mostrar esta idea como algo “nuevo”, y el otro día para mi horror, escuché a alguien decir que “Era una idea super original”. ¡Original my ass! se ha hecho muchas veces antes y en muchos casos con excelentes resultados. Alguien tiene que mostrar la verdad. Alguien tiene que hacer justicia. Este es un trabajo para Reviewman.

Mistery Men (1999):

Spider-man dijo “con gran poder, viene gran responsabilidad”. Bullshit. En Mistery Man tenemos gente con porquerías de poderes que toman su responsabilidad con la misma o quizás más seriedad que el hombre araña.

Basada en “Flaming Carrot Comics”, esta película nos lleva por los rincones de Champion City, una ciudad donde los superhéroes tienen más intención que poderes… ok, ni siquiera son poderes. En el equipo tenemos un desfile de perdedores, liderados por Mr.Furious (Ben Stiller) con el poder de enojarse… mucho, The Shoveler (William H. Macy) con un increíble talento para cavar con una pala, y The Blue Raja (Hank Azaria), una figura misteriosa con un nombre inexplicable y la habilidad de lanzar tenedores y cucharas, pero no cuchillos. Nuestro team de losers son constantemente opacados por Captain Amazing (Greg Kinnear), un superheroe “real” lleno de tecnología e inventos cool, y que da más importancia a conseguir nuevos sponsors que a combatir el mal.

Mistery Men es una comedia bien bizarra sobre gente común haciendo cosas poco comunes, y demuestra que todos podemos ser superhéroes… o por lo menos tener la intención de serlo.

Mirageman (2008):

Maco Gutiérrez (Marko Zaror) es bouncer en un club nocturno de la capital. En su infancia fue víctima de un asalto en su hogar, lo que terminó con la muerte de sus padres y la violación de su hermano menor (quien termina en un manicomio). Esto lo lleva a entrenar artes marciales de manera obsesiva, sin ningún objetivo aparente más que descargar la rabia e impotencia que viene acumulando hace años. Un día trotando cerca por el barrio se encuentra con una banda saqueando una casa. Sin pensarlo dos veces noquea al primero, roba su máscara y salva al resto de las personas dentro. Una de estas resulta ser Carol, una reportera de la televisión, quien en una nota hace público al héroe enmascarado.

Al otro día, Maco visita a su hermano, quien al ver la noticia del superhéroe, empieza a mostrar un tremendo progreso en su recuperación mental. Esto es más que suficiente para que nuestro héroe decida convertir la lucha contra el crimen en su nuevo pasatiempo, pero no sin antes buscar un traje, un nombre… y un e-mail para que la gente se comunique con él.

Mirageman es bastante completa, tenemos drama, acción y comedia por partes casi iguales, y está filmada tan crudamente que nos hace pensar está pasando afuera de nuestra casa, y que cualquier día caminando por la calle, nos vamos a encontrar con el defensor enmascarado. Ojo con las patadas voladoras por montones, están increíbles.

Defendor (2010):

Un rasgo común en todos los superhéroes, sobre todo en este tipo de películas, es que la mayoría (sino todos) tienen serios problemas mentales, desde traumas terribles hasta baja autoestima. Nadie puede ser más simbólico de esto que Defendor.

Arthur Poppington (Woody Harrelson) trabaja como obrero dirigiendo el tránsito de día, pero de noche patrulla las calles en busca de su archienemigo Captain Industry. Demás está decir que Arthur al igual que todas las películas que estamos viendo aquí, no tiene poderes. El problema es que no sólo no tiene poderes, no tiene noción de la realidad. Producto de una serie de traumas infantiles que terminaron en serios problemas psicológicos, una extrema inmadurez y lo que parece ser cierto nivel de autismo, Arthur decide emprender una cruzada imaginaria contra el concepto de “drogas” a quien personifica como su archienemigo imaginario Captain Industry, y a quien culpa por la muerte de su madre. Claramente al no tener poderes y una visión limitada de la realidad, las cosas no salen como el espera, que es mas o menos lo que le pasaría a alguien sin entrenamiento que corre con un mazo a golpear un grupo de matones de la mafia.

Defendor es un Don Quijote moderno (que buena referencia, se me acaba de ocurrir), y aunque en un principio nos puede causar un poco de risa, mientras avanza la película nos metemos cada vez más en la triste realidad de Arthur y terminamos por sentir compasión y cariño por un hombre que cree por sobre todas las cosas en defender al inocente. Y que por eso, es considerado “demente”.

Sin ir más lejos, otras películas mucho más taquilleras han tratado de adaptar héroes a la realidad hasta hacernos creer que es completamente posible y dando explicaciones completamente racionales a cosas que parecían imposibles, como Batman Begins y The Dark Knight de Christopher Nolan. Si buscamos más atrás, encontramos la misma idea de superhéroes “reales” en los comics con Watchmen. El asunto es que estas obras hablan de héroes que a pesar de no tener poderes, siguen siendo seres increíbles. En cambio, las películas que les acabo de mostrar son una pequeña muestra (las mejores a mi gusto) de otro tipo de héroe. Aquél que nos dice que todos podemos hacer cosas increíbles sin necesidad de ser increíbles. Esos que piensan que “Sin un gran poder, igual tienes una gran responsabilidad”.

Aquí les dejo un bono, el trailer de Kick-Ass. Ustedes dirán.

Kick-Ass

Share, , Google Plus, Pinterest,

Written by Xavier Montalvo

Founder & Commander-in-Chiief de QiiBO.com. Tras más de una década como publicista decidí seguir mi propio camino profesional. Ahora sigo el consejo de un genio, hago el trabajo que me gusta.

5222 posts

Comentarios de Facebook

comentarios