Share, , Google Plus, Pinterest,

Posted in:

Teeth: Sex Changes Everything


Teeth se trata de una chica con dientes en la ****** ¡¡¡OYE!! ¡¡No, no, espera!! ¡vuelve! ¡vuelve, eso!… sit down! Si, lo sé. Pero, antes de que corras a buscarla a Netflix tratando de que nadie vea tu monitor o que recorras tu video club favorito buscándola con cara de pervertido, déjame explicarte por qué NO hay necesidad de sentirse como un degenerado, y así tal vez puedas verla tranquilo con tu Mamá… Ok, tal vez no con tu Mamá.

Detrás de lo sumamente atractivo que puede ser la premisa desde un lado netamente morboso, se esconde una película bien inteligente y divertida, como dientes escondiéndose en la entrepierna.

Dawn (Jess Weixler) es una chica cualquiera (y está bastante buena si me preguntan) que vive su vida bajo la –hoy en día poco común– regla de la abstinencia sexual, y al contrario de lo que podríamos pensar, la verdad es que ni ella misma sabe por qué. Simplemente tiene un sentimiento que no comprende bien. Siente que algo anda mal dentro de ella, algo que no es normal. Por supuesto esta filosofía virginal no la hace ser la persona más popular de la escuela, lo que no la deja con más opción que juntarse con los pocos que piensan como ella. Pero la triste realidad es que aunque virginales y todo, los que la rodean no dejan de ser adolescentes. Y todos sabemos como son las hormonas a esa edad.

Sí, la película es como suena, una película de adolescentes pero con dientes vaginales. Sin embargo, es de esas películas que ves sin esperar nada más que un freakshow, y para sorpresa terminas bastante satisfecho cinematográficamente. El humor negro es bastante bueno, y te mantiene en el límite entre la risa, el suspenso y otras cosas que sólo un hombre puede sentir.

La verdad no les voy a contar mucho más, es mejor que la vean sin saber lo que va a pasar. Porque seamos honestos, uno dice “aahh mira, una película sobre una chica con dientes en la *****, seguro que pasa esto y esto..”, y la verdad es que sí, pasa “eso y eso”, pero también un par de cosas más que probablemente no esperan.

Sólo queda agradecer a Mitchell Lichtenstein por un buen trabajo de dirección, por un guión humilde, pero interesante, y por arruinar mi vida sexual probablemente por el resto de mi vida, o por lo menos hasta que se inventen los condones blindados.

Traiiler

Share, , Google Plus, Pinterest,

Comentarios de Facebook

comentarios