Share, , Google Plus, Pinterest,

Posted in:

ACTUALiiZADO: La UPR y su par de huevos.

Actualiizado: Agradecemos a @redod, quien colabora para el programa #EnProfundo nos ha hecho llegar las entrevistas que hicieran en su página al portavoz estudiantil René Vargas y al Teniente Coronel Correa de la Polícia de Puerto Rico. Las compartimos con ustedes.

Hoy, como muchas veces antes, amanecemos con el sonsonete de “pelús revoltosos”, protestando, haciendo escándalo, e impidiendo a un montón de estudiantes desinteresados en protestar, de graduarse, o por lo menos de acabar el semestre más rápido. Esto es noticia vieja, repetida, gastada. Ya cansa siempre lo mismo, sin nunca lograr nada. Son ganas de protestar, o no tener nada que hacer. O tal vez, no. Tal vez es otra cosa.

Tal vez, si miramos las cosas desde un espectro mucho más amplio que el de NUESTRAS conveniencias y NUESTRAS prioridades (el que siempre usamos), nos daríamos cuenta, que no sólo estas manifestaciones estudiantiles son saludables y necesarias para el país, sino, que además, sí que tienen un efecto. Un efecto gigante sobre el resto del país, sobre el gobierno, y (más importante), sobre las acciones del gobierno para con el pueblo. ¿Cómo va a ser?

Primero, hay que poner en perspectiva, qué exactamente, es y representa la Universidad de Puerto Rico para Puerto Rico. Representa entre otras cosas, una de las pocas instituciones (la única), en cualquier ámbito de la sociedad, que es: completamente puertorriqueña, de calidad mundial, y, sobre todo, estable por décadas y décadas. Y es que pensemos, a parte de Plaza Las Américas, El Nuevo Día y el señor que vende dulces en la UPR (chiste interno), cuántas entidades han subsistido generaciones y generaciones en nuestra Isla. Cuántas entidades netamente puertorriqueñas pueden decir que compiten, de igual a igual, con entidades internacionales. Pocas. Muy pocas.

Entonces por supuesto que esto no ocurre dentro de la nada. La razón por la que la UPR, Plaza y el señor de los dulces han sobrevivido a debacles económicas, revueltas sociales, huracanes y hasta a Santini, es porque han sabido ocupar su rol cabalmente dentro de la sociedad. En el caso de la UPR, la institución pública principal, más antigua (por mucho) y más importante de educación superior en Puerto Rico. Un detalle importante para añadir, y que la gente suele olvidar (aunque el Gobernador no), o no recordar, es que la educación en nuestro país es un derecho sólo hasta el cuarto año. O sea, por decirlo así, la IUPI es un regalo, o un privilegio como le llama nuestro gobernador. Más aún, es un logro inmenso para nuestro país. Por eso, y especialmente por eso, hay que proteger su esencia.

Entonces volviendo a los revoltosos. Ya van varias (3 o 4) generaciones que han vivido este patrón similar. Es más o menos así que funciona: llega un gobierno nuevo (59% de las veces PNP, me remito a la historia); luego, anuncia un déficit económico histórico, insalvable y catastrófico; acto seguido, indica que para lograr salvar el país, sus arcas y nuestro estilo de vida, debemos hacer unos ajustes en cuanto al funcionamiento de la UPR, entre otras cosas decididas voluntariamente por el gobierno. Estas amenazas de “ajustes” incluyen usualmente: aumento en el precio de la matrícula, eliminación de privilegios a estudiantes tales como becas y exenciones de matrícula, o una disminución en los fondos que recibe la universidad de parte del estado (casi el 10% del presupuesto).

Este proceso de “ajustes” no se limita a la Universidad, claro está. Lo mismo nos dicen que pasará en el Centro Médico, con los fondos para la Educación Especial, con el precio por la administración del Teodoro Moscoso, y en todo lo importante y lo no importante. La diferencia, y aquí es que voy, es que en todos esos otros reductos de la sociedad, nunca, o casi nunca, los afectados parecen sentirse demasiado afectados por los cambios. O si les afecta, no tienen ni lo ánimos, ni la entereza, para pararse y decir, no, esto no lo toquen. Esto es demasiado de importante, sacrifiquemos otra cosa (la flota de carros para senadores y funcionarios públicos, por ejemplo). Sólo los universitarios tienen lo que se necesita para defender, repito, uno de los elementos más importante de nuestro país.

Imaginen que la UPR eliminara o hiciera casi inexistentes las exenciones de matrícula, y pusiera el precio de la matrícula a niveles comparables con los de las universidades privadas. ¿Qué pasaría? No sólo equipararía la decisión de un joven de irse a una privada o a una pública, pero eliminaría a su vez la motivación que tiene el estudiante de superior en decir, “tengo que tener buenas notas, porque si no, no entro a la IUPI, y mis padres no me pueden pagar otra universidad.”. Más importante aún, la aportación que hace la UPR a la sociedad puertorriqueña, en el día a día es incalculable, y yo soy incapaz de reproducirla completamente en este o en ningún escrito.

Así, que si el gobernador dice, sorprendido y ofendido, que cada ciudadano paga 700 y pico de dólares al año por la UPR, pues usted piensa un poco y dice, ajá, ¿y?. Mejor dígame cuánto pago por la flota de carros en el gobierno. O por la publicidad a la oficina de la Primera Dama. O por la revista San Juan News. O por cualquier otra cosa menos importante que la UPR, que es lo más importante, en mi opinión, sólo detrás de la salud, la educación elemental y secundaria, y la seguridad. By the way, una cosilla más: la UPR no es sólo el Recinto de Río Piedras y Santa Rita, son 11 recintos por toda la Isla que preparan a lo mejor de lo mejor de nuestro país. No se les olvide eso.

Los países de avanzada como Dinamarca, Holanda, Suiza o Francia, ofrecen educación universitaria como un derecho. Gratis. O casi, por lo menos. Y cuando no es así, los estudiantes hacen saber que eso es algo que no puede cambiar. No es negociable. Nosotros lamentablemente aún no tenemos la educación superior como un derecho, pero tenemos a la UPR. Y mientras allí hayan estudiantes que conozcan la historia del mundo, conozcan cómo es que se han logrado cosas contra gobiernos intransigentes, y continúen sin dejarse amedrentar, podremos al menos, seguir luciéndonos de tener a la IUPI: del estado, con créditos baratos, y con una calidad académica de calidad mundial. Respetemos y démosle espacio a los que han sabido mantener eso por los pasados 100 años, los estudiantes y profesores de la Universidad de Puerto Rico.

Entrevista #EnProfundo 1: René Vargas, portavoz estudiantil


Entrevista #EnProfundo 2: Teniente Coronel Correa

Huelga en la UPR 2010:

Otras huelgas, en otras universidades, en otros lugares.

Francia 2009:


Estados Unidos 2010:

Amsterdam 2007:

Estos son de Escuela Superior, ok

Share, , Google Plus, Pinterest,

Written by oajvelez

Escritor y copywriter radicado en San Juan de Puerto Rico. Especialista en nada, práctico en todo. Colaborador en QiiBO y recientemente a cargo de ElVocero.com. Que viva la fiesta.

77 posts

Comentarios de Facebook

comentarios