Share, , Google Plus, Pinterest,

Posted in:

Actualiizado: Un liqueo bastante fuerte

Hay un site en el Internet, más o menos desde el año 2007 que se llama Wikileaks. El site dice que su función e interés primario es el de “exponer a regímenes opresivos en Asia, el antiguo bloque Soviético, y el Medio Oriente, aunque esperan servir de asistencia a personas de todas las regiones que deseen revelar conductas no éticas en sus gobiernos y corporaciones”.


¿Cómo piensa este grupo lograr, dicho cometido?, y más importante aún: ¿quién es Wikileaks?

Aquí es que entra la parte interesante. Wikileaks no es nadie. Vamos, es algo, pero no es nadie. De hecho, son muchas personas, pero a la vez ninguna. Wikileaks es una página en Internet, creada por desconocidos, auspiciada por desconocidos, que está hosted por PRQ una compañía famosa por preservar la identidad de sus clientes hasta la última circunstancia (son hosts, entre otras páginas, de sitios de bajar música y páginas de pornografía). Los servidores de Wikileaks por su parte, se encuentran en lugares secretos, además no guardan ninguno de sus ‘logs’ y utilizan un ‘encryption’ casi tan complejo y seguro como uno militar, en lo que se le llama ‘bulletproof hosting’. Y eso, que Wikileaks no es nadie.

Ok, entonces eso es Wikileaks. ¿pero, qué hace?

Bueno, Wikileaks, como tal, no hace nada (lector: no me jodas, o sea que no es nadie, ni es nada, este tipo es pen***). No hace nada como tal, solo le presta su espacio misterioso, a todo aquel que desee exponer, denunciar, o dicho en buen boricua, tirar al medio a alguien. Pero no solo tirar al medio en plan La Comay, sino tirar al medio mediante la publicación de documentos, en la mayoría de los casos confidenciales, secretos y hasta a veces desconocidos, que prueban, las acusaciones o señalamientos hecho. Su portavoz, el australiano Julian Assange es la única cara ‘física’ del sitio, y ha ofrecido entrevistas en más de una ocasión, aunque nunca ha revelado ni las identidades de los informantes, ni los procedimientos para conseguir la información.

Entonces, como Wikileaks, no es nadie, ni hace nada, pues no hay a nadie, ni a nada que culpar. Es, digámoslo así, infalible.
Y con este infalible método han procedido a, entre otras cosas:

  • publicar contenidos del email privado de Sarah Palin durante su candidatura a la vicepresidencia para probar que estaba tratando de violar leyes electorales federales
  • sacar a la luz listas de diversas páginas de Internet que el gobierno de Australia pensaba censurar por razones políticas
  • el famoso video titulado ‘collateral murder’ en el que se capturó el asesinato de dos periodistas durante la Guerra en Irak
  • grabaciones de llamadas telefónicas de políticos peruanos confabulando para cometer actos de corrupción durante el llamado ‘Petrogate’

Collateral Murder

Esas, entre muchas otras, hasta que finalmente, la gente Buena de Wikileaks ha sacado a la luz pública, copias de sobre 92,000 minutas, notas o reportes de los diarios de actividades de los soldados desempeñándose en el conflicto de Afganistán. Para quienes no tengan idea qué tipo de información puede estar en estos reportes, sepan que pueden ser desde algo tan simple como:

“Dimos ronda por la ciudad, vigilamos plaza pública, regresamos. Todo ok. Nada más que reportar”,

Hasta cosas no tan simples como:

“Hoy salimos y nos encontramos con una señora de 80 años y su nieto. El niño nos apunto con algo por lo que procedimos a fusilarlos a los dos. Luego descubrimos que nos apunto con una pistola de agua y la vieja era una misionera británica. Los cuerpos los llevamos al laboratorio para usarlos en las pruebas del nuevo Napalm líquido que inventamos para regarlo en la frontera con México. A parte de eso, nada más que reportar”

Obviamente que el ejemplo es ficticio, pero ustedes me entienden.

Entonces el debate aquí es si nosotros como ciudadanos, debemos sentirnos alegres, seguros y satisfechos de que personas decidan actuar como abogados, portavoces, o chotas de quienes le faltan a su palabra y a la ética, y hacérnoslos saber siempre y sin importar nada, o, por otro lado, debemos condenar que personas busquen afectar la seguridad y estabilidad de naciones enteras al revelar información sensitiva, y ponérsela a mano a los enemigos, y a los potenciales enemigos.

Es una cuestión complicada. En la década del 60 los hippies, a parte de consumir narcóticos, escuchar buena música y tener sexo desenfrenado, tuvieron un importante logro social cuando sus protestas provocaron la creación del Freedom of Information Act, que garantiza a los ciudadanos acceso directo a información de interés público. Lo que sucede, es que quien decide qué, y qué no es de interés público, es precisamente el mismo gobierno al que tratamos de fiscalizar mediante el acceso a la información. Entonces, si el gobierno entiende que cierta información es perjudicial para la sociedad de alguna manera, pues es normal que hagan lo posible por ocultarla y mantener la calma colectiva. Ahí entra Wikileaks.

Habrá que esperar, como siempre, si las denuncias de Wikileaks acaban siendo piezas históricas que provocan cambios, como los famosos Pentagon Papers, o si simplemente es información que aparenta ser relevante al momento, pero que de alguna manera pueden afectar negativamente las funciones del ejercito, de un gobierno o de un país, y así, al final, a sus ciudadanos.

Yo sé qué yo pienso, pero no se los voy a decir.

¿Y qué piensas tú, es pertinente lo que hace Wikileaks, o solo contribuyen a desestabilizar? Speak your miind.

Actualizaciión: Desde El País, informan que Jacob Applebaum, colaborador de Wikileaks y experto en seguridad informática, fue detenido el pasado jueves durante varias horas en el aeropuerto de Newark.

Applebaum se dirigía a participar en la conferencia Defcon, que se celebra en Las Vegas. Al llegar al aeropuerto, fue interrogado sobre el site Wikileaks y su fundador Julian Assange. Se le exigió que facilitara su laptop y se le registró el equipaje. También se informa que luego de su presentación en la conferencia, agentes del FBI trataron de interrogarlo pero fue impedido por su abogado.

Share, , Google Plus, Pinterest,

Written by oajvelez

Escritor y copywriter radicado en San Juan de Puerto Rico. Especialista en nada, práctico en todo. Colaborador en QiiBO y recientemente a cargo de ElVocero.com. Que viva la fiesta.

77 posts

Comentarios de Facebook

comentarios