QiiBO Reviiew: Motorola Xoom

Análisiis: Motorola Xoom

El 2011 será recordado como el año de las tablets o tabletas, como prefieran llamarles. El líder del mercado, el iPad de Apple, llegó a su segunda versión y con él los competidores más serios hasta el momento. Pero, ¿reviviremos 1984? Veamos.

Uno de los contendientes en “La Batalla de las Tablets” y de los más esperados por los “techies” es el Motorola Xoom, y en QiiBO, gracias a la gente de Motorola, tuvimos la oportunidad de probarla a fondo. El Xoom corre con el sistema operativo [OS] móvil de Google, Android, pero a diferencia de muchas de las tablets existentes con este OS, cuenta con la versión 3.0, mejor conocida como Honeycomb, la cual está diseñada específicamente para dispositivos con pantallas más grandes.

El Motorola Xoom no sólo destaca por ser el primer tablet en el mercado con Honeycomb, sino por su prestaciones, siendo uno de las tabletas más potentes al día de hoy, con un procesador Tegra 2 de doble núcleo 1GHz, memoria RAM de 1GB DDR2, cámara frontal de 2 mp y trasera de 5 mp, salida HDMI, grabación de vídeo a 720p, reproducción a 1080p y conexiones WiFi y 3G. Sin duda un potente equipo.

Primer contacto

No cabe la menor duda, el Xoom es un tablet muy bien diseñado, con unas líneas muy elegantes y unas medidas muy cómodas para manejarlo. Vamos, la estética dudo que sea un problema para adquirir uno.

Cuando tenemos el Xoom en frente, dos cosas destacan rápidamente, su peso, el cual no es nada liviano y la falta de botones físicos. Bueno, en realidad cuenta con uno en la parte de atrás, el de “power” y dos pequeños sensores táctiles en el lateral derecho superior. Todo lo demás se controla desde su pantalla de 10.1 pulgadas la cual ofrece una visualización muy buena, con su resolución de 1200 x 800.

El rendimiento de la batería estuvo súper, aunque Motorola dice dar hasta las 10 horas de uso en mis pruebas no llegó al límite pero no estuvo lejos. Reproduciendo varias películas, tuve una duración de casi 9 horas, con WiFi encendido y con intensidad de luz en la pantalla alrededor del 50%-60%. Nada mal si consideramos el tamaño de su pantalla y los recursos que utiliza.

Honeycomb

Si hablamos del Xoom, no podemos dejar pasar detenernos en su sistema operativo, dado que es lo que realmente importa a la hora de comprar un dispositivo como este.

Una vez pasado el proceso de configuración inicial, vemos finalmente a Honeycomb, la versión creada especialmente para dispositivos de pantallas grandes y pensada por Andrew Duarte, mente maestra también detrás de webOS. Su funcionamiento es bastante sencillo y en muchas cosas es intuitivo, sin embargo, algunas opciones no son tan sencillas como en iOS, llegando a requerir clics extras en algunas tareas.

En cuanto a la estética, Honeycomb luce como sacado de la película Minority Report. Futurista. Siluetas marcadas con un “glow” en sus bordes como si se tratase de alguna especie de panel de cristal, los botones en los paneles, la barra inferior y el panel que se desliza para develar las últimas 5 o 6 aplicaciones que has usado, te hacen pensar que es un dispositivo del futuro. En fin, a quien le guste este “feeling” en sus aparatos, Android 3.0 es el sistema a tener en cuenta. Cabe destacar que para un usuario no muy “techie” puede resultar confuso.

Android 3.0 Honeycomb es un OS prometedor. Bravo por su sistema de notificaciones, sin duda una gran mejora con respecto al que se encuentra en los teléfonos Android y ni hablar de iOS aquí. Sin embargo, tiene unos puntos negativos bastante notables. Detengámonos un momento aquí.

Hay que tener claro que estas fallas son del OS en sí, por lo que afectan tanto al Xoom como a cualquier otro tablet que corra sobre Android 3.0. Aclarado este punto, cuando tenemos un dispositivo como éste, lo primero que muchos quieren – por no decir todos – es ver que aplicaciones hay disponibles para el mismo. Lamentablemente en el Android Market aun no hay una cantidad considerable de apps para Honeycomb, por lo que en muchas ocasiones terminaremos usando son aplicaciones compatibles con cualquier otro dispositivo androide, lo que se convierte más en un resuelve que en una experiencia completa.

Otro punto que no terminó de convencerme completamente fue el multitask. La manera de cambiar entre aplicaciones es muy elegante, funcional y rápida, pero mientras en iOS tienes el listado completo, acá solo puedes escoger volver a las últimas cinco o seis de las aplicaciones usadas. En lo personal no he encontrado el sistema de multitarea perfecto, pero el de Honeycomb va por el camino correcto.

Por último y, contrario a muchos de los reviews que se pueden leer en el web, Honeycomb corrió de manera fluida la mayoría del tiempo. Solo en ocasiones y por muy poco tiempo se frisaba y solo se me colgó una aplicación, la cámara de fotos. Claro, que para poder exprimirlo al máximo necesitaba de más pruebas y tiempo, pero en un uso diario normal, fue muy bien.

Aplicaciones

Ya comenté la falta de aplicaciones para Honeycomb en el Market y a esto habría que sumarle que para poder ver todas las apps disponibles en la tienda de Android, tuve que conectar el Xoom a la red de mi teléfono para poder verlas. Bajo una red que no esté en Estados Unidos no podrás ver las apps para Honeycomb y otras tantas de Android tampoco estarán disponibles. Un punto negativo pero que se puede resolver facilmente.

Sobre las aplicaciones que vienen de fábrica como el browser, Gmail, Youtube, música, calendario, entre otras, están muy bien logradas. El navegador hace uso de los convenientes tabs y es muy rápido, en ocasiones más rápido que Safari Mobile en el iPad. Se agradece. Un punto en contra es que el navegador por defecto se identifica como el de los teléfonos Android, por lo que verás como muchos sitios web, como qiibo.com, identificarán el Xoom como si fuera un teléfono Android  y desplegarán el contenido adaptado a ellos.

Los demás servicios de Google, Youtube, Gmail, Calendar funcionaron de maravilla; la configuración de mi cuenta de Gmail fue sencilla, rápida y sin mayores contratiempos. No esperaba menos de Google en este punto. Pasando al Android Player, para escuchar un poco de música, el mismo se comportó muy bien, no tuve problemas reproduciendo mi librería y mi única queja en este apartado y, es algo completamente personal, es que su interface 3D no me terminó de convencer… afortunadamente cuenta con una opción de interfaz 2D. Problema resuelto para mi.

Lamentablemente no pude utilizar la aplicación de Movie Studio que viene de fábrica, algo así como la versión de iMovie que viene para el iPad, pero creada para Honeycomb. Esa se las debo.

Conclusión

El Xoom es un tremendo dispositivo, un fuerte competidor en esta guerra de las tablets. Como único fallo sólo podría mencionar su peso. Ahora, como todo tablet, teléfono o computadora, lo más que importa es el software que trae. ¿No?

Honeycomb, como mencioné, es un sistema operativo prometedor y, sin duda, la mejor propuesta de Android hasta el momento, pero pareciera que Google apresuró la salida del sistema operativo antes de terminar pulirlo para tratar de frenar el interés que estaba generando la segunda generación del tablet Apple. No lo contrario, como llegué a escuchar en alguna parte.

Así que bien, creo que no puedo irme sin contestarle la pregunta a muchos qiibonautas aquí, ¿es el Motorola Xoom un disruptivo como lo fue la Macintosh de Apple en 1984? No. Muy lejos de serlo, pero no por eso deja de ser un producto bueno. Ahora y, quizás más importante aún para muchos, ¿es competencia para el iPad 2? Por supuesto que sí: hardware y software son en muchos aspectos similares o superiores al tablet de la manzana y el hecho de tener una versión de Android específica para tablets es un punto a favor, por lo que dudo que  escuches a alguien decir: “eso es un teléfono Android gigante”.

Tags:

  • Show Comments (9)

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *