Share, , Google Plus, Pinterest,

Posted in:

Columna: El síndrome del olvido

Contratos del gobierno. Opinión sobre Los Otros Cuponeros

Contratos del gobierno. Opinión sobre Los Otros Cuponeros

En Puerto Rico tenemos un problema grande, se nos olvidan las cosas.

Sí, eso es lo primero que viene a la mente después de leer la columna de Rosiivy, “Los otros cuponeros“.

Si bien es cierto, que en este gobierno lo que hay es un “sal pa fuera” con los contratos, no es menos cierto que este asunto viene de años y nadie parece importarle.

Ciertamente, nuestro sistema de Gobierno está diseñado para beneficiar a unos pocos. Es decir, si eres pobre o desventajado económicamente pues el Gobierno te da unos beneficios. Ahora bien, si eres rico, pues ahí cambia la cosa. Ese “clientelismo” político que los profesores de ciencias sociales en la IUPI [Universdad de Puerto Rico] enseñan de otros países, pero ignoran el de aquí, es cada vez peor en nuestra Isla.

Si hacemos un viaje imaginario por la historia de la narco-colonia: cuponera, bananera, o como usted le quiere llamar, encontraremos una larga lista de personajes que han hecho su fortuna a cuesta de nuestras contribuciones. Son personalidades que se jactan en fiestas y cumpleaños donde soplarle la velita a un político cuesta $500 dólares. Cada vez utilizan técnicas dignas de filmes de la mafia italiana y nos han enseñado a ser mafiosos. Esas mafias, han pululado en la podredumbre a la que ambos partidos que se han alternado han sometido al País por años.

Los contratos millonarios no son de ahora. Decía el otro día Fernando Martin, que los países ricos pueden hacer lo que quieran, los pobres lo que pueden. Sin embargo, ese axioma no le aplica a esos ricos. No, no le aplican a los Salvatore Avanzatos, a la Familia Rexach, a las empresas Díaz, a los Pont, quienes orquestraron los “lavatones” de Sila, le compraron los trajes a Aníbal, le hicieron los anuncios a Héctor Luis Acevedo y acuñaron el mítico “pa’ encima”. Si sigo, la lista no se acaba.

Cada vez son más los que quieren un pedazo de ese bizcocho grande. Los ves en las juventudes de los partidos, en los llamados grupos de amigos y ahora en las redes sociales. Ese es el guiso. Nadie se salva pero ahora todo el mundo se queja porque Fortuño le está dando billete a sus amigos.

Es lo mismo que lleva haciendo este Gobierno desde que Washington le dio permiso a los jíbaros – esos con taparabos que viven en la islita del caribe – para gobernarse. Es por eso que escuchamos “El roba, pero la obra se ve” ahí esta el truco. Te hago obras faraónicas y me hago grande pero por el lado mi combo guisa como loco. Total, eso no importa este pueblo se olvida de todo.

Por eso es que tenemos que leer el entrelinea del comentario de Rosiivy. Estamos montados en la ola de que este Gobierno es el peor. En vez de preocuparnos por el narco-estado, hagamos algo, busquemos la manera de exigirle a los candidatos de este País que cambien el paradigma del “clientelismo”. A la larga, la lección es simple. Los ricos en Puerto Rico no votan. No pasemos por alto, este puede ser el gobernador mas embustero de la historia de Puerto Rico, sin embargo, si nos olvidamos del pasado, estamos condenados a repetir la historia y darle carta blanca a que cuando cambie el poder el otro que venga ya tenga los colmillos amolao’s para repartirle a todos lo que les toca.

Y seguiremos oliendo el mismo estiércol de siempre y la colonia, ahora, la narco-colonia se seguirá hundiendo sin que nadie la detenga.

crédiitos: Foto |  K.J.O. (SPITFIRE)

Share, , Google Plus, Pinterest,

Comentarios de Facebook

comentarios