Share, , Google Plus, Pinterest,

Posted in:

Si yo fuera estadista

Plebiscito en Puerto Rico: Columna - Si yo fuera estadista

Plebiscito en Puerto Rico: Columna - Si yo fuera estadista

Si yo fuera estadista, trataría de aprender a hablar inglés. Si yo fuera estadista intentaría, con todas mis fuerzas, que todos los otros estadistas aprendieran inglés. Si yo fuera estadista, yo buscaría la manera de que mis islas fueran adaptándose de alguna manera a la conducta norteamericana [porque hoy no lo están].

Si buscara la unión permanente con los Estados Unidos, procuraría que mi partido fuera un paladín del “americanismo” en la sociedad, y que sus líderes y seguidores fuesen en su mayoría bilingües, educados y conscientes del ideal bajo el cual reciben votos.

Si la anexión fuese mi meta, trataría de que mis correligionarios entendieran que en el estilo de vida norteamericano, no existe el derecho adquirido [ni la costumbre] de recibir sin dar, y empezaría a enseñar a nuestros jóvenes que el ideal al que aspiran, es uno en el que una persona promedio que decide ir a la universidad empieza su vida profesional con una deuda de alrededor de $75 mil dólares. Dato importante. Orientaría también a sus padres a preparar sus bolsillos y alterar sus prioridades si su fin es tener crías productivas dentro de la jungla laboral gringa. Todo eso me preocuparía, si yo fuera estadista.

Es que, de yo o cualquiera ser estadista, debería estar claro que estaría fomentando formar parte de una minoría actualmente señalada [negativamente] dentro de la nación. Habríamos, de ser yo estadista, de prepararnos para lograr tener una voz propia dentro de la ya densa y débil facción “hispana” dentro de la nación. Confiar en dos senadores y 5 representantes para que logren convencer, unos a 98 y otros a 400 y pico de colegas, en su mayoría blancos, cristianos y protestantes, de darle prioridad a medidas que beneficien a una población no solo minoritaria radicalmente, sino encerrada en una isla fuera de las costas continentales. Todo eso, por difícil que sea, intentaría creer y hacer creer, si creyera en la estadidad.

Finalmente, de ser yo estadista, intentaría no ser egoísta. No querer ser estado para YO vivir más seguro; para que MI negocio pueda crecer; para que MI familia viva más segura. Intentaría ver la manera, si alguna, en la que esa anexión, con todo lo que conlleva y que se ha descrito ya, es conveniente para el colectivo de personas que componen el archipiélago de Puerto Rico. Intentaría convencerme por su conveniencia, y me propondría, antes que exigirlo simplemente porque sí, actuar de manera proactiva para lograrlo.

Pero no soy estadista, por eso no es mi deber decirle al partido en poder que en vez de hablar de antílopes siendo asesinados, o producir el tercer Palma Idol, deberían estar en las calles, educando, literalmente, a sus muchos seguidores, la mayoría de los cuales no tienen ni la más remota idea de lo que conlleva el ideal al que siguen.

Porque amigos, no hay nada peor que un idealista ciego. Y acá tenemos casi un millón.

Share, , Google Plus, Pinterest,

Written by oajvelez

Escritor y copywriter radicado en San Juan de Puerto Rico. Especialista en nada, práctico en todo. Colaborador en QiiBO y recientemente a cargo de ElVocero.com. Que viva la fiesta.

77 posts

Comentarios de Facebook

comentarios