QiiBO

ROOMS:

No hay closets en la santa tierra de Borin-zalem.

Sobre las fotos de Roberto Arango

Ex- Senador Roberto Arango

Una de las noticias que más sonó en los pasados días fue la del ex-político Roberto Arango y las fotos con su jevo en la playa enseñando muslito. Podrán decir lo que sea de mi país menos que no encontramos con que entretenernos rápido y fácil.  Normalmente, el que dos personas [hombre y mujer, hombre y hombre, mujer y mujer] estén juntos me importa un pepino, cada cual vive su vida como quiere, pero en este caso no puedo quedarme callado: No me importa lo que Roberto Arango esté haciendo con su vida ahora, me jode lo que hizo cuando se negaba.

Verán, Roberto Arango se dió a conocer como estadista, PNP de clavo pasao’ y gran defensor de la moral y líder republicano. Durante las campañas políticas, llegó a usar un pato de hule para ofender a Eduardo Bhatia, candidato del otro partido, se quedó sin voz denunciando a los que quieren darle los mismos derechos que les negamos a los gay aunque pagan los mismos impuestos, y no tenía problemas en ofenderlos con palabras como “torcidos,” “virados” porque en Puerto Rico ser gay es una ofensa mayor. Si eres gay te tienes que aguantar que te digan “pato”, “maricón”, “mamabicho”, “marimacho”, “bucha”, “bugarrón” y un largo etc; porque estás atentando contra la moral. En Puerto Rico un candidato gay tiene muy poca, o más bien, casi ninguna oportunidad de ser elegido. Quisiera decir que es lo único que te impide ser elegido, pero lamentablemente no es así, en Puerto Rico un candidato inteligente con ideas nuevas no sale elegido [aunque esas ideas estén funcionando en otros países].

Amo mi país, pero me desespera, me abruma. En este Borinquen se aprende a beber desde la primera vez que tienes razón para entender que estás celebrando las navidades. Empezamos con una gota de Whisky en la leche y antes de los 18 años, terminas con una gota de leche en el Whisky. En todos lados puedes encontrar tiendas de películas y artículos de sexo, el vídeo que no tenga la sección “kinky” no va pa’ ningún lado. Tenemos calles famosas donde después de las 11pm corren autos de lujo buscando el placer que no tienen en la casa y hasta el más bobo sabe donde está el punto del barrio o la urbanización. En palabras fáciles: somos un pueblo bellaco, alcohólico y que nos metemos hasta el dedo. Recuerden que el café, los cigarrillos, la Tylenol, la Percozet, la Zoloft y demás compañía, son drogas; la diferencia entre ellas es a quién hacen rico.

Aún con todas esa verdades, un candidato que se atreva a hablar de legalización, de regulación y taxación se busca tremendo problema. Un tornado de insultos y que le caiga un huracán de defendiendo la “moralidad y la estructura de nuestra sociedad” que existe en los libros y panfletos que aparecen en los ‘”wipers” de mi carro y el “handle” de la cerradura de mi casa por las mañanas. El resultado ha sido una cepa desastrosa de políticos y un gobierno mediocre en su mejor día [que quede claro, me refiero a los todos los partidos y sus últimas dos generaciones]. Porque en Puerto Rico, para ser político hay que seguir una línea y si te sales de ella, te sacan, te ridiculizan y te clavan bien duro por el “arango”.

No sé la vida ni de donde salió Roberto Arango, probablemente su historia sea la misma de muchos boricuas: nació y creció en un hogar donde las reglas y las creencias se pasaban de padres a hijos con muy poca influencia del mundo en que vivían.  “Los hombres no lloran.” “Los hombres son de la calle y la mujer de la casa.” “Los hombres no juegan con muñecas.” Y así por el estilo, frases falsas y tan “clichosas” con las que nos crían a los varones latinos. Probablemente él sabía lo que es mucho antes de las famosas fotos, quizás hasta antes de su matrimonio pero fue víctima de la represión que nos imponen desde niños y no tuvo el valor para ser honesto consigo cuando tuvo que serlo.

Valor. Hay que ser bien valiente para ser abiertamente gay en este país, en este mundo.  Los admiro. Hay que ser macho de verdad y tener ovarios de acero para aguantar tanta mierda que les cae, soportar este mundo tan hostil y falso en el que vivimos. Yo lo sé porque conozco ese odio en persona. Cuando era niño, era extremadamente tímido, no me atrevía a hablarle a nadie, mucho menos a una nena que me gustara así que prefería decir que no me gustaban para que no me hicieran hablarles.  Sólo mi mama sabía que yo estaba enamorado de Iris Chacón [¡Coño! ¿Quién no?]. Además fui criado por una madre soltera y la televisión; mis únicos amigos fueron He-Man y She-ra, los Thundercats, Punky Brewster, Vicky la robot [Don't judge me! Yo sé que era una mierda de serie] y ALF. Mis aventuras eran luchar contra el imperio con los Jedi, ganar el torneo contra los Kobra Kai y encontrar el tesoro del pirata One-eye Willy. Cuando llegué a la intermedia y después superior conseguí amigos reales, pero no fue fácil; un nene que no le hablaba a las nenas, que actuaba amanerado porque se crió con mujeres y que se pasaba hablando en frases de películas y series no era la fórmula para ser popular. Todo lo contrario, sufrí en carne propia el abuso y la humillación de que te digan pato, maricón y nadie me defienda porque si vas con una maestra o peor aun, con tu madre más te jodían y de todas maneras ellos también tenían esos prejuicios. Hasta en familia lo tenía que soportar. A finales de la high y en la universidad, las cosas cambiaron; desarrollé carácter, aprendí a defenderme, alcé pesas, aprendí a luchar, a pelear y ahora soy orgulloso ex-soldado con el que, te aseguro, no quieres joder. Si hoy alguien me dijera gay, no me molesta por dos razones: sé lo que soy y lo que no soy y, para mí, no es algo ofensivo de lo que haya que defenderse. Pero aun así, no me olvido y hoy en día los apoyo como puedo, con mis estatus, con mis comentarios, con mi amor. Algunos de mis amigos son gay, también tengo familia gay y no les quede duda que son de la gente más simpática, amorosa, leal y trabajadora que existe.

Todo esto que he hablado me lleva a este punto y te doy las gracias si has seguido leyendo: En Puerto Rico, para ser político y ser elegido hay que ser embustero, hipócrita e infeliz. Sí, se que suena obvio pero es que esa es la parte que me preocupa. Roberto Arango es gay. Era gay cuando hizo todo lo que mencioné y era gay cuando fue funcionario. Eso quiere decir que era infeliz, y una persona infeliz trabaja y vive mal. Lo digo con toda seguridad, porque ser gay no es opción. Sorry, pero es cierto, yo mañana no puedo decir, “hmmm voy a probar un pene a ver que sabe”. ¡No! O eres una cosa o eres otra y para mí no hay nada más rico que unas buenas curvas en una mujer con una preciosa sonrisa, ojos brujos y la cherry que es un hermoso pelo negro. De todos modos, no me puedo imaginar quien puede ser tan bobo de escoger ser gay con toda la mierda que mencioné que hay que aguantar. No tiene ningún sentido. Roberto Arango nació gay y por alguna razón tuvo que ocultarlo y vivir toda su vida en un clóset tamaño queen [No pun intended], eso lo llevó a casarse, a tener hijos, a establecer y defender una plataforma en la que incluía atacar personas como él.

No tengo duda, no necesito ser sicólogo para saber que vivir una vida falsa te hace infeliz.  No importa cuanta voluntad tengas, tratar de ser algo que no eres te hace infeliz. Y eso se desparrama en todo lo que hagas, eres infeliz en tu vida profesional, en tu vida privada en todo. Pero parece que esa es la única forma de ser político y ser elegido en Puerto Rico y lo más que me preocupa es ¿cuántos de los “honorables” incumbentes están viviendo una vida infeliz? Cuantos de  estos “líderes” se jactan de defender la misma moral que los debe estar haciendo miserables?  La solución es fácil: hagamos una introspección, seamos sinceros con nosotros mismos, aceptemos lo que somos, lo que hacemos realmente detrás de la puerta que cerramos todas las mañanas cuando salimos de nuestras casas. Y cuando lo hayamos logrado, seremos capaces de pedir honestidad de los que se llaman gobierno. Pero, tristemente, no pasará, por lo menos no por ahora. Seguiremos en el clóset de la hipocresía, del miedo. Y parece que la única forma de averiguar lo contrario, será con las portadas de los periódicos mostrando cada vez que alguno de ellos explote… cuando ya sea tarde y el daño este hecho.

Cuando descubrí que recuerdo mejor el título de una película que los nombres de mis amigos y familia, entendí que era un geek. Soy tan "cool" y "original" que el handle de mi cuenta en Twitter es @ElGeorgeRiveraR
3 comments
dkarene
dkarene

Me encanto tu articulo... y todos tenemos un gay o lesbiana en la familia... y son las personas más amorosas, sinceras y fieles que existen y es como tú dices eso no es que un día se levantaron y escogieron ese día ser gay, son personas con mucho coraje y tesón que muchos no tienen.

JoelvisCuadroMendez
JoelvisCuadroMendez

Sinceramente, es bueno saber que aun existen personas que piensen asi. Muy bueno y muy interesante. Me Identifico mucho con tu forma de pensar, tambn vivi marginado por comentarios estupido e hirientes, por culpa de un malentendido. El que me encante las curvas de una mujer, no significa marginar a aquel que no le agrade, al contrario, sigue siendo un ser humano, mi hermano y amigo. No aplaudo lo que hizo el señor Roberto Arango, fue bajo, vil y cruel. Por que cada vez que despreciaba a los gays, se despreciaba el mismo. Hay que convertir muchas mentes (como diriamos aca, que estan mas cerradas que un huevo) para lograr mejor Puerto Rico. y asi establecer buenos fundamentos para que personas como Roberto Arango no cometan los mismos errores. Excelente manera de pensar, esperemos que muchas se conviertan mediante su artículo. Muchas Gracias

EL George
EL George

Y se quedo mencionar todos los lideres religiosos y/o politicos que han cogido en EU. El mas reciente es el jefe de campa~a de Mitt Romney.