Share, , Google Plus, Pinterest,

Posted in:

21 Jump Street, la razón por la cual vamos al cine

21 Jump Street

Antes de darles mi reseña, dos rápidas confesiones: aunque sabía que 21 Jump Street era una serie ochentosa [y un chin noventosa] que los chicos “cool” veían y que mis primas estaban enchulas de un tal Johnny Depp, nunca la vi. La otra es que no soy fan de Jonah Hill ni mucho menos Channing Tatum; el primero nunca me había sacado una sonrisa -hasta hoy- y Tatum siempre me ha parecido un mal intento de conseguir otro Brad Pitt, especialmente con esas insoportables producciones, ustedes saben cuales [sorry a las chicas que pueda ofender]. Por estas dos razones, realmente estaba escéptico de cuanto disfrutaría está versión moderna. La contestación es mucho. MUCHO.

Schmidt [Hill] y Jenko [Tatum] son dos amigos que entran a la academia de policía esperando una vida de acción y emoción, inspirados probablemente por películas a lo “Lethal Weapon”. Luego de graduarse meten las patas hasta “home” en su primer arresto los cuál los convierte en el hazmerreír de su precinto. Ya que obviamente no están preparados para trabajo en uniforme, los envían a una asignación especial donde tendrán que ser encubiertos y pasar por estudiantes de escuela superior donde deberán tumbar el esquema de una nueva droga sintética que ya causó la muerte de un adolescente. Jenko, quién fue el chico más popular de su superior espera repetir sus mejores años, mientras que Schmidt teme que tendrá que volver a sufrir las mismas humillaciones que pensó haber dejado atrás y que aún afectan su autoestima y lo mantienen inseguro de sí mismo.

El éxito de 21 Jump Street es que lo que debería ser su principal debilidad es en cambio su mayor fortaleza: no hay nada que no hayamos visto antes. En lugar de disimular ese hecho, el filme no solo lo celebra sino que se lo disfruta. El concepto de “amigos policías”, de las brechas generacionales, del pez fuera del agua y el que esto no es más que OTRO “remake” de una vieja serie debería ser la receta perfecta para un desastre. Todo lo contrario, desde que empieza hasta que acaba, la risas no terminan. Les soy honesto cuando les digo q hacía tiempo que no me dolía el pecho de tanto reírme y para cuando se termina, el que haya visto todo antes en otras películas no me importa ni mucho menos me molesta.

21 Jump Street

21 Jump street nunca se toma en serio a sí misma y tampoco pretende que su audiencia lo haga, al contrario, los mejores momentos son aquellos en que se burla de sí misma, ejemplo de esto es que cuando empiezan su misión en la escuela, el primer chiste es que sus protagonistas se ven muy grandecitos para ser estudiantes de escuela superior o que lo que pensaban que era cool ahora es ridículo y viceversa. El balance entre la acción y la comedia es ideal y hasta queda espacio para algo de crecimiento personal en “Jenko” y “Schmidt”. Una gran razón para este éxito es la sorprendente química entre sus protagonistas.

Hill y Tatum interpretan los estereotipos que uno esperaría: Jonah es el tipo inteligente con poca habilidad física y aún menos social mientras que Channing es el nene lindo y atlético que sabe que lo es y siempre ha logrado todo usando esos talentos sin hacer mucho esfuerzo mental. Aunque en vida real sería difícil creerse una amistad entre ellos, la realidad es que logran una conexión tan creíble en pantalla que me sorprendería que no fuera así fuera de esta. Jonah Hill quizás no impresione a aquellos que vieron su trabajo en Moneyball pero admito que Channing Tatum me cogió fuera de base interpretando un “Jenko” simpático e identificable por su búsqueda de aceptación e inseguridad [sí, porque no iba a ser por lo atlético].

21 jump street

En cuanto a lo negativo: como dije, 21 Jump Street nunca pretende ser un drama policíaco serio, pero tampoco quiere que pensemos que no hay una historia que seguir y por la cual preocuparnos, sin embargo el libreto sufre algunos hoyos como personajes secundarios fuera de lugar y mal establecidos [mi esposa adivinó quién era la persona que buscaban a mitad de película]. Además la resolución del conflicto es demasiado increíble y el final depende más de lo aconsejable del sentimiento de su audiencia hacia Jenko y Schimdt por lo cual aquellos a los cuales no pudieran convencer de que les cayeran bien quizás no se vayan con tanta alegría y emoción como yo.

Por cierto, sí planean ver 21 Jump Street, vayan lo más pronto posible, si esperan mucho, se arriesgan a que le choteen uno de los mejores y más inesperados momentos del filme.Habiendo dicho lo anterior, 21 Jump Street es una excelente experiencia del cine, sí te quieres reír y divertirte un par de horas, no lo pienses y no la dejes pasar, ¡VE A VERLA! Super mega…wait for it…¡Recomendada!

Share, , Google Plus, Pinterest,

Written by El George

Cuando descubrí que recuerdo mejor el título de una película que los nombres de mis amigos y familia, entendí que era un geek. Soy tan "cool" y "original" que el handle de mi cuenta en Twitter es @ElGeorgeRiveraR

4484 posts

Comentarios de Facebook

comentarios