34 Views |  Like

El Galaxy S III y sus S Sheeps

Luego de meses de especulaciones, un centenar de rumores y una mega estrategia de mercadeo para crear anticipación y hype, el Galaxy S III fue anunciado. Si eres de los cuales esperabas un super mega teléfono de parte de Samsung lamento decirte que, de cierta manera, no lograron llenar los zapatos del Galaxy S II. Samsung fue víctima de su propia estrategia, creó una expectativa muy alta, que terminó siendo, imposible de superar.

Si fuiste de los que viste la presentación en vivo, prepárate para un viaje, si no la has visto te invito a que la veas para que sepas exactamente de lo que estaré hablando.

 

Samsung Galaxy S III y sus S sheeps

Samsung nos invitó a Londres, luego de casi dos meses de espera, para ver su próximo teléfono. En esta presentación, a modo de resumen, se presentó al Galaxy S III y a la nueva versión de TouchWiz, Nature UX. El Galaxy S III buscó ser un elemento de la naturaleza y se explotó durante toda la presentación como este teléfono es una piedra de un río, como sus curvas nos recuerdan a formas de la naturaleza y como “está diseñado para humanos”. ¿En serio? ¿Para humanos? Yo pensaba que mi gato también necesitaba un smartphone, pero Samsung me clarificó esto.

Galaxy S II T-Mobile

 

El diseño del teléfono buscó parecerse al Galaxy Nexus, pero en mi opinión, llegó muy corto. Trataron de crear un teléfono que, aunque sigue algunas líneas del Galaxy Nexus, hay unas curvas que no me convencen. Pero esto no es tan malo, el diseño está pasable, pero el problema es que Samsung no nos enseñó nada revolucionario, nada que llene las expectativas que él mismo quiso que se crearan. Otro aspecto malo del teléfono es la disponibiliad de los colores, el color azul yo no sé quien lo comprará. El blanco, que es el menos mal que se ve, demuestra lo similar que es al Galaxy S II Skyrocket y al Galaxy S II de T-Mobile. ¿Cuál es el problema de esto? Samsung, a diferencia de Apple, no puede disimular los sensores de proximidad y de luz, esto hace que la estética del color blanco se pierda, gracias a los dos circulos negros al lado de la cámara.

 

HTC One X

La similitud en diseño del Galaxy S III al de sus antepasados es para mí el gran dilema. Es cierto que hay un dicho, “si funciona, no lo cambies”, pero, si a Samsung le encanta mirar hacia al lado para adoptar ideas, ¿Por qué no siguió los pasos de HTC? HTC nos demostró un cambio en su mentalidad y nos mostró unos diseños nuevos, radicales y distintos, que son muy bien bienvenidos. No tan solo eso, sino que también hubo un cambio de materiales, que en el caso de HTC fue muy bueno, ya que ahora tenemos teléfono rígidos, pero no pesados. ¿Qué hizo Samsung? Nos presentó un diseño que no cambió mucho, un diseño, que en mi opinión, no tiene que buscar nada con el One X, ni con los Lumia de Nokia. Samsung no escuchó las críticas, y decidió una vez más optar por el plástico. No he cogido en mis manos un Galaxy S III pero estoy seguro que se sentirá igual de liviano que el Galaxy S II, lo que me hace sentir que el teléfono es barato o de juguete.


Ahora vengo con el problema número uno que tiene el Galaxy S III para mí: la configuración de los botones. Samsung no fue atrevido, no dio la milla extra, como lo hizo HTC [usaré de comparación al One X durante todo este proceso porque considero que es uno de los mejores teléfonos hasta el momento] que optó por la configuración de botones de Android 4.0. El Galaxy S III no hizo lo mismo, sino que perpetuó por un año más el botón físico de “Home” y a los lados dos botones sensibles al tacto. ¿Y cuales son los botones? El botón de menú y el de ir hacia atrás. ¿Cuál es el problema? El problema es que Google mató y le dio santa sepultura al botón de menú, el Galaxy Nexus no lo tiene, el One X tampoco y todos los teléfono que salgan con Android 4.0 deberían hacer lo mismo. Esto que hizo Samsung lo que demuestra es que no le importa lo que está haciendo Google o no es tan valiente como HTC. Samsung fácilmente pudo escoger una configuración de “Back”, “Home” y “Multitasking”, y si quería podía hasta mantener el botón físico de “Home”.

 

Botones en el Galaxy Nexus

Podríamos decir que Samsung se la jugó fácil y que se ahorrará los problemas que el One X tiene al tratar de mostrar el botón de menú, pero aquí no termina. El Galaxy S III es un equipo que tiene que recibir la próxima versión de Android, Jelly Bean, ¿Qué pasará si Google elimina del código de Android el botón de menú? Cabe recordar que ellos dejaron ese código para poder darle “support” al Nexus S y a otros equipos que tenían botones físicos, pero ya Google no tiene por qué mantener ese código en su próxima versión de Android porque el Galaxy Nexus no tiene botones físicos. Muchos me dirán: “Google no hará eso, no le conviene dejar al Galaxy S III fuera del update”. Están en lo correcto, no lo dejará afuera, lo que podría hacer es seguir manteniendo esa línea de código para darle “support” al Galaxy S III y a cualquier otro teléfono nuevo, que no tuvo las agallas para utilizar el nuevo formato de Google. ¿Qué trae esto? Fragmentación. ¿Qué también trae? Atraso tecnológico. Mientras Google en sus laboratorios trata de innovar, creando como ejemplo, el Galaxy Nexus, un equipo sin botones, Samsung y otras compañías no se quieren montar en la guagua con Google, atrasando e impidiendo el desarrollo de la plataforma.

Muchos me dirán: “Samsung tal vez falló en diseño, pero puso todo su empeño en crear un software excelente”. Bueno, si y no. El UI de TouchWiz, Nature UX pretende crear en nuestros teléfono un jardín Feng Shui para ponernos en contacto con los elementos de la naturaleza. ¿Esto es innovación? Samsung lo que nos quiso presentar fue un skin que pretende ayudarnos más, darnos más herramientas para facilitar nuestras vidas pero ese enfoque no lo vi en la presentación.

Samsung Galaxy S III

 

Vamos a empezar poco a poco, desde el inicio, desde el lockscreen. Samsung nos presentó su maravilloso lockscreen, su equipo de ingenieros se encargaron de coger uno de los primeros “live wallpapers” que salieron en el 2009 con el Motorola Droid, el primer dispositivo en correr Android 2.0, e implementarlo en su lockscreen. Este, si la memoria no los falla, es en el que se ven las ondulaciones del agua cuando lo tocas, este “live wallpaper”, junto a unos sonidos de agua cayendo, son los elementos que primero vemos cuando prendemos el teléfono. Si ven la presentación se darán cuenta que hasta la directora de mercadeo de Samsung en Bélgica puso una cara de asombro cuando escuchó estos sonidos mientras lo presentaba, y no es para menos, ya que parece el sonido de cuando alguen está orinando.

Nature UX o la nueva versión de TouchWiz trae unas funciones unas muy buenas y otras que de verdad, yo no sé que Samsung estaba pensando. Primero, su launcher: Hay mejoras, como por ejemplo, ya no tienes el dock siempre visible cuando entras a la bandeja de aplicaciones, algo que siempre me recordó a iOS, especialmente en el Galaxy S I. Otra mejora, la cual lo más seguro la obtuvieron yendo a la página de desarrollo XDa-Developers, fue la implementación de más “shortcuts” en la ventana de notificaciones. Esto sí es algo útil, pero es algo que existe desde hace muchísimo tiempo en el mundo de “custom” ROMs, no creas que Samsung fue el pionero en esto. Algo que se me es imposible dejar de ver es la similitud que tiene este skin al skin que usan los teléfonos de LG, la cual detesto. El widget del clima del Galaxy S II fue muy bueno, podíamos cambiarle el tamaño y se veía bien, en cambio este nuevo widget, no sé si es el diseño o tipo de letra pero, no me gusta.

 

 

El launcher de la nueva versión de TouchWiz para mí tiene algunos problemas, por ejemplo: con una pantalla tan grande, 4.8” y una resolución de 1280×720 pixeles creo que era más conveniente una configuración de iconos 4×5. En mi Galaxy Nexus, con una pantalla más pequeña, y más pequeña aún gracias a los botones en la pantalla, yo fácilmente puedo tener 20 iconos en la pantalla, no se ve mal y no se ven tan pequeños. ¿Qué hizo Samsung? Samsung decidió por seguir utilizando el “layout” de 4×4, haciéndole perder a los usuarios casi una hilera más de iconos, para poder mostrar unas bolitas para indicar la cantidad de pantallas que tienes y tu posición en ellas. Me estoy yendo bien específico, pero son estos pequeños detalles de diseño los que me hacen ver que hay algo mal en la pantalla y en la proporción de los iconos.


Un aspecto al cual se le dio mucha promoción fue a su cámara de 8MP y como el software de esta ayuda a crear mejores fotos. Yo no dudo que Samsung haya mirado al lado, una vez más, para ver lo que hizo HTC con la línea One. El Galaxy S III trae todas las funciones que trae el One X pero en algo fallaron. Algo que hace muy bien el One X es tener dos botones en la apliación de la cámara, uno para fotos y otro para tomar vídeos, esto hace la experiencia una más llevadera. El Galaxy S III incorporó muchos de los features que vimos en el One X, pero dejó ese pequeño detalle, detalle que hace que el One X sobre salga en esta area.

Samsung, al igual que HTC, introdujo la función de “burst photo”, con la cual podrás tomas rápidamente muchas fotos. Esto es muy útil, pero luego de tomar hasta 20 fotos [en el One X más de 90] será difícil escoger cual es la mejor. El Galaxy S III, de la misma manera que el One X, trajo una herramienta de software llamada: “Best Photo”, esta analiza las fotos y trata de escoger cual es la mejor. Yo no sé cuales serán los algoritmos de software que utiliza Samsung o HTC, pero es algo que no funciona bien el 100% de las veces. En la presentación del Galaxy S III lo vimos, a la directora de mercadeo en Bélgica le tomaron varias fotos y la que el teléfono escogió definitivamente no fue la mejor foto, hasta ella misma se dio cuenta. Hay que dejarlo claro, no siempre los “demos” salen a la perfección, pero esta es una tecnología difícil de precisar.

 

A Samsung le encanta mirar hacia al lado, lo ha hecho desde la primera generación del Galaxy S y esta vez lo volvió hacer. Ya no es en diseño de hardware sino en diseño de software. Samsung introdujo S Voice, una aplicación que se nos hace difícil creer que no busca competir contra Siri en el iPhone. Yo no voy a decir que Samsung se copió de la idea, porque eso sería otro extenso artículo, yo lo que voy a criticar es su diseño. Sin duda alguna Samsung miró a Siri para diseñar a S Voice, es demasiado de similar. El estilo de burbujas de mensajes, el color del fondo, Samsung pudo haberlo hecho distinto, usar sus colores brillantes que caracterizan su interfaz, pero no, se fue por un estilo minimalista, un estilo que no lo caracteriza, dejando ver lo obvio. Claro está, de primera impresión, S Voice permite hacer un poco más que Siri, como prender el Wi-Fi y abrir algunas aplicaciones, como la cámara. Otra mejora sustancial de S Voice frente a Siri es su capacidad de poder entender muchos idiomas, como el español, así que nosotros aquí en la isla disfrutaremos de esta aplicación sin tener que recurir al inglés. Sin duda Apple mirará todo esto y no duden que la próxima versión de Siri pueda hacer muchas de las cosas que hace S Voice.

Siri vs S Voice

Pop up Play

Fueron muchas las funciones de software que anunció Samsung, pero en mi opinión la más tonta fue “Pop-up Play”. Esta función te permite continuar viendo un vídeo en cualquier apliación en la que te encuentres. Este “mini player” lo podrás mover a donde quieras para seguir viendo el vídeo mientras haces otras cosas. Yo no sé cual es la practicalidad de esto, ya que, aunque el Galaxy S III tiene una pantalla grande, no es una tablet y la mayoría de las aplicaciones de un teléfono se hicieron para utilizar toda la pantalla. Yo dudo que el usuario común y corriente use esta función mientras ve Facebook o navega en el internet, ya que, aunque puedes mover el “mini display”, comoquiera te va a estorbar. Lo que si podía ser sorprendente es hacer esto con YouTube, pero no, solamente será con contenido que tengas en tu teléfono, y al menos que seas de esos usuarios que llena su teléfono con contenido multimedia, entonces este “feature” es para ti.

Smart stay

Todas sus mejoras a su software no fueron tan malas, hubo tres cosas que me gustaron y la primera es: Smart Stay. Este feature utiliza la cámara frontal para ver si tus ojos están mirando la pantalla para no dejar que se apague. Esta función es muy buena, ya que hoy día tenemos que mantener nuestros dedos tocando la pantalla para que no se apague si estamos leyendo un artículo largo o cualquier otra cosa. No sé como funcionará con poca luz y si esto afecte o no la batería, pero si funciona en todas las aplicaciones esto sí es un “feature” sorprendente que me gustaría probar ya.

Direct Call

La otra función que me gusta es “Direct Call”, esto lo que te permite hacer es que si estás texteando con alguien solo tendrás que llevar tu teléfono a tu oreja para llamarlo. Creo que esto es muy práctico, ya que a veces uno recibe un mensaje que solo dice: “Llama”. Lo que tendrías que hacer entonces es llevar tu teléfono a tu oreja para comenzar una llamada. Funciones como estás son las que, en mi opinión, nos hacen la vida más fácil.

S Beam

“Google, presta atención a esto”. El Galaxy S III introdujo también el paso evolutivo a Android Beam, el servicio que Google creó con Android 4.0 y la tecnología de NFC [Near Field Communications] para transmitir información como páginas de Internet, vídeos de YouTube y contactos. Estas funciones son muy buenas, pero el usuario se quedó con las ganas de poder enviar archivos grandes de multimedia, como fotos, música y vídeos. Samsung resolvió esto utilizando lo que Google creó y la tecnología de Wi-Fi Direct, con la cual ahora podrás enviar fotos, vídeo y canciones a otro Galaxy S III. Ahí es donde está el problema, al menos que no tengas un Galaxy S III no podrás utilizar esta función, sin duda Samsung la implementará en otros de sus próximos equipos, pero al ser una “tecnología propietaria” crea fragmentación entre los equipos androides y deja a muchos sin la tan deseada función. Ahora, será tarea de Google de introducir esta función ya sea en una próxima actualización de Android 4.0 o que la guarden para Jelly Bean.

 

Sin duda el Galaxy S III causará conmoción cuando llegue a las tiendas, primero en Europa y luego en Estados Unidos, pero tenemos que ver el panorama completo. Samsung de cierta manera nos falló, creó un hype demasiado alto, buscó llamarnos tanto la atención y, aunque sí lo logró, no podía cumplir las expectativas. Sin duda el Galaxy S III es un upgrade a línea de teléfonos Galaxy, tanto en software como en en hardware, pero no tanto en diseño. Cuando me refiero a diseño estoy hablando tanto del exterior como el del software. Samsung no nos trajo un diseño nuevo, revolucionario, como lo fue el Galaxy Nexus, Samsung no nos trajo un diseño de software revolucionario, es prácticamente el mismo TouchWiz. Sí, el mismo skin que todavía utilizando el color verde de la batería a pesar de que ya estamos en Android 4.0.

Samsung introdujo muchas funciones a su software, unas un poco desviadas y otras que sí cumplen lo que Samsung nos presentó en Londres el pasado jueves: funciones que facilitan nuestra vida y que hacen a un teléfono inteligente. Podríamos decir que el problema fue que Samsung invirtió mucho de su tiempo y de sus recursos en el software y se olvidó del diseño. Samsung no respetó a Android 4.0, ni su parte estética ni su parte funcional. El Galaxy S III, el teléfono que seguramente dominará el 2012, no se preparó para el mundo tecnológico en el que nos encontramos, no fue atrevído, como lo fue HTC, sino que sigue perpetuando algunos de los errores que lo han atormentado desde su creación en el 2010, como lo es los materiales de construcción, su skin y ahora, su configuración de los botones.

El Galaxy S III es un definitivamente un upgrade sustancial, pero no por eso significa que se debe coronar ya como el mejor teléfono. Sin duda supera, en algunas funciones a HTC, pero en calidad de diseño y materiales de construcción Samsung una vez más, se quedó atrás. ¿Por qué titulo este artículo con el nombre de S Sheeps? Sencillamente por esto: Samsung en su vídeo promocional nos invitaba a no ser ovejas, a no seguir ciegamente la tecnología. Hoy, en este artículo trato de presentar al Galaxy S III como un teléfono que pretende crear un nuevo “fanboy” y es el: “Samsung fanboy”. Sin duda el Galaxy S III es un excelente teléfono, pero no por eso tenemos que cegarnos y ver a Sasmung como el único fabricante de teléfonos que está haciendo un buen trabajo.

Hoy le digo al Galaxy S III: “No gracias, he sido Samsung toda mi estadía en Android, desde el primer Galaxy S hasta un Galaxy Nexus, y aunque sí trajiste algunas mejoras a la plataforma, no llenaste mis espectativas.” Si a ti te lleno tus espectativas, perfecto, pero no podemos ver a Samsung como el líder indiscutible en la plataforma Android. Samsung quiere parecerse a su mayor enemigo, pero en Android, ese no es el mejor camino a seguir. El Galaxy S III se venderá alrededor del mundo como si lo estuvieran regalando, pero será por la gran fama que ha adquirido. Su antecesor estableció la pauta en Android en el 2011 y el Galaxy S III seguramente hará lo mismo este año, pero la batalla a la corona del mejor teléfono, en los corazones de los usuarios de Android, será una batalla fuerte y desafiante, entre los dos grandes pilares de la industria, Samsung y HTC.