158 Views |  Like

La Era del Ego: El estatus del estatus

La era del ego. El estatus del estatus

Es común encontrarse en las redes sociales con la llamada “libertad de expresión”. Vista en sus máximas. Quien la expresa, quien la refuta, quien la critica, quien le adjudica normativas, quien alega un estado de anarquía, en fin, expresión en sus imaginario perfecto de libertad. Facebook, Twitter, G+ y hasta en menos, LinkedIn, son sistemas sociales en red. Como una gran cajita apestosa. Seudo comunidades que nos dibujan una idea de escogido, de selección, de humanidad que hipnotiza y envuelve en diferentes niveles. Claro, soy capaz de escribir esto después de haber pasado por casi todos. Este escrito solo será un repaso para describir lo que identifico como “Era del Ego”. Ego, eso que muchos señalan como “un algo malo”, infantil, etapa sin resolver de nuestro “egocentrismo piagetano”. Ser el centro de atención, o la atención de todo centro, da igual.

Esta nueva era nos crea un imaginario bastante seductor sobre la expresión sin fronteras. Abrimos nuestro espacio en Facebook y es esa “cosa” donde empezamos diciendo “esto no soy yo” y después un día te despiertas y te percatas que te has proyectado tanto que ya tu “persona digital” es hasta mejor tipo que tu. Es que de momento hasta deseas ser ese que dices ser. Cosa rara, pero pasa. Esa es la fase dos, porque la uno es la de agarre. Si no das “pies con bolas” en el manejo, o te rajas o sigues y punto. En esta segunda fase quieres crear un personaje “porque uno no puede estar andando por las redes siendo uno mismo”. Pero la verdad es que eres malísimo inventando y poco a poco el mundo va descifrando casi todo de ti. Te tienen tan bien leído, que hasta te pesa. Y empiezas con las frases típicas del “aquí la gente se cree que conoce a uno por un estatus” y se canjea bien con la de “un simple tweet”. Esa última tiende a causar más gracias porque ese “simple tweet” es una cuenta de más de 30 mil tweets. ‘You know’.

Cuando por fin logras rendirte y ya has conocido a 400 de tus 300 followers , ajá, es una miss adrede y con intención, empiezas la fase 3 del ego: ser Yo. “Voy a decir lo que quiera, y que se joda”. Y se eleva tu ego. ¿Y por qué ego? Gente, es que no importa si tu cuenta es privada o no, si la lee tu familia o los amigos y enemigos imaginarios, la intención última y sencilla de expresión, es decir. Es postear [publicar]. Es que nos lean. Nos escuchen. Y pensamos en algún momento que lo dicho por nosotros es casi como una verdad absoluta. Pero hay de ese/a que se atreva a refutar. La era del ego se centra en el ego mismo de decir. De creer que estando en la red algún día llegará muy lejos lo que digamos. Casi así como la libertad de Egipto…bueno, dije casi.

Era del Ego porque fantaseamos con la idea de cambiar el mundo…pero terminamos siendo el Cerebro de Pinky and The Brain, y conquistamos el mundo, desde una jaula en nuestro laboratorio. Terminando por triunfo dominando un mundo en papel maché. Decir y expresar es derecho universal. Es agua, es aire, es lo que nos hace inmensamente humanos. Pero es también el Ego la nueva arma de destrucción masiva que armamos con las letras del alfabeto y caemos en el sueño de lijar la punta final de una P y creemos poder usarla como lanza de Shaka Zulu. Se nos ha olvidado dejar ser a los demás, por estar envueltos intensamente en ser ese “nosotros mismos”. Pasemos batuta. Que la guerra entre pares es una guerra de idiota [como todas las guerras]. Soltemos ese hilo a la cometa, pero no de nuestras manos, sino de nuestras colas.

Por @CleopatraBD para QiiBO.com

Síguenos y mantente al día con QiiBO