47 Views |  Like

Huracán de Gilipollas

 
0 SHARES

Nota: QiiBO.com no se solidariza con los comentarios en este escrito. La opinión es solo de su autor. Esta columna es parte de nuestra sección #FueraDeLugar, un nombre que lo dice todo.

Hace unos meses, en mi fuera de lugar “Los boricuas no pueden saber de fútbol” dije eso mismo, que no sabían nada de fútbol. Después del partido contra la Selección Española podemos considerar aquel artículo como un dogma, una realidad irreprochable. No necesité justificar nada cientificamente, simplemente tenía que esperar a que ustedes mismos me dieran la razón. Y voilá….

No voy a hablar de fútbol, porque no lo entenderían. Simplemente les voy a dar un punto de vista de como se ha visto esto desde el mundo, desde el mundo real, no desde la Isla del Llanto en la que viven ustedes.

Yo no soy un fan de la prensa española, a la que considero amarillista y mandrila, pero cuando todos, invariablemente, dan la misma noticia hay algo que definitivamente concuerda.

Veo tweets, comentarios en redes sociales, y lo que es peor, a la productora del evento, una tal Maritza Casiano, (que si fuese mi madre y yo fuera romano ya la habría vendido como esclava, para no soportar la vergüenza de que sea parte de mi familia), diciendo que España perdió el partido.

La entrevista que se le hace a esta muchacha en el programa “Dando Candela” es vergonzosa. Me recuerda a los peores programas de Laura, con esa música de thriller de fondo, con la entrevistadora de un medio privado enfadada por los comentarios de la prensa privada española y aludiendo a que toda la Nación Española insultó a Puerto Rico, cuando no hubo más que buenos comentarios de los jugadores sobre el trato recibido al final del partido.

Las imprecisiones y cifras aleatorias de Casiano (400 millones de personas vieron el partido/España cobra 10 veces más a otros países/60,000 niños TALENTOSOS juegan al fútbol….), ni siquiera son replicadas por unos presentadores mediocres, ofendidos en su ego porque desde España les llamaron “las catacumbas” del fútbol. Bastante arriba en el subsuelo les pusieron, no me jodan. Quisieron hacer un show y les quedó cabrón. Han inventado el “Futbol Víctima”. Si hay alguna duda sobre la teoría de la gravedad de Newton, es por Puerto Rico, el único país del mundo en que cuando dejas caer una piedra, en vez de ir hacia el suelo, va hacia la cara del que la tira.

Y eso es lo que les interesaba a ustedes, el show post-partido, porque las críticas a este encuentro desde España llevaban ya 5 meses, como siempre ha sido con este tipo de partidos farsa, se juegue contra Puerto Rico o contra las Islas Caiman. Les salió su lado capitalista y se quisieron adueñar hasta del fracaso, dejando salir el victimismo histórico que llevan dentro, y salieron a defender a la patria chica contra las críticas malosas de los medios de la metrópoli. Han exagerado hasta el límite las críticas de la prensa convirtiendo en un asunto de “respeto”, lo que es sólo un problema de fechas. En España ya no se habla del tema, en Puerto Rico se lo han tomado como una afrenta histórica de la prensa del país que les robo el oro.

Empezaron 15 minutos tarde porque sus politicuchos querían saludar a los jugadores y tener su minuto de gloria, como en las repúblicas bananeras. Pusieron las entradas a precios desorbitados, cuando se suponía que era una “fiesta del fútbol para Puerto Rico, y que España venía a hacer caja”, y no fueron capaces ni siquiera de mostrar la calidad de sus profesionales haciendo una retransmisión televisiva digna. Para colmo emitieron 3 horas tarde, dejando a la gente que no tiene dinero para pagar la castaña sin poder ver el partido. En cuanto a los que dicen que esto incrementará el turismo, que me den una mínima base para sustentar semejante parida.

El resultado fue 1-2, igual que pudo ser 1-12 con un mínimo de puntería, y con los españoles jugando al tran tran. El “Huracán Azul” no fue más que una suave llovizna de verano que no salió del area más que una vez (por cierto, al que les puso Huracán Azul deberían castrarle primero química y luego físicamente). De todas maneras a los jugadores no se les puede pedir más: bastante bien lo hicieron teniendo en cuenta sus impedimentos genéticos para la práctica del balompié, que el portero era gordo, y el número 6 un regetonero que si se cortara el pelo correría 4 veces más rápido.

La imagen fue la que fue. No hay más. El cesped alto, defendiendo con 10, lesionando a Juanfran, una retransmisión penosa, las gradas del campo llenas de calvas, resultado adverso, y lo más triste, 4 millones menos en las arcas públicas de un país con problemas graves.

Boricuas, Maritza… disfruten la victoria.

 

[highlight color='#ca6c38' text-color='#ffffff'] Foto [/highlight] [highlight color='#aaa' text-color='#ffffff'] Vívelo Hoy [/highlight]

 
0 SHARES