Share, , Google Plus, Pinterest,

Posted in:

The Master: Intensidad y genialidad

The_Master_Joaquin

“You’ll be my protégé and my guinea pig”

Si fuera a elegir una línea que describa lo que vi anoche sería esa. Somos guinea pigs y protégés de P.T. Anderson quien nos trata con inteligencia y a la vez nos arrastra y manipula en The Master. Al igual que Lancaster Dodd (Philip Seymour Hoffman), Anderson construye una película que nos atrapa y nos hace creyentes.

Historicamente una de las características más importantes que tienen los líderes de cualquier tipo es el carisma. Ese poder de lograr convocar a las personas y hacerlas creer realmente en algo, cuando en realidad lo que este “líder” hace es alimentar su ego mientras vende algo en lo que probablemente no cree. Ese es el caso de Dodd, un hombre que Freddie Quell (Joaquin Phoenix) apoda The Master. Dodd vende a sus creyentes un buen paquete de mitología, psicología y fe mezclado con sci-fi con el que asegura que puede cambiar la vida de las personas. Cuando Quell entra como pasajero sin invitar al barco de Dodd, el “Master” encuentra en él todo lo que su ego necesita. De aquí en adelante empieza una guerra de poder entre la voluntad de una persona enferma mental, fisica y psicológicamente y la voluntad de un hombre embriagado de ego y corrupción moral.

Han hecho comparaciones entre Lancaster Dodd y L. Ron Hubbard ya que el método que Dodd promueve “The Cause”  puede ser comparado con Scientology. Independientemente esta “inspiración” sea real o no, The Master saca del mito a estas figuras. Dodd tiende a molestarse cuando cuestionan sus métodos y sus creencias lo que demuestra su talón de Aquiles como hombre. A su lado se encuentra la espectacular Amy Adams como su esposa, una joven perdida e ingenua, pero con el gran poder que le da la convicción en su esposo y en el método que practican. Es una actuación fantástica de una fanática a la que se le puede ver en los ojos y escuchar en sus palabras la profundidad de sus creencias. Obviamente Hoffman y Phoenix finalmente son las estrellas de esta película. El Freddie de Phoenix es un hombre roto en todos los términos que alguien puede estarlo, pero su espíritu indomable no le permite doblegarse totalmente a las intenciones del Master. Por más que él lo intente, su pasado y las cantidades de alcohol que consume lo mantienen divagando y con una furia muy fácil de provocar. Seymour Philip Hoffman también enfrenta sus demonios y hasta un poco de locura que esconde bajo la fachada de líder, pero que a la menor provocación y al sentirse acorralado explota con la furia de un descontrolado. En esto y mucho más, Freddie y Lancaster son espejos y Anderson trabaja esa relación muy bien.

El libreto de The Master hace muy bien el trabajo de definir cada personaje, les da profundidad, fortalezas y debilidades y construye una extraña relación de co-dependencia entre Lancaster y Freddie. La cinematografía es excelente como se espera de los trabajos del director, te dejará pensando mucho tiempo después que salgas de la sala. No se la pueden perder.

 

Share, , Google Plus, Pinterest,

Written by Aimee

Fanática del cine, fashion y Real Madrid. Amiga de merengues y 2 o 3 culés que se han colado. Se ríe bien duro, ha ganado múltiples galardones en Rock Band, odia hablar de ella en tercera persona y hacer biografías.

424 posts

Comentarios de Facebook

comentarios