97 Views |  Like

EDiiTORIAL: A rendir cuentas

En el día de ayer se desató una pugna abierta entre dos de los medios de prensa escrita más importantes del país. El Grupo Ferré Rangel (GFR) a quien pertenece El Nuevo Día y Caribbean International News Corporation (CINC) a quien pertenece El Vocero de Puerto Rico llevan tiempo de ataques y reacciones de uno y otro. La gota que desbordó la copa fue cuando se supo que El Vocero comenzaría a circular de forma gratuita aún cuando hace mucho tiempo atrás se sabía de los problemas financieros de esta empresa.  En respuesta el periódico Primera Hora de GFR hizo campaña publicitaria “no Vale ná” utilizando la “uve” del logo de El Vocero.

Los acusaciones de unos y otros, que nos compete en estos momentos, es sobre el uso de fondos públicos para financiar estos imperios económicos. Esto se agrava, aún más, cuando padecemos una crisis económica que ha costado miles de empleos, de ejecuciones hipotecarias, por ejemplo, como para que el Gobierno de Puerto Rico utilice el dinero de los recaudos y/o programas para financiar empresas privadas. Si estas empresas privadas reciben esas aportaciones deben ser leales al pueblo de Puerto Rico y no a ningún partido político. Si un partido político quiere tener un periódico tiene que financiarlo con el dinero del partido y no bajo el subterfugio de incentivos, de préstamos, de servicios no prestados, etc., en miras de justificar el dinero público. Basta de caer en el juego de que El Nuevo Día es malo porque su línea editorial está a favor del candidato Alejandro García Padilla y que El Vocero es peor porque su línea editorial está a favor de la administración de Luis G. Fortuño Burset. De esto no es que se trata. Se trata de preguntarse, si una empresa privada tiene problemas económicos, pero no afecta ni los ingresos ni el estilo de vida de sus directivos, ¿debe el gobierno ir en su auxilio?  Si una empresa privada tiene problemas económicos y el gobierno va en auxilio la lealtad no puede ser al partido de turno, sino que debe ser hacia el pueblo de Puerto Rico que los sostiene.

En QiiBO.com no nos interesa la guerra que puedan tener dos empresas privadas y lo que hacen los dueños de esos medios para sobrevivir o acaparar el mercado de la información. No nos atañe, no nos incumbe. No vamos a defender a uno y a repudiar al otro y viceversa. No es nuestra pelea. Sin embargo, los señalamientos de parte y parte sobre el uso de fondos públicos para financiar empresas privadas tiene que ser aclarada tanto por ellas como por el Gobierno de Puerto Rico.

Este es el momento para que los otros medios de noticias de todos los formatos le rindan un verdadero servicio al país llevándole la información necesaria, fiscalizando y defendiendo la libertad de prensa y de expresión. Este es el momento, para los otros medios, los que no tienen poder económico de crecerse ante el país y llevarle la información con la integridad que el país necesita y se merece. Este es el momento, su momento.

El silencio del señor Gobernador, como los dimes y diretes de una empresa a la otra, nos dice que es hora de abrir los libros ya y demostrarnos que la casa está verdaderamente en orden.

 

 

Síguenos y mantente al día con QiiBO