61 Views |  Like

Breaking Dawn Part 2: ¡Terminamos!

Luego de ver todas las películas y reseñarlas para ustedes, en realidad esta reseña al igual que la película se siente como una graduación. Como ese speech en el que le dices a todos ‘espero que nunca cambien porque eres tan cool’ [cierto en el universo de los Cullen que serán eternamente brillositos al sol y jóvenes... me imagino que nunca van a las reuniones de ningunas de sus decenas de clases graduandas]. Breaking Dawn Part 2 es la última entrega del fenómeno de Twilight y es obviamente una película para los que son fanáticos acérrimos del amor entre estos dos [ahora] vampiros.

Breaking Dawn Part 2 empieza justo cuando terminamos la primera, Bella se levanta de su transformación y ahora es bella [la maquillan, la peinan y la ponen fashion], ágil y fuerte. Es más, creo que vi hasta un poco de personalidad y fortaleza en un personaje que hasta ahora había sido un mero cartón. Pero de vuelta a la trama, Bella está lista para pasar la eternidad mirando a los ojos de Edward y su hija Renesmee en la pradera, pero una vampira los ve y los acusa de crear un niño inmortal, aparentemente un big no-no de los Volturi. Ahora los Volturi van camino a Forks para pelear con los Cullens por motivos un poco más oscuros que la existencia de Renesmee.

 - Breaking Dawn Part 2: ¡Terminamos!

Como les dije, Breaking Dawn Part 2 se siente como una graduación en todos los sentidos. Primero, creo que es la película más corta, o al menos se siente así. Bill Condon logra que el tiempo pase más rápido luego de que los Volturi llegan a Forks a su gran pelea. Nos graduamos un poco del sentimentalismo imperante en las demás entregas. Aquí el diálogo melcochoso es mucho menos de lo que hemos visto antes. Estas personas están en contra del reloj, y aunque Bella y Edward siempre encuentran el tiempo para ser exageradamente melcochosos, están conscientes de que los vienen a buscar y que tienen que hacer otras cosas más que tener sexy time PG. Lo que es lo mejor que le puede pasar a la audiencia que al menos estará mucho más entretenida en otras ocasiones.

Para los fanáticos que han leído el libro hay varias sorpresas y  algunas cosas que Condon decidió brincar y dejar sin explicación. A estas alturas del juego debe pensar que ya todo el que está ahí es porque es fanático y ha leído el libro así que siente que puede dejar cabos sueltos sin ninguna repercusión. Breaking Dawn es el libro más largo de la serie porque entra en muchos detalles, entendo que no todos eran necesarios en pantalla, pero si se debía -ya que nos estamos graduando- cerrar la historia por completo. Aún así, junto a Melissa Rosenberg juegan un poco más con la historia lo que es mas que  bienvenido en este punto.

 - Breaking Dawn Part 2: ¡Terminamos!

Lo que  presenta uno de los fallos más grandes de la película y los efectos visuales es en la creación de Renesmee cuando pequeña. Cuando es bebé Renesmee es bastante consciente de sus alrededores y se comunica tocando la cara de las personas y les enseña cosas. Este tipo de generación de caras a computadora no funcionó en Tron ni aquí tampoco. El efecto no queda bien y la bebé se ve… computer generated y creepy. Me parece que se gastaron todo el presupuesto en la pelea final.

En cuanto al elenco, pues es  más de lo mismo y de las mismas actitudes, excepto Bella que tiene momentos de valor. Parece que la mordida de Edward también le inyectó un poquito de personalidad. Como siempre creo que mis favoritos son los malos Michael Sheen, Dakota Fanning y compañía son sadísticos y bastante entretenidos de ver.

 - Breaking Dawn Part 2: ¡Terminamos!

Las películas de la serie de Twilight aunque consistentemente poco satisfactorias, son un sube y baja. Increíblemente hay unas peores que otras, siendo la peor de todas New Moon. En Breaking Dawn Part 2 terminamos en una buena nota para todos los fanáticos y creo que es una de las mejores de la serie simplemente porque pasa algo. No son dos horas de declaraciones de amor eterno y creo que la audiencia que hemos visto las otras cuatro películas nos merecemos eso, un final con algo de energía y emoción que nos deje en una alta por un tiempo.  Bye, Bella y Edward!