245 Views |  Like

Habemus Gubernator

Sí, ya tenemos un nuevo gobernador del Estado Libre Asociado de Puerto Rico. Al fin podemos dejar atrás ese uso excesivo de las expresiones “gobernador saliente” y “gobernador entrante”. Ya con solo referirnos a Luis Fortuño como ex Gobernador y a Alejandro García Padilla como el Gobernador basta.

Con 45 minutos de atraso comenzaron los actos protocolares de la Juramentación del nuevo gobernador. Allí estuvieron presentes los ex gobernadores: Rafael Hernández Colón, Carlos Romero Barceló, Aníbal Acevedo Vilá, Sila M. Calderón, Luis Fortuño Burset, entre otros invitados. El aplauso más efusivo se lo llevó la alcaldesa electa de San Juan, Carmen Yulín Cruz. La “yulinmanía” no para. Habrá que esperar a ver cuánto dura el hechizo. El gran ausente fue el Lcdo. Rafael Cox Alomar quien a pesar de haber acompañado a Alejandro García Padilla en la papeleta no fue nombrado a la Puerto Rico Federal Affairs Administration (PRFAA) y en su lugar nombraron a Juan Eugenio Hernández Mayoral.

Los actos comenzaron dirigidos por el Secretario de Estado Kenneth McClintock quien más adelante le cedió el espacio al nominado Secretario de Estado David Bernier. La invocación estuvo a cargo del Arzobispo de San Juan Roberto González Nieves y del Rev. Esteban Gonzalez Doble Pastor General de la Iglesia Crisitiana Discípulos de Cristo.

Alejandro García Padilla juramentación

El Juez Presidente del Tribunal Supremo, Federico Hernández Denton, tuvo a cargo de juramentar al Gobernador y luego su hija Ana Patricia García Pastrana presentó a su padre al país.

En un intento de inyectarle positivismo al país y a la gesta que a penas comienza, el Gobernador dio un mensaje buscando resaltar esas características que él entiende define lo puertorriqueño: tesón, voluntad, altivez,orgullo. A estas palabras se le unieron otras; solidaridad, convergencia, futuro. Dijo tener “plena conciencia de la dimensión de los problemas que nos aquejan” como una respuesta a aquellos que han planteado o cuestionado si sabe a qué se enfrenta.

Nos habló de un país enfermo curable: “La solución está en nosotros; somos el paciente, y somos también el médico; la fuerza está en nosotros; la fortaleza está en nuestro país.”

Casi recordando a Lot en pasaje bíblico: “por tu vida no mires atrás” dijo que los puertorriqueños en el ’30 “combatieron la desesperación con trabajo, el desasosiego con voluntad y no miraron atrás a lo que habían perdido.” Antesala a los tiempos difíciles en los que se sumergirá el país aún más.

Mencionó personajes que en distintos tiempos y en distintas áreas han dado alegrías a Puerto Rico. “Vamos a multiplicar esos triunfos”, expresó.

Discurso motivacional, positivo, inclusivo, plural parece reconocer que su llegada allí se debió a varios sectores y no un grupo homogéneo y que ahora necesitará de esos sectores para que se inserten en las medidas que tendrá que implantar porque “las cosas no se van a resolver de la noche a la mañana”.

Mencionó la educación como inversión, empleos, agricultura, reactivación económica. Ahora solo queda esperar por ver qué medidas se toman y a quienes realmente favorecerán. Pero ya oficialmente habemus Gubernator.