155 Views |  Like

Crítica: The Croods

¿Qué pasaría si mezclamos a la familia de cavernícola favorita de muchos, Los Picapiedras, le añadimos un poco de Avatar de James Cameron? El resultado sería algo alocado y hasta, posiblemente, de mal gusto. Bueno, pues añadamos a esta rara mezcla un poco de valores, una moraleja sencilla pero efectiva, animación 3D, mucha aventura y hagámosla familiar. El resultado sería exactamente la propuesta que comienza mañana jueves en nuestras salas de cine, The Croods, una cita de los estudios Dreamworks Animation Studio y dirigida y escrita por Chris Sanders y Kirk De Micco.

 - Crítica: The Croods

The Croods narra la odisea que tiene que vivir o mejor dicho, no vivir, Eep (Emma Stone), día a día encerrada, junto a su peculiar familia, en una cueva para evitar ser el aperitivo de las feroces bestias que caminan en la Tierra. El problema es que Eep se encuentra en esa etapa llamada juventud en la que solo queremos experimentar cosas nuevas, tomar riesgos, aprender por nosotros mismos… en fin, desafiar toda regla. El carácter aventurero de esta peli-roja choca contra el carácter sobreprotector y aburrido de su padre, Grug (Nicholas Cage). Por fortuna para Eep y desgracia para Grug su rutinaria y aburrida vida está por llegar a su fin gracias a un pequeño aventurero llamado Guy (Ryan Reynolds).

The Croods — Eep y Guy

La cinta nos mantiene muy entretenidos en primer lugar por su animación en 3D (la cual peca de casi no pecar), los diferentes problemas con los que esta familia se encuentra durante su largo viaje, la comedia simple aunque con pequeños destellos de genialidad, la creatividad de los artistas al mezclar animales para crear los que vemos en el filme y la riña entre Grug y Guy por quién será el líder del grupo.

Esta cinta familiar no es perfecta y no llega a la altura de los clásicos que Pixar nos tiene acostumbrado, aunque, para ser justos, no creo que apuntaran tan arriba desde el principio. Donde sí acierta es en entretener tanto a chicos, grandes, a los más mayores y, en particular, a los jóvenes que quieren correr los riesgos y tener sueños como sus padres lo hicieron un día pues precisamente ahora es que entienden que no se trata de tener miedo, sino de vivir.

The Croods — Eep