166 Views |  Like

Reseña: To the Wonder

Luego de una larga espera, To the Wonder llega a nosotros a través del servicio VOD. Esta es la última entrega de uno de los directores por los que más admiración he aprendido a tener durante los últimos años. Sí, la esperaba ansiosa ya que Malick ha logrado cautivarme con su peculiuar estilo a la hora de plasmar su visión de manera impecable en pantalla. Ponerme al día con su filmografía no ha sido muy difícil, ya que comparando con otros directores y por el tiempo en que este lleva de carrera, su resumé no es muy extenso. Malick se toma su dulce tiempo entre una producción y otra por lo que ‘To the Wonder’ es su sexto largometraje en casi cuatro décadas de carrera.

‘To the Wonder’ es protagonizado por Ben Affleck y Olga Kurylenko, también cuenta con la participación de Rachel McAdams y Javier Bardem. Affleck, a quien he comenzado a respetar un poco más como actor, interpreta el papel de “Neil”, un hombre americano en una relación con una extranjera llamada “Marina” e invita a mudarse con él a Estados Unidos. “Marina” tiene una hija de unos diez años y todo parece estar marchando muy bien. “Neil” es un hombre que se muestra enamorado, cariñoso pero no al extremo sino lo suficiente. Luego vemos cómo la relación va transformándose en la cotidianidad del día a día.

“Marina” es una mujer muy atractiva, la sensualidad le viene de fábrica con eso de que es interpretada por Olga Kurylenko, quien destila sensualidad con tan solo inhalar y exhalar. Aun así, esa no es la manera en la que veo que Malick quiso que ella se proyectara. El personaje de “Marina” es un poco inconsistente en el sentido de su personalidad. ¿Será porque al ser extranjera es un poco más excéntrica? ¿Diferente? No sé… A “Marina” se le ve de un principio siendo una mujer segura y como les comenté muy sensual, pero eso no le dura. Más tarde la vemos siendo un poco insegura y a veces hasta infantil. Esto no me queda muy claro si posiblemente sea la razón o la consecuencia del porqué la relación entre “Neal” y “Marina” comienza a verse tambaleante.

“Te guste o no, amarás…”, es una de las líneas que dice el personaje del “Padre Quintana” interpretado por Javier Bardem. Este personaje tiene muy poco uso en el filme, no logramos verlo a plenitud pero sí vemos que su razón de ser en el filme es presentarnos la inseguridad que podría tener un siervo de Dios y la lucha interna que podría tener una persona que a pesar de su fe cuestiona en ocasiones sus propias creencias. A su vez, sirve como enlace entre algunos de los personajes y carga el peso de este filme con su lucha de comprender lo que es el amor.

El filme es uno que tiene el sello de Malick desde que comienza, cuenta con hermosos visuales que quizás no sean tan impresionantes como los de ‘The Tree of Life’, pero no dejan de ser hermosos. Se siente desnudo, totalmente personal. ‘To the Wonder’ podría bien formar parte de alguna extraña trilogía de Malick en la que es encabezada por ‘The Tree of Life’. Esto lo digo ya que veo cierta relación entre ellas. Malick experimenta y de cierto modo analiza la esencia de las emociones que mueven al ser humano. En el pasado lo vimos haciéndolo a través de el origen de la vida, la familia, el amor filial y fraternal y esta vez en ‘To the Wonder’ lo hace a través del romántico, confluente y hasta sexual.

En esta entrega de Malick, vemos cómo a través de su visión nos enseña las diferentes caras del amor desde el personaje de “Neal” y cómo amar nos expone a la traición, la desilusión y los sin sabores que a veces nos deja un amor que se ha extinguido y las diferentes emociones y sentimientos que solemos sentir y que en ocasiones a pesar de ser tan fuertes, son fugaces e impredecibles.

Al igual que otros filmes de Malick, ‘To the Wonder’ puede pecar de ser algo lento, extenso y falto de la emoción que le gusta a muchos cinéfilos impacientes. También puede que la trama de la película haya intentado ser un poco más compleja de lo que necesitaba ser y por momento haya sido un poco difícil de asimilar. De igual forma, tiene mucho sentimiento y esto viene acompañado de algunas lineas que logran despertar la atención del espectador, complementado por un fascinante uso de lenguas románticas como el español, francés junto con el inglés, lo que le añade un poco más de sentimiento al filme y que no se me olvide, la acertada banda sonora de Hanan Townshend.