277 Views |  Like

Hemlock Grove es la boca del lobo

Para nuestros quiibonautas internacionales, o que no entiendan la referencia, estar en la boca del lobo es estar en un sitio oscuro, donde no se ve nada y estás más perdido y confundido que otra cosa. Después de terminar de ver Hemlock Grove, la nueva serie original de Netflix basada en la novela homónima de Brian McGreevy, de ahora en adelante cambiaré lo de lobo por Grove.

Al igual que House of Cards (link a nuestro resumen), Hemlock Grove no carece de nombres interesantes detrás de las cámaras. Está producido y dirigido por Eli Roth quien es muy popular dentro del género de horror gore. Ahora, a diferencia de HOC, esta serie no tiene un norte definido. Definiría su trama como tirar una paca de cartas con temas sobrenaturales al aire a ver cual cae primero.

Todo empieza con el asesinato de una joven que parece ser causado por algo no humano y si se hubiesen quedado con eso,  la serie hubiese sido mejor. Pero mientras más capítulos pasan, en vez de acercarse a resolver el misterio, incluyen aún más sub-tramas que desvian al espectador de lo que es importante y le dan a Hemlock Grove un aire de soap-opera sobrenatural con romances y todo. Son demasiadas cosas pasando a la vez, como servirse todo el buffet en un solo plato y esperar no terminar con indigestión. Por esto mismo es comprensible que la serie se mueva tan lentamente, y como suele suceder cuando es así, trate de resolverlo todo de un tablazo en los últimos 50 minutos.

De lo mejor que tiene Hemlock Grove es la química y actuación entre sus personajes principales, Roman (Bill Skarsgård) y Peter (Landon Liboiron) quienes hacen el mejor trabajo dentro de la serie en un pueblo y familias donde todos parecen salidos de las caricaturas. Famke Janssen tiene un acento insufrible durante toda la serie que podría comparar a alguien que todavía no se le ha ido el efecto de la anestesia luego de un root canal. El resto de los personajes son demasiado campy, sobre actuados y sin razones claras de sus motivos. Lo más irónico es que esto es dicho por Christina, uno de los personajes que quiere ser escritora, “para poder escribir debes entender los motivos de las personas”, lo mismo aplica para el espectador.

Hemlock Grove también está lleno de referencias literarias en el aire: la hermana deforme de Roman se llama Shelley, por ejemplo. Hay pequeñas guiñadas para todo el que esté dispuesto a ver la serie completa. No creo que vea la segunda temporada y no me parece que un fanático del terror lo haría tampoco. Prefiero a mi político sin escrúpulos con sub-tramas que al final se atan, que tratar de descubrir misterios que se mueven a paso de glaciar derritiéndose.

Síguenos y mantente al día con QiiBO