A reírse hasta que duela con 22 Jump Street

    Si hacer una segunda película que sea buena es difícil, en comedia es todavía peor. La mayoría de las veces no es más que estudios tratando de exprimir hasta la última gota. Afortunadamente, los fantásticos directores Phil Lord y Chris Miller decidieron usar eso mismo como norte en 22 Jump resultando, un tronco de comedia que me dejó con dolor en la quijada de tanto que me reí. No estoy exagerando, a mitad de la película, me dolía la boca de tanto reírme y me quede sin aire.

    “Schmidt” (Jonah Hill) y “Jenko” (Channing Tatum) tienen una nueva misión: entrar como encubiertos a una universidad, descubrir quién está distribuyendo una nueva droga, encontrar el suplidor ¿Les suena familiar? Es exactamente el libreto de la primera y 22 Jump Street se tripea ella misma en todo momento.

    Crítica 22 Jump Street

    Cuando en el 2012, 21 Jump Street nos sorprendió siendo la mejor comedia que habíamos visto en mucho tiempo, también subió las expectativas de lo que vendría después. Esta secuela las cumplió y superó con más sorpresas en cada esquina. Desde la mejor abusadora verbal que he visto en mucho tiempo (Jillian Bell) hasta la cena familiar más incómoda que nadie quisiera tener, y en la que Ice Cube por poco se roba la película.

    Aparte de burlarse de ella misma por ser una secuela, hay constantes críticas que son bastante obvias, otras más disimuladas, a los miles de clichés y repetición de fórmulas en secuelas, franquicias y hasta estilos de dirección en otras películas (estén pendientes para ver el famoso tiro de cámara del avión pasando por encima del nombre de la ciudad. Pista: es cuando llegan a las escenas filmadas en Puerto Rico ).

    Crítica 22 Jump Street

    Una diferencia de la primera es que, mientras en la escuela superior los roles se invirtieron, en la universidad “Jenko” vuelve a ser el chico popular y deportivo mientras que “Schmidt” se queda relegado a buscar amistad con los “rechazados” por así decirlo. Esto causa problemas en su “bromance”, la cual es una relación que se siente más honesta y genuina que par de películas románticas por ahí. De hecho, los constantes chistes homo-eróticos son otra forma en 22 Jumps Street se burla del genero de películas “buddy cops” sin ser ofensivos.

    Podría seguir hablando de lo buena que es 22 Jump Street y porqué debería ser ley el que todos la vayan a ver pero para no tirarme un “spoiler” mejor termino la reseña diciéndoles: 22 Jump Street es la mejor comedia del año y dudo mucho que haya otra mejor pues los directores no tienen nada más para estrenar en el 2014. No se vayan cuando se acabe para que vean los créditos más dementes que se han hecho jamás. Hay tantos y tantos chistes que estoy seguro que cuando la vuelva a ver, me voy a reír igual al encontrar cosas nuevas, ¡Extremadamente mega súper recomendada!

    | PS: Luego de que se gocen los créditos, hay otra escena al final.

    Tags:

    • Show Comments (2)

    • LaShawnPagan

      se te olvido reconocer que aunque los directores hicieron un tremendo trabajo con el libreto y (valga la redundancia) dirreccion del mismo. El escritor de la cinta fue Jonah Hill….

    • LaShawnPagan

      se te olvido reconocer que aunque los directores hicieron un tremendo trabajo con el libreto y (valga la redundancia) dirreccion del mismo. El escritor de la cinta fue Jonah Hill….

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    comment *

    • name *

    • email *

    • website *

    You May Also Like

    Johnny Depp en Black Mass

    Crítica de Black Mass: La estrella no es quien piensas

    Todos esperábamos con ansias ver Black Mass por la promesa de que -aún con peluca ...

    Crítica – The 5th Wave

    Mientras veía The 5th Wave, me preguntaba si la misma Chloë Grace Moretz, o ...

    Crítica de Annabelle: Un guilty pleasure instantáneo

    Sonidos y voces misteriosas, artículos del hogar que se prenden solos, mensajes en las ...