QiiBO Review: Moto 360

     

    Desde su forma más primitiva con un círculo y una rama para que el sol creara una sombra y así poder saber la hora del día, hasta relojes de mano con una precisión casi perfecta, los seres humanos siempre hemos estado obsesión natural con tiempo. Brincamos al siglo 21, más concretamente 2013 y estos accesorios de mano se transforman nuevamente para ganar nuevas funciones que, según sus fabricantes, los harán más útiles. El Pebble fue el culpable de despertar esta nueva moda llamada “smartwatches”, o relojes inteligentes en buen castellano, y poco a poco han ido apareciendo más y más propuestas que buscan ganarse su lugar en esa importante parte de nuestro cuerpo a la que llamamos, mano. Una de estas propuestas lo es el Moto 360, uno de los relojes inteligentes más recientes en el mercado y que ha llamado la atención sobre su competencia gracias a su look peculiarmente clásico y minimalista.

     

    Todos, desde Sony, Samsung y LG, hasta de este lado del charco Apple, Motorola y fabricantes más pequeños, están mirando este nuevo mercado con detenimiento —aunque algunos no han tenido mucha paciencia (te estoy mirando a ti Samsung)— para presentar una propuesta que finalmente llame la atención y convenza a los usuarios a darle una oportunidad a estos relojes. Cuando se presentó Android Wear, LG y Motorola fueron los primeros en anunciar sus respectivos relojes, sin embargo, el Moto 360 fue el que más llamó la atención, aunque también el que más tarde llegó. Finalmente este pequeño y elegante compañero de mano está disponible pero, ¿podrá el Moto 360 despertar esa pasión en el público como no han podido hacer los demás? ¿Qué exactamente es lo que necesitan los smart watches para popularizarse: diseño, acaso es un buen software, o será un buen balance entre ambos factores? Hay mucho por analizar así que los invito a seguir conmigo hasta el final de este review.

     

    La unidad que estuve probando fue prestada por Motorola, es el modelo de acero negro con correa de cuero negra. Demás está decir que su diseño es bello, así como es extremadamente simple. Aunque cuando se aprecia lo hermoso de las cosas simples y se entiende que el minimalismo trabaja en favor de la funcionalidad más que serlo por estar de moda, se entiende el porqué del Moto 360 en su totalidad. Se entiende porque para Motorola este no es un gadget más, sino un reloj.

    Tengo una estúpida obsesión con los relojes. En algún momento mi colección alcanzó los 20 relojes, aunque ya no llegan a 15. Y es que para mi, los relojes son una pieza de vestir tan importante como los zapatos o la correa —aunque para ser sincero, rara vez llevo una de estas. Los relojes tienen que lucir e ir bien con la ropa que llevemos. Con el Moto 360, me sentía que llevaba uno más, y no lo digo en el mal sentido, sino que sin importar si iba a trabajar, a salir a comer a un restaurante, o al cine, el 360 iba excelentemente bien. No lucía extraño en la muñeca, tampoco fuera de lugar como otros relojes inteligentes. Este, en el mejor y correcto sentido de la palabra, es un reloj común y corriente, que lleva su magia por dentro.

    El Moto 360, es el primer smartwatch con un diseño redondo, lo que le llevó a ganarse el favor de la gran mayoría de los usuarios que están interesados en un reloj inteligente.

    Motorola no ve a su nuevo reloj como una computadora reducida que podemos llevar en la muñeca de la mano como ha ocurrido con otros modelos, sino más bien como la evolución lógica de un reloj adaptado a nuestros tiempos. Es por esto que su aspecto es elegantemente clásico.

    El 360 también es el primer reloj redondo en llevar la versión para wearables de Android. Aunque esto no es precisamente algo erróneo en su diseño, el tener una pantalla circular tiene sus desventajas en el área de software.

    Las aplicaciones, por tradición, están pensadas para pantallas cuadradas, pero al llevar estas a una pantalla sin laterales resultan en pixeles perdidos y sin sentido alguno. Menos información. Por consiguiente, las apps se verán más limpias, con ese aspecto minimalista que tan de moda está y tanto gusta. Sin embargo no es precisamente porque su diseño haya sido pensado así, sino más bien porque la información que se lee en pantalla es acomodada como si la pantalla fuese cuadrada cuando en realidad no lo es. El resultado que se obtiene es de grandes espacios en blanco, sin ninguna información, lo que fácilmente puede interpretarse como un diseño minimalista. Aquí es donde entre, precisamente, ese espacio en negro que muchos critican y lo ven como una pérdida de espacio en la pantalla el que ayuda a establecer un balance. Pero sobre este particular hablaré más adelante.

     

    Como purista del diseño —hey! no me culpen, es mi trabajo a tiempo completo— añado que con todo lo bello y bien pensado que está su diseño, este tiene algunas fallas, aunque reconozco que no sé cuál de las dos es más boba. Luego de fijarme en la esfera de un reloj, lo próximo que miro es el cierre de la correa. El Moto 360 tiene una correa de cuero, uno muy bueno por cierto, pero el cierre de estas se ve extremadamente barato. Si han visto un Pebble, sabrán a lo que me refiero, y sabemos que para los diseñadores del Pebble el diseño elegante nunca fue algo a considerar.

    Motorola Moto 360

    El segundo punto negativo se encuentra en su esfera, aunque no exactamente por su diseño, sino por ese corte abrupto en los bordes que crea unas sensaciones rarísimas con los colores e imágenes cuando se ve de ciertos ángulos. Recordemos que contrario a los smartphones, el reloj es una prenda de vestir y debe verse bien desde cualquier ángulo para lucir perfectamente.

    moto-360-12

    No creo que haya mucha discusión sobre este particular y creo que muchos opinarán igual; el gusto raya en el puro subjetivismo. No hay de otra. Claro, las reglas de diseño se deben seguir, pero por más bien o mal que hable les hable del diseño de este o cualquier reloj, se trata de una prenda de vestir, y como tal recae en el gusto personal de cada uno.

     

    El Moto 360 no es precisamente lo más potente en el mercado. Su pantalla no cuenta con la mejor resolución y su procesador no es el más rápido y capaz del mercado. Pero más y mejor hardware ya sabemos que no necesariamente es sinónimo de mejor desempeño, al menos no en todos los casos. Con esto en mente, el Moto 360 tiene sus limitaciones en este particular muy bien marcadas, su pantalla de 1.56 con una resolución de 320×290. Su resolución suena un poco rara y esto se debe a la barra negra que aparece abajo de su pantalla.

    moto-360-12

    Esa “horrible”, “asqueante” y “muy molesta” barra que para muchos es una falla en diseño en realidad no lo es, o al menos no lo veo así, ya que se trata del sensor de luz ambiental que ajusta automáticamente el brillo de la pantalla. Pero voy más allá, esta “estúpida” barra tiene una función tan importante como el ajustar el brillo, una función adicional que nadie ha mencionado, la misma ayuda a que cuando estamos en una aplicación, nuestros ojos detecten dónde exactamente termina el app y crea una especie de balance visual. Dicho de otra forma, imagina que este sensor no estuviese, y las apps tuviesen un aspecto cuadrado en el mismo medio de una pantalla circular. ¿Espacios blancos a vuelta redonda? No way.

    Puede ser peor, imagínate leyendo un texto de un email o SMS y este fuese redondo como la esfera o sin nada de bordes y márgenes con palabras entrecortadas porque llegaron al límite de la pantalla. Hay que dar gracias a los dioses del diseño y a sus reglas. Recuerdo que esta fue la primera que me enseñaron, lo primero que se establece al diseñar es un área y los márgenes. Solo ten en cuenta que como ninguna aplicación iba a terminar de forma redonda abajo, solo nos quedarían dos formas de resolverlo, estableciendo un final recto abajo ya sea virtual o físico como en el Moto 360, o nos olvidamos de los márgenes y nos comemos las palabras como hace LG con su R Watch. Donde único molesta el sensor es en el modo de reloj y solo cuando el fondo de la esfera es de color claro, creando un contraste muy feo. Si este pequeño detalle no es molestia para ti, proseguimos.

    moto-360-12

     

    Motorola ha decidido añadirle a su nuevo reloj la certificación IP67, lo que significa que es resistente al polvo (6) y al agua (7). Personalmente no es algo que me haga decidirme o no por un reloj, pero tampoco está de menos. Adicional a esto, cuenta con un sensor de ritmo cardíaco y sensores de movimiento para la función de podómetro entre otras que serán de utilidad para los que gusten de la cuantificación de datos física. El resto de las características que completan a este reloj lo son un procesador TI OMAP, un cristal Gorilla Glass 3 y 4GB de memoria interna no ampliable.

    moto-360-12

    Un detalle muy importante a tener en cuenta con estos smart watches lo es la duración de la batería. El Moto 360 lleva en su interior una batería de 320mAh, la cual, para muchos, no ha sido suficiente para que dure todo el día. Lo menciono como una crítica generalizada, al punto de que recientemente Motorola lanzó una actualización para mejorar la duración de la misma. No obstante, para ser justos, sin la actualización, el reloj me duraba el día completo, saliendo de casa a las 8am y llegando entre 7pm y 8pm. El porcentaje al final del día variaba dependiendo la cantidad de notificaciones y el uso que le diese durante el día, pero por lo regular fluctuaba entre los 35% a 20%. Estoy consciente que cargar un reloj todos los días puede resultar algo tedioso pero vamos, ¿a quién le molestaría tener este compañero en la mesita al lado de la cama todas las noches?

    Hay que tener en cuenta que estos relojes, en su gran mayoría, consumirán mucha batería. No durarán una semana con una sola carga como el Pebble, pero hacen mucho más que este.

     

    Android Wear es el sistema operativo con el que vamos a interactuar cuando usemos el Moto 360. La única diferencia de este a otros relojes con Android Wear es su aspecto redondo. Es decir, todo lo bueno y malo que conocemos de este, ahora se traducen a una pantalla redonda.

     

    Motorola, particularmente, ha hecho un buen trabajo al introducir un grupo de “watch faces” o relojes para ir acorde con el diseño. La selección escogida no es muy amplia, aunque hay para prácticamente todos los gustos y se agradecen que estén bien diseñados. Pero por si con estos no fuese suficiente, también existe la aplicación Moto Connect, la cual nos dejará personalizar estas esferas aún más.

     

    Ya estipulamos que a la hora de comprar un reloj, lo más importante es que su diseño nos guste. Como prenda al fin, esta entra por los ojos. Pero al hablar de un smartwatch, ¿es solo su diseño el que cuenta? ¿será acaso el software y sus funciones? Ciertamente, es es una combinación de ambos factores, pero si a esto le añadimos que Android Wear es lo mismo en todos los relojes que lo lleven, entonces solo el diseño tendrá la palabra final.

    Ciertamente, Android Wear es, en mi opinión y luego de probar varios, muy superior a otros sistemas operativos para wearables que vemos en el mercado hoy día. Su propuesta parece estar más redondeada (no pun intended), aunque como dije, aún tiene algunas áreas que pulir. Al eliminar las demás propuestas de relojes inteligentes, nos quedamos con cuatro que cuentan con la versión reducida para wearables de Android. Cuatro relojes que hacen prácticamente lo mismo y solo el diseño es el que decide.

    Llegado a este punto solo queda decir que, sin lugar a dudas, el Moto 360 es el más completo de todos. Su diseño es casi impecable, lo suficientemente simple como para llamar la atención y sin gritar con elementos raros pero tampoco sin rayar en lo aburrido. Desde luego, hay y habrán más relojes, pero para ser honestos, hasta el Apple Watch tiene una pelea difícil con el 360 de Motorola.

    Tags:

    • Show Comments (0)

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    comment *

    • name *

    • email *

    • website *

    You May Also Like