Crítica de Coco – Una tierna historia, perfecta para toda la familia

Crítica de Coco – Una tierna historia, perfecta para toda la familia

No todos los días tenemos la dicha de ver una nueva película de Pixar. No solo porque hacerlas cuesta muchísimo dinero, sino también por la complejidad de la labor que tienen cientos y cientos de animadores a la hora de hacer una de estas películas (algo que se menciona en un pequeño featurette que presentan justo antes de comenzar la película). Este año tuvimos, no una, sino dos películas de Pixar: Cars 3 (la cual no he visto aún) y Coco, que llega en la temporada perfecta.

Coco cuenta la historia de Miguel (quien es interpretado por Anthony González, en su primer rol estelar), un niño que quiere ser músico. El problema es que su familia odia la música, debido a un conflicto que ocurrió varias generaciones atrás, obligando a Miguel a esconder su pasión y su talento como músico. Por razones del destino (que no mencionaré aquí para no dar spoilers), Miguel termina en La Tierra de los Muertos, y tiene que encontrar una forma de regresar al Mundo de los Vivos antes del amanecer.

Quizás hemos visto otros filmes animados que toman lugar en México, o para ser más específico, que se desarrollan durante el Día de los Muertos (The Book of Life es la primera que me viene a la mente), pero creo que ninguno de estos filmes son tan entretenidos como Coco. Vamos, estamos hablando de Pixar, y sí, sé que muchos de sus filmes siguen una formula (por ejemplo, el animal que termina siendo sidekick de nuestro protagonista), pero siempre tienen uno que otro detalle que resulta ser muy creativo.

Coco

El guión del filme, que fue escrito por Adrian Molina (The Good Dinosaur) y Matthew Aldrich, está lleno de estos detalles creativos que hacen que Pixar sean uno de los mejores estudios de animación en los Estados Unidos. Aunque quizás el primer acto del mismo se siente un poco más largo de lo que debería ser, una vez que Miguel llega a La Tierra de los Muertos comienza la diversión que no se detiene hasta el último segundo del filme. Un highlight del guión (y, obviamente, del filme) es el climax del segundo acto, que, contrario a muchas películas comerciales, en lugar de estar repleto de explosiones y disparos, se desenvuelve con música, baile, Frida Kahlo (yep), y muchos huesos.

El elenco del filme está compuesto de actores muy conocidos (como Gael García Bernal), y novatos, como González, quien ha estado en una o dos producciones, pero nada a este nivel. González y García Bernal son los que cargan con la mayoría del filme, creo que los dos tienen muy buena química y logran que el filme corra sin aburrir. La mayoría de las risas son sacadas por el simpático personaje que interpreta Bernal, Hector, y, aunque lo conozco por hacer papeles más serios, Gael (como creo que todos saben) es un súper actor y no decepciona aquí.

La audiencia en México está enamorada del filme (de hecho, Coco es el filme que más ha recaudado en la historia del país), y creo que entiendo porqué. La película captura la esencia del país, y más que nada, de la celebración del Día de los Muertos, a la perfección. Leyendo muchas reacciones de fanáticos mejicanos, me di cuenta que lo más que le molestó a ellos fue la sensación “de plástico” (como decía una de las reacciones) que daban las canciones del filme. Esta fue una de las cosas que más me molestó de la película, pero es algo que puedo dejar pasar, ya que a fin de cuentas es una película hecha por, mayormente, estadounidenses. (Poniéndome súper picky también me molesto que solo dijeran dos o tres palabras en español, en una que otra ocasión, como diciéndole a la audiencia: “Mira, soy mexicano, puedo decir tres palabras en español”. También me molestó que las canciones de mariachi, un género bien mejicano, fueran en inglés, pero de nuevo, yo poniendome súper picky).

Coco

El score del filme fue compuesto por Michael Giacchino, quien, como he mencionado antes, es uno de mis compositores favoritos. Giacchino ha colaborado varias veces con Pixar, en filmes como Up, The Incredibles e Inside Out, pero contrario a su trabajo en otros filmes del estudio de animación, lo que hace aquí, funciona con lo que se está viendo en la pantalla, pero no llega a ser memorable como Bundle of Joy de Inside Out, o Maried Life del score de Up.

Como dije al principio, Coco, un filme que, más que nada, toca el tema de mantenerse unidos como familia, llega en la temporada perfecta, y creo que a las masas, y, por supuesto, a los fanáticos de Disney/Pixar les va a gustar. Si me preguntan, no creo que el filme esté entre lo mejor que ha hecho Pixar. Pero, a pesar de sus fallas, Coco es una entretenida entrega, que además de ser una maravilla técnica (el hiper-realismo en la animación está cada vez más cerca), tiene una buena historia y un elenco que saben aprovechar.

Coco

Christian

Vivo en el cine.