Crítica de Dunkirk: más que un filme, una experiencia

Crítica de Dunkirk: más que un filme, una experiencia

CLARO ESCOGES Servicio Premium

¿Cómo hablar sobre algo que, más que un filme, es una experiencia? Ese es el dilema en el que me encuentro, luego de ver Dunkirk. Verán, con esta película, Christopher Nolan ni siquiera intenta narrar una historia convencional hollywoodense, sino intenta documentar un suceso, quizás el más confuso de la Segunda Guerra Mundial. Antes de proseguir, admito, que mis expectativas estaban por las nubes, y que el Sr. Nolan, cumplió, y excedió con ellas.

Dunkirk cuenta los sucesos de la batalla que ocurrió en el lugar del mismo nombre, en la Segunda Guerra Mundial. Nolan narra esto desde el punto de vista de varios personajes (tres que se sienten como protagonistas), cuyos nombres, si mencionan, no recuerdo. Nolan ha creado el guion menos convencional que ha tenido el cine popular hasta el momento. El guion, aunque no lo parece, sigue la estructura de tres actos que existe en la escritura de guion desde hace más de un siglo, pero aquí no están tan marcados como en los filmes anteriores de Nolan. Aún así, me parece poco convencional en el sentido de que el filme, similar a las películas de Terrence Malick, cambia en tiempo y espacio constantemente (ej. de momento estamos con nuestros personajes en el mar durante el día, y de repente estamos con otro grupo de personajes en la playa, durante el atardecer).

CLARO ESCOGES Servicio Premium

Crítica de Dunkirk

La tensión que se siente en Dunkirk es similar a lo que sentimos cuando vimos los primeros minutos de Saving Private Ryan por primera vez. Recuerden eso, ahora imagínense, estirar esa tensión por casi dos horas. Si se te olvida respirar, está bien, es parte de la experiencia. La musicalización está a cargo nuevamente del incomparable Hanz Zimmer. El score del, irónicamente alemán, es gran parte de por qué el filme es tan tenso. Esto se debe a que la música, no para en ningún momento (quizás por uno que otro segundo, pero entienden el punto). Además de la música siempre estar presente, Nolan decidió añadir el tic-tac de un reloj en la pista de sonido del filme. El reloj parece ser parte de lo que escuchan nuestros personajes en su lucha de supervivencia.

Dunkirk no es la película con el mejor guion del año. Y no digo eso de mala manera, sino que Dunkirk, prácticamente, no tiene guion (al menos un guion literario). La película es una experiencia (acostúmbrense a esa palabra) visual y auditiva. Creo que sería posible ver el filme sin el diálogo y aún así entender lo que está ocurriendo. Esta película no es para verla en su casa, con la bocinas del televisor, y un niño corriendo, gritando, y llorando. Esta película está hecha para verse en la pantalla más grande que pueda encontrar (que para nosotros en Puerto Rico es la IMAX), con el mejor sistema de sonido, y meterse de lleno en la película.

Crítica de Dunkirk

El diseño de sonido de Dunkirk está increíble. Si el equipo encargado de esta area de la producción no recibe un Oscar, realmente no sé que criterios usa la Academia. Cada balazo, cada explosión, se siente increíblemente real. Ningún filme reciente, que recuerde, ha hecho que el sonido de un avión sea tan escalofriante como lo hace Nolan con este filme.

La película tiene un ritmo sumamente rápido y, siendo honesto, se me hizo difícil seguir a cada personaje, y a quien era quien, porque todo está pasando muy rápido y a la vez. No creo que haya un eslabón débil en el elenco. Como dije anteriormente, este filme se puede ver sin diálogo, y con las expresiones faciales y los gestos de los íncreibles actores que tiene este filme (sí, incluyendo a Harry Styles), se puede entender lo que está sucediendo, y/o lo que están sintiendo nuestro personajes.

Crítica de Dunkirk

Nolan, como siempre, juega con el concepto del tiempo en la película, y cuenta la historia de lo ocurrido en la batalla desde tres perspectivas diferentes, en diferentes tiempos. Además de esto, el cineasta utiliza una técnica que se ha usado mucho en el cine anteriormente (especialmente en películas de horror), y es, no enseñar el monstruo (que en este caso son los alemanes). Además, para ser una película con temática de guerra, el cineasta no se ve interesado en mostrar la sangre, o el morbo de la misma, sino en mostrar el lado humano de todos nuestros personajes.

Dunkirk es una historia sobre el pánico y la desolación que trae las guerras. Es una historia sobre el peor lado de los humanos, pero también sobre el mejor. Sobre cuan fuerte puede ser la voluntad de sobrevivir (en inglés “the will to live”).

Dunkirk

Si bien es cierto que Dunkirk se desarrolla de principio a fin en una batalla, es difícil catalogarla como una película de guerra. Ahora, si la fuese a catalogar como tal es, quizás, la mejor película de guerra que he visto, y sin ir muy lejos, Dunkirk es lo mejor del año en cuanto a cine se refiere.

Por otro lado, decir que es la mejor película de Christopher Nolan es muy difícil, porque el director tiene una filmografía espectacular, pero Dunkirk está allá arriba, en las primeras posiciones de la lista.

Nolan, siempre el showman, decide bajar a la tierra por dos horas, y contar una historia humana, que aunque toma lugar hace casi un siglo, nos exprime el corazón; porque a fin de cuentas, todos somos humanos, y todos queremos volver a casa.

Christian

Vivo en el cine.