Easy A: Una mentira blanca que enciende una comedia negra