Este delfín nos recuerda que no se toman fotos con un iPad