Año y medio y todavía Fortuño sigue sin entender