Entre chapucerías, bochinches y criticones. La apertura de Mayagüez 2010.