Pobre el Gobernador, tibia la Reacción al mensaje de Estado