Apple trabaja en su propia app de vídeo al más puro estilo de Snapchat