CES 2012: Huawei Ascend P1 S, el teléfono más finito del mundo.