La boda real por Youtube. ¿Soportará todo el tráfico?