Reseña: Sennheiser GSP 301 Closed Back Gaming Headset

Reseña: Sennheiser GSP 301 Closed Back Gaming Headset

CLARO ESCOGES Servicio Premium

Hoy día, tener un headset para escuchar tus videojuegos, no es un lujo. Con el diseño de sonido que tienen la mayoría de los juegos en el 2017, estoy seguro de que vas a querer escuchar todos los detalles. Sennheiser no solo ofrece este nivel de calidad con sus GSP 301, sino que también ofrece durabilidad y economía con este par de audífonos.

Sennheiser no es una compañía que necesita introducción. Pero, por si acaso nunca haz escuchado de ellos, Sennheiser es una compañía alemana que lleva en la industria desde el 1945, y su nombre es sinónimo de calidad, pero también (en la mayoría de la veces) precios altos. Sin duda alguna esto no ha cambiado desde el 1945, y calidad es algo que está presente en este headset.

CLARO ESCOGES Servicio Premium

El diseño de los GSP 301 es uno sencillo. Contrario a los que debes haber visto en videos, o quizás en Amazon, los 301 no cuentan con luces que cambian de color, y tampoco tiene unos drives (las “bocinas”) gigantescos. Creo que las fotos que son parte de este artículo pueden describir los audífonos mejor.

Sennheiser GSP 301
Foto por Alexandra Bellido

Aunque el diseño del headset es uno, quizás, minimalista, comparado con lo que hay en el mercado hoy día, no deja de ser un par de audífonos que sin duda alguna luce. Bueno…para un headset de videojuegos. No creo que quieras usar este par de audífonos como tus principales, ya que se ven un poco grandes en la cabeza, y, una desventaja, el micrófono no se puede desprender del body de los audífonos, contrario a lo que se puede hacer con muchos headsets de videojuegos hoy día.

Los GSP 301 son, quizás, los headsets más cómodos que he usado hasta el momento. Admito que mis sesiones de gaming no son muy cortas que digamos (mínimo dos horas), y realmente este par de audífonos es tan cómodo que casi te olvidas que los tienes puestos. Probablemente esta es la razón de porqué se ven tan grandes en la cabeza. Creo que Sennheiser decidió hacer unos audífonos que se vieran grandes, pero que son increíblementes cómodos, a unos que se vean pequeños, pero que no puedas aguantar luego de 20 minutos. Creo que de ser así, olvídate de cuan grande se ven, prefiero comodidad a look una y mil veces.

Como dije una de las desventajas del par de audífonos es el hecho de que el micrófono no se puede desprender del body. Otra de las cosas que me molestan es la longitud del cable conector. Si no es muy largo para algunas cosas (como por ejemplo, usarlos con un Nintendo 3DS o un Switch), es muy corto para otras (como por ejemplo, conectarlos al Switch cuando está en docked mode). Otra de las desventajas, y creo que es la desventaja mayor, es el precio.

Sennheiser GSP 301
Foto por Alexandra Bellido

Okay, no son súper caros, solo cuestan (al momento de escribir esto) 119 dólares en Amazon. Pero vamos, la mayoría de las personas que son gamers al nivel de comprar un headset, son jóvenes en escuela superior o universidad. Y, siendo estudiante, entiendo lo difícil que puede ser gastar 115 dólares en un par de audífonos (en cualquier cosa, really). Así que, a menos que usted tenga un empleo estable que le pague muy bien, creo que el precio será un gran factor a la hora de comprar o no este par de audífonos.

No voy a mentir y pretender que soy un experto en sonido, así que no voy a hablar de los dynamics del headset y todas esas cuestiones técnicas que ni yo mismo casi entiendo. Solo voy a decir que este headset suena MUY bien (para su precio), es increíblemente cómodo, y deberías estar pendiente a los deals de Black Friday/Cyber Monday en caso de que los bajen de precio. Si decides hacer la inversión, no te vas a arrepentir.

P.S. Los Sennheiser GSP 300 es, en teoría, el mismo headset que los GSP 301. Lo único que cambia es el color. Si está corto de dinero los GSP 300 pueden ser la mejor opción para ti, ya que están casi 40 dólares más baratos que los GSP 301 (según Amazon, al momento de escribir esta reseña).

Christian

Vivo en el cine.