Quantcast
House of Cards Season 3: Es un nuevo juego (Parte 2) | QiiBO

House of Cards Season 3: Es un nuevo juego (Parte 2)

Frank, escupirle a Cristo en el episodio cuatro no fue buena idea, ni invitar a Pussy Riot a una cena de estado con Petrov. Al igual que cortarle fondos a FEMA para nutrir AmWorks no hace nada de lógica… Bienvenidos a la segunda parte de esta reseña.

Bueno, Frank no es todo maldad, vemos que cuando ve a Freddy en la línea de AmWorks ( episodio que se me pareció a algo de Hunger Games) le ofrece trabajo en la cocina y hasta a mi se me abrió el apetito por unas costillas que nunca he probado. Freddie le dice que es tiempo de evolucionar y termina trabajando en los jardines de la Casa Blanca y matando los sueños de su nieto de ser POTUS al decirle que eso son solo fantasías, que ese sitio no está hecho para ellos.

Otro huracán que se acerca es el de Heather Dunbar quien había rechazado el puesto de Justice Roberts para ser Presidenta. Este personaje es bien interesante porque prueba hasta cierta parte lo que dijo Harvey Dent en Batman: “either you die a hero or you live long enough to see yourself become the villain”. La política es un juego sucio y no hay paladín blanco que salga sin manchas que no salen ni con Clorox. Esto bien lo sabe Francis, que pronto divisa un plan de contra ataque haciendo que Jackie Sharp (quien previamente le había pedido la nominación de VP por intel) se postule falsamente para poder competir directamente con la imagen de Heather. Hasta planifica la boda que tiene un cirujano (que está bien contento con casarse con ella). ¿Escuchan ese sonido? Es el corazón de Remy Denton rompiéndose. Como siempre supimos, el plan de Francis era nominarse y lograr AmWorks… have his cake and eat it, too.

Por el lado de Super Claire, mientras Frank y ella están en Rusia tratando de liberar a Michael Carrigan (un activista homosexual) como Embajadora de los EU en la UN ¿Cómo lo consiguió? Pidiéndole a Frank que la nominara mientras la cámara estaba en receso “recess appointment”. Cualquier parecido con la vida real no es pura coincidencia, que es lo triste.  Carrigan no cede a la liberación con los términos ofrecidos y Claire no lo logra convencer aún cuando decide quedarse en prisión con él en donde tienen una conversación sobre matrimonios y sentimientos. Esta temporada se centra mucho más en la intimidad del matrimonio y como Claire lo ve en comparación con su vida. En un momento Claire describió a Tom Yates el decir sus votos como tirarse de un precipicio (red flag!). Finalmente, mientras Francis trata de negociar con Petrov la liberación de Carrigan y el plan de “peacekeeping” en el valle, Carrigan se suicida. Como siempre, Claire es el poder detrás del trono. Su mente trabaja mucho mejor que la de Francis quien cada vez se ve más viejo y canoso.

¿Qué está pasando con Doug? Pues ya saben… buscando a Rachel. A cambio de quitarle el bloqueo a su pasaporte, Doug le pide a Gavin que ahora trabaja en el FBI que le ayude a encontrarla. Gavin entonces va en busca de su amiga Lisa y se hace pasar por Max, un hombre con el corazón roto y SIDA para sacarle información. Por el lado político, Doug está haciendo algún tipo de pataleta para ganar la atención de Francis al darle información a Heather para que convenza a diferentes personas influyentes para que la apoyen. There’s no wrath in hell…

Mientras todo esto pasa, Tom Yates escribe un libro sobre los Underwood… Mantengan un ojo en eso. Aunque Francis piensa que es una autobiografía que le ayude para las elecciones, pero el escritor tiene otra idea y confronta a Claire pidiéndole su punto de vista y sus historias. Claire cumple todas sus funciones, pero cada vez está más fría y distante, de seguro Frank le pregunta ¿Está todo bien? y ella le contestaría con ese “sí, todo bien” que te deja saber que todo está mal.

En esta temporada estamos viendo a unos Underwood más y más acorralados. ¿Qué viene después del poder? Mientras maquinaban adquirirlo estaba todo en orden, pero ahora que lo tienen y no saben cuán más alto pueden ir, se empiezan a mostrar las fracturas de carácter y en su unión.

Terminamos mañana… se los prometo.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
El LUSCA Fantastic Film Fest celebra su 13 edición