Crítica: The Morning Show regresa dormido | QiiBO QiiBO

Crítica: The Morning Show regresa dormido

Antes de descubrir el tesoro que resultó ser Ted Lasso, la joya de la corona en la oferta inicial de Apple TV Plus fue The Morning Show, programa que la compañía logró llevarse luego de una multimillonaria batalla con otros servicios. Era de esperarse la expectativa; Jennifer Anniston, Reese Witherspoon y Steve Carell en un drama sobre un tema relevante, hecho con la libertad que permite el medio. El resultado fue decepcionante, con una temporada que nunca fue mala pero tampoco dejó gran marca.

The Morning Show aborda tramas como abuso sexual, abuso de poder, corrupción corporativa, burocracia, y políticas internas en una empresa de telecomunicaciones, pero simultáneamente desarrollando personajes que van desde casi simpáticos, hasta completamente insoportables. Uno de sus principales problemas es que nunca decidió quien es la figura principal con quien identificarse, y aunque quizás esto fue parte de su estrategia creativa, el resultado fue un mejunje de momentos atados entre sí para darles oportunidad a sus actores principales lograr ser nominados a premios, con poco si algún impacto en los temas que trataba. Especialmente comparada con The Newsroom, otra serie en el mismo mundo de programas de noticias, que tuvo sus propios problemas pero el manejo de sus temáticas nunca fue uno, ni mucho menos tuvo miedo de señalar claramente las deficiencias en vida real de estas plataformas de comunicación masiva

Para ser justo y claro: esta reseña se refiere solamente al primer episodio de la segunda temporada. Es posible – y yo espero- que mejore según van pasando los episodios.

Ocho meses después de Alex Levy (Anniston) y Bradley Jackson (Witherspoon) haber denunciado la empresa, específicamente su presidente, de encubrir los actos de Mitch Kessler (Carell) y permitir una cultura de abuso y hostigamiento, todo durante su transmisión en vivo, las cosas han cambiado drásticamente. Bradley se ha acomodado como la nueva cara de TMS junto a su coanfitrión Eric (Hasan Minhaj), con Alex semi-retirada escribiendo sus memorias. Pero los números no favorecen el nuevo formato y Cory Ellison (Billy Crudup) ahora es el presidente con el poder para tomar las decisiones más difíciles. Cuando una baja en otro equipo abre oportunidad para Bradley y Eric, Cory intentará convencer a Alex de regresar al programa.

No es que The Morning Show no me haya gustado, es que no la sentí particularmente efectiva ni interesante. Este primer episodio de la segunda temporada continua teniendo el mismo problema de pensar que es más inteligente de lo que realmente es pero, admito que probablemente tiene más que ver conmigo que con la serie. Todo está bien; buen libreto, buenos actores, dirección, los ingredientes están ahí bien mezclados, el problema soy yo que no me trago bien el sabor. Aquellos que gustaron de la primera temporada se sentirán cómodos con este principio. Los que no, por el momento no hay nada que los convenza de regresar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *