Quantcast
Crítica de ELI: Los niños dan miedo | QiiBO

Crítica de ELI: Los niños dan miedo

Netflix continua su “Netflix &Chills” de Octubre 2019 estrenando Eli, nuevo filme de horror exclusivo que intenta todo lo que puede para poner a brincar la audiencia, fallando más de lo que anota aunque, tampoco pierde el juego por completo.

El pequeño Eli (Charlie Shotwell) padece una rara condición genética que le impide vivir en el exterior, a menos que sufra una letal reacción alérgica. Por esto vive eternamente aislado, ya sea dentro de burbujas de plástico estéril o trajes especiales.

Sus padres Rose (Kelly Reilly) y Paul (Max Martini) han hecho todo lo posible por ayudarle, y ahora se dirigen a la clínica privada de la Dra. Horn, interpretada por Lili Taylor, una reconocida inmunóloga que les ha prometido la deseada cura. En vez de un hospital, la Dra. Horn atiende en una antigua casa en el medio de la nada, a la cual ha arreglado para permitirle a Eli permanecer sin su protección.

Pero, esto es un filme de horror y no la novela bonita de las 7pm, así que desde la primera noche Eli comienza a experimentar fenómenos inexplicables como escuchar respiraciones ajenas, y observar figuras fantasmagóricas con confusas intenciones.

El director Ciarán Foy (Sinister 2) tiene buenos instintos pero todavía no sabe establecer claramente lo que eleva un filme “ok” de horror a uno excelente. Su principal problema es en la conexión de la audiencia con los personajes. Eli no es un chico particularmente interesante, ni mucho menos sus padres. Peor aún, Foy desperdicia a Lili Taylor, quien tiene bastante experiencia en el género de horror y sabe moverse, hablar y presentarse de formas inquietantes. En ELI, Taylor hace lo mejor que puede con lo que le da el guion.

Habiendo dicho todo eso, ELI tiene unos cuantos momentos tensos y par de brincos decentes, con un giro que, honestamente no vi venir aunque, podría argumentar que la trama no da tantas pistas.

El otro gran problema es que los últimos 15 minutos es cuando se pone buena, y realmente debió ser el segundo acto en vez de la conclusión. Quizás lo hicieron así con la intención de extender la historia en una segunda parte. Si esto fuera un estreno de cine, les diría que esa secuela ni la esperen pero, al ser producto de Netflix, quizás sea parte del Netflix & Chills 2020.

Si hay una categoría de cine repleta de malas producciones es el horror, y lo digo con una mezcla de pena y orgullo. ELI no es lo peor que he visto pero tampoco les diré que dejen lo que están haciendo para verla.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Crítica de The World According to Jeff Goldblum (Disney Plus)