Quantcast
Crítica de Just Mercy | QiiBO

Crítica de Just Mercy

Last updated:

Just Mercy no debió estrenar ahora en el mes de enero. Just Mercy es el tipo de película que tiene que estrenar entre el mes de octubre y noviembre para que caiga en Awards Season. ¿Por qué? Esta película tiene que ser reconocida por su guion y por las actuaciones espectaculares de Michael B. Jordan y Jamie Foxx.

Mejor no sigo escribiendo sobre el potencial innegable que tiene esta película para Awards Season, porque sino nunca les hablo sobre la maravilla de Just Mercy. Es que yo vivo por el Awards Season, y cuando veo una película que merece ser reconocida, no me canso de hablar de ella.

Bueno, vamos al mambo…

Just Mercy está basada en la historia verídica del abogado y defensor de derechos civiles Bryan Stevenson (interpretado por Michael B. Jordan) y unos de sus primeros casos de salvar a un hombre inocente de la pena de muerte. Historia que le abre los ojos a cualquier. A través de la narrativa, se muestra el racismo, clasismo e injusticia que lamentablemente continúan vigentes. Stevenson vivió en carne propia dichas injusticias, siendo él un afroamericano de escasos recursos. Por lo que él decide estudiar abogacía y crear una organización que se encargaría de revisar y defender los casos de presos de escasos recursos. En especial, los que han sido condenados a la pena de muerte. Presos, en su mayoría inocentes, que fueron sometidos a cargos solamente por el color de su piel y/o no fueron defendidos como Dios manda porque no tenían el dinero para pagar buenos abogados.

Las intenciones de Stevenson eran excelentes. Buscando justicia a todos por igual, sin importar la billetera de las personas. Uno pensaría que las personas lo verían con buenos ojos. ¡Oh! Cuan ingenios somos. Al pobre le hicieron la vida de cuadritos. Principalmente, con unos de sus primeros casos, el caso de Walter ‘Johnny D’ McMillian. McMillian (interpretado por Jamie Foxx) fue acusado injustamente por el cruel asesinato de una muchacha de 18 años.

El alguacil del pueblo le montó un caso a McMillian, porque el era el “prototipo” de una persona que podría hacerlo. Y el hombre estaba desesperado por resolver dicho caso, ya que la susodicha muchacha era blanca de un pueblo pequeño. Había que resolver como fuera el caso. Montó tan bien el caso, que todo el pueblo se lo creyó. A tal nivel, que aunque habían pruebas contundentes de su inocencia, el pueblo continuaba acusando a McMillian de asesino. Ahí es que hace entrada nuestro héroe Stevenson al panorama.

Aunque está basada en una historia verídica, por lo cual puedes conseguir los detalles en Google, les recomiendo que vayan a verla sin buscar información. La película como quiera impacta, pero verla sin tener conocimiento es un gran eye opening. Vas a salir del cine con nueva perspectiva sobre la injusticia que ocurre en el sistema judicial. También verás de otra manera la pena de muerte. Yo por lo menos, cambié mi opinión sobre ella.

Le recomiendo la película a todos. Tienen que ver esta película. Es el tipo de película que da una gran enseñanza e impacta el pensamiento a cualquiera.

Posdata: Hay vídeos en los créditos. Tienen que quedarse para verlos.

More Stories
Crítica de The OId Guard: Acción Inmortal