Quantcast
Crítica de Playing with Fire | QiiBO

Crítica de Playing with Fire

En aquellos días cuando era el campeón indestructible de la WWE, quería que John Cena desapareciera para darles break a otros. Ahora resulta que, como actor, me encanta verlo haciendo el ridículo. Como todo héroe de acción que se respeta, Cena añade una tonta comedia familiar a su resume.

Si has visto cualquier película para televisión de Disney, Nickelodeon, Halmark o Lifetime, ya sabes exactamente que esperar de Playing with Fire, la nueva película estrenando esta semana en Puerto Rico y Estados Unidos. Por tanto, la diferencia será cuan bien te caen los personajes para pasar hora y media con ellos.

Yo la pase bien. Me reí, y no sentí pasar el tiempo. A juzgar por las constantes risas escuchadas en la función donde la vi, no fui el único. Entré a ver una comedia boba sobre tipos rudos aprendiendo a ser más suaves gracias a par de chiquillos, y eso fue exactamente lo que vi. Entremedio, chistes de popó, travesuras, y muchísima gente golpeándose contra objetos no hechos para golpear gente.

Jake Carter (Cena) es el superintendente de su unidad local de paracaidistas bomberos, un grupo especializada en combatir fuego lanzándose desde helicópteros. Jake es altamente disciplinado y decidido a llegar al máximo liderato de su régimen. Durante una misión rescatista, les salva la vida a tres chicos, la adorable bebe Zoey (Finley Rose Slater), el inquieto Will (Christian Convery), y la seria adolescente Brynn (Brianna Hildebrand).

Cuando los padres no aparecen, Jake debe cuidar del trio un fin de semana completo con la ayuda de sus poco ortodoxos compañeros, Mark (Keegan-Michael Key), Rodrigo (John Leguizamo) y Axe (Tyler Mane), y de la Dra. Amy Hicks (Judy Greer).

Como quizás se imaginan, el carisma insuperable de los actores hacen de Playing with Fire una experiencia más divertida de lo que debía ser. Keegan-Michael, parte del genial duo Key & Peele, sobresale como un leal admirador de su jefe Jake, más sensible de lo que quiere admitir, y aprovechando todo su tiempo en escena para mejorarlo todo. La única desperdiciada es Judy Greer, quien queda mayormente relegada a interés amoroso; lo cual es una pena, especialmente para los que conocemos sus dotes como comediante tan bien usados en la serie televisiva Arrested Development.

Playing With Fire es una producción hecha con la fórmula de siempre, sin sorprender ni destacarse de películas con el mismo concepto pero, es una comedia con buen corazón para toda la familia, con Cena demostrando que sigue teniendo futuro en este género y aprovechando su química con sus co-protagonistas.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Crítica de Zombieland: Double Tap – Más locura, Más vísceras