Crítica de Smallfoot: Divertida, a pesar de sus tropiezos

Crítica de Smallfoot: Divertida, a pesar de sus tropiezos

Smallfoot es el filme más reciente del estudio de animación Warner Animation Group (o WAG, abreviado), estudio que tiene en su filmografía filmes tan memorables como The Lego Movie, o tan no memorables como Storks. Smallfoot, cae entre medio de esas dos categorías.

El filme animado cuenta la historia de Migo, un yeti que, luego de un avión que se estrella, descubre la existencia de los míticos “smallfoots” (pies pequeños), o, como todos los conocen, los humanos. Luego del avistamiento, Migo decide cuestionar todas sus creencias, y todo lo que le habían enseñado, y se ve en una misión de probarle a todo el pueblo que lo que él vio es real.

Smallfoot es un filme que, prácticamente usó a su gigantesco elenco para vender la película. Pero, uno de los fallos más claros del filme, y es algo que suele ocurrir en filmes con una cantidad de personajes alta, es que no se desarrollan muchos de los personajes (prácticamente ninguno), salvo el personaje principal, y eso ocurre aquí también. Salvo por James Corden y Channing Tatum, que son los que cargan con el filme, creo que los otros personajes, y por ende, el elenco, solo salen en un 20% del filme, quizás menos en algunos casos.

Smallfoot

Algo que se me quedó en la cabeza luego de ver el filme, y, creo que este es un comentario inusual para hacer sobre un filme animado, es el hecho de que si Puerto Rico fuese una dictadura, Smallfoot no hubiera estrenado aquí. Desde el mensaje que lleva el filme, sobre cuestionar tus creencias, leyes y/o religiones, hasta la imagen final que parece una versión animada de una de las tantas huelgas que ocurren en nuestro país, Smallfoot es, ciertamente, una película que dice más de lo que parece.

Ahora bien, el fallo más grande del filme, es precisamente la forma en la que se lleva ese mensaje. Contrario a los filmes de Pixar, o el Studio Ghibli, filmes que, muchas veces, hay que ver en repetidas ocasiones para poder sacar todo lo que están intentando decir, siento que Smallfoot te da el mensaje en bandeja de plata. Y eso le funciona a las personas que no les gusta pensar mucho a la hora de ver cine, pero, contrario a los filmes de las casas productoras que mencioné, hacer eso no me invita a revisitar el filme. Claro, entiendo que es una película para niños, pero ciertamente los niños no son los únicos que ven estos filmes, y quizás Karey Kirkpatrick y Clare Sera, los guionistas del filme, pudieron haber hecho un mejor trabajo para ese otro público.

A fin de cuentas, Smallfoot es un filme entretenido, que nadie va a ver esperando cine de arte, temas existenciales, o demás. Su fin es entretener, especialmente a los niños, y eso lo logra. Cuán memorable sea o no, los veremos al pasar de los años, pero por ahora solo puedo decir que si quieres ver algo light para pasarla bien, Smallfoot es, posiblemente, tu mejor opción ahora mismo.  

Smallfoot