Quantcast
Crítica de Spider-Man: Far From Home | QiiBO

Crítica de Spider-Man: Far From Home

Tu vecino amistoso Spider-Man regresa con una de sus mejores aventuras fílmicas en Spider-Man: Far from Home, la nueva entrega de Marvel Studios junto a Sony Pictures.

Después de la excelente pero cargada Avengers: Endgame, Spider-Man: Far From Home es la brisa ligera de diversión que necesita el MCU para recordarnos que, después de todo, estas películas son para pasar un buen rato en el cine.

Meses después del regreso de todos en Endgame (llamado “blip” en ese mundo), Peter Parker (Tom Holland) solo quiere cogerlo suave. De vuelta en su escuela superior con casi todos sus amigos, Peter anticipa el viaje a Europa de su clase pues quiere aprovecharlo para finalmente conquistar a “MJ” (Zendaya). Los planes se descarrilan cuando Nick Fury (Samuel L. Jackson) y Maria Hill (Cobie Smulders) lo reclutan para combatir unos extraños seres “elementales” destruyendo distintas partes del mundo. Junto a ellos está Quentin Beck (Jake Gyllenhaal), un viajero de otra dimensión intentando salvar nuestro planeta del mismo destino que consumió el suyo.

Durante todo eso, Peter lucha con la perdida de Tony Stark (Robert Downey Jr, como si ustedes no lo supieran) y el hecho de que todos esperan que él tome su lugar. Algo para lo que Peter definitivamente no se siente preparado, no importa cuanto Happy Hogan (Jon Favreau) lo persiga con las llamadas de Fury.

Spider-Man: Far From Homes es una película al estilo John Hughes (Sixteen Candles, The Breakfast Club) dentro del MCU. El guion de Chris McKenna y Erik Summers combina el drama adolescente con la acción de superhéroes contra villanos aunque la balanza se inclina mayormente hacia lo segundo. Far From Home quiere funcionar como secuela de Homecoming, secuela de Endgame y precuela de lo próximo en su Universo Cinemático, al mismo tiempo que nos cuenta su propia historia, mientras nos intenta vender el romance entre Peter y MJ.

Es mucho para barajear. Jon Watts regresa como director y se siente más firme a la carga pero, las exigencias de montar una segunda parte que también sea continuación de Endgame y además prepare lo que viene, resulta en que confié demasiado en el carisma de sus personajes. Holland es perfecto como Peter/Spidey, y la MJ de Zendaya es simpática pero, su relación apenas tiempo para desarrollarse, por lo que el filme espera que nos creamos su atracción “porque si”.

Afortunadamente, Far from Home tiene a Jake Gyllenhaal como Mysterio. Más importante todavía, Watts deja que el actor haga lo que sabe hacer tan bien, por lo que se convierte en uno de los mejores villanos del MCU hasta el momento.

Otro hecho a su favor es que Far From Home entiende lo que hace a Spidey tan especial. Es el chico que lidia con sus problemas en vida real tanto como dentro del traje y el filme le da oportunidad de ser honesto, cometer errores y dudar de sí mismo. Sobre todo, Spider-Man: Far From Home funciona porque es divertida. Spider-Man es un héroe divertido.

También me encantó ver como el MCU sigue abrazando los aspectos más extraños de los comics. Hay cosas que honestamente jamás imagine ver en pantalla grande, que Far From Home lo hace tan bien, que terminé preguntándome como no lo habían hecho antes.

Mis películas favoritas de Spider-Man son Spider-Man 2, y Spider-Man: Into the Spider-Verse y, después de ellas, ahora está Spider-Man: Far From Home.

¡Arácnidamente Recomendada!

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Crítica de Once Upon a Time… in Hollywood