Quantcast
Crítica de Star Wars: The Force Awakens | QiiBO
Crítica de Star Wars El Despertar de la Fuerza

Crítica de Star Wars: The Force Awakens

[g1_row color=”none” background_repeat=”repeat” background_position=”center center” background_attachment=”static” padding_top=”20″ mobile_padding_top=”10″ type=”narrow”]

[g1_1of1]

Hacía tiempo que empezar una reseña no se me hacía tan difícil. No porque me haya gustado o no, sino porque la razón por la cual no me gustó más de lo que hubiese querido se debe a razones que no puedo mencionar para no dañar la experiencia a nadie. Por tanto, me voy a mantener en todo lo que Star Wars: The Force Awakens hace bien que, afortunadamente, es la mayoría.

Lo mejor de todo es definitivamente la nueva generación. Absolutamente todos los nuevos héroes son tan simpáticos y bien escritos, que me quedé con ganas de pasar mucho más tiempo con ellos y saber qué les depara el futuro. “Rey” (Daisy Ridley) es una icono instantánea de acción. Decidida, fuerte, valiente y compasiva, pero también vulnerable, irritable y terca. En otras palabras, “Rey” es un personaje real, no el arquetipo de la “chica sexy y ruda” tan mal usado. “Finn” (John Voyega) es una de las innovaciones más interesantes de la nueva saga. Es la primera vez que vemos la historia a través de los ojos de uno de tantos “Stromtroopers” anónimos, dándonos una rápida mirada al proceso de formación de estos, la forma en que son tratados por El Imperio desde pequeños. “Poe Dameron” (Oscar Isaac) es el personaje que más recuerda a las historias en que se basa Star Wars. Él es el héroe arrojado, con la cantidad adecuada de arrogancia, dedicado, y leal. Mientras que el guion hace un buen trabajo de presentarnos y establecerlos, es el inmenso carisma de sus actores lo que los sellan inmediatamente.

[/g1_1of1]

[/g1_row]

[g1_row color=”none” background_image=”http://www.qiibo.com/wp-content/uploads/2015/12/star-wars-the-force-awakens-12.jpg” background_repeat=”repeat” background_position=”center center” background_attachment=”parallax” background_size=”cover” height=”75″ padding_top=”20″ padding_bottom=”20″ mobile_padding_top=”10″ mobile_padding_bottom=”10″]

[g1_1of1 valign=”bottom” color=”none” background_repeat=”no-repeat” background_position=”center top” background_attachment=”static” background_scroll=”none”]

[/g1_1of1]

[/g1_row]

[g1_row color=”none” background_repeat=”repeat” background_position=”center center” background_attachment=”static” padding_top=”10″ mobile_padding_top=”10″ type=”stretched”]

[g1_2of3]

[g1_space value=”20″ mobile_value=”10″]

[/g1_space]

Es una infamia que “Director de elenco” todavía no sea una categoría que gane premios. Es tan absurdo que hasta tuve que buscar una palabra como “infamia” para describirlo. Daisy Ridley es uno de los mejores descubrimientos que Nina Gold ha hecho desde Jack Gleeson como el Rey Joffrey Baratheon en Game of Thrones, y aparte de las demás películas de Star Wars, quiero ver que más hace fuera de la saga.

El guion fue coescrito por J.J. Abrams y Lawrence Kasdan, quien escribió los de The Empire Strikes Back (la mejor de la trilogía original) y Return of the Jedi (la peor de la trilogía original) por lo que no extraña que El Despertar de la Fuerza es una especie de recopilación/tributo/repaso de todo lo que hizo la trilogía original tan especial, mientras nos prepara para nuevas aventuras y tribulaciones en la interminable guerra civil que arropa a la galaxia. Sospecho que Abrams y Lucas Films hicieron dos columnas: una con lo que la gente odió de las precuelas y otra con lo que la gente quería ver. The Force Awakens es una experiencia “by the numbers” al contener acción, momentos humorísticos y secuencias emocionantes de pelea con todo incluyendo naves, lighstabers y la Fuerza.

Reseña Star Wars: El Despertar de la Fuerza

[/g1_2of3]

[g1_1of3 valign=”top” color=”none” background_color=”#f4f0e8″ background_repeat=”no-repeat” background_position=”center top” background_attachment=”static” background_scroll=”none”]

[g1_space value=”20″ mobile_value=”10″]

[/g1_space]

[g1_sidebar name=”star-wars”]

[/g1_sidebar]

[/g1_1of3]

[/g1_row]

[g1_row color=”dark” background_image=”http://www.qiibo.com/wp-content/uploads/2015/12/star-wars-the-force-awakens-71.jpg” background_repeat=”repeat” background_position=”center center” background_attachment=”parallax” background_size=”cover” height=”75″ padding_top=”10″ padding_bottom=”10″ mobile_padding_top=”5″ mobile_padding_bottom=”5″]

[g1_1of1 valign=”bottom” color=”dark” background_repeat=”no-repeat” background_position=”center top” background_attachment=”static” background_scroll=”none”]

[_g1_row type=”default” color=”dark” background_repeat=”repeat” background_position=”center center” background_attachment=”static”]

[_g1_1of1]

Una película para una nueva generación.

Star Wars: El Despertar de la Fuerza está repleta de la energía característica de Abrams; atrás quedaron las batallas en el espacio oscuro, aquí hay colores vibrantes, explosiones, vestuario alegre, personajes hablando rápido, una escena tras otra casi sin descanso y unos cuantos momentos heroicos perfectos para la audiencia moderna. Atrás quedaron las discusiones políticas o conversaciones sobre impuestos a rutas de intercambio. La oración que acaban de leer es más larga que lo que se habla de política galáctica en el filme.

[/_g1_1of1]

[/_g1_row]

[/g1_1of1]

[/g1_row]

[g1_row color=”dark” background_repeat=”repeat” background_position=”center center” background_attachment=”parallax” height=”100″ background_size=”cover”]

[g1_1of2 valign=”middle” color=”none” background_repeat=”no-repeat” background_position=”center top” background_attachment=”static” background_scroll=”none”]

[_g1_row color=”dark” background_image=”http://www.qiibo.com/wp-content/uploads/2015/12/kylo-ren.jpg” background_repeat=”repeat” background_position=”center center” background_attachment=”static” background_size=”cover” height=”100″ type=”default”]

[_g1_1of1 valign=”middle” color=”dark” background_repeat=”no-repeat” background_position=”center top” background_attachment=”static” background_scroll=”none”]

[/_g1_1of1]

[/_g1_row]

[/g1_1of2]

[g1_1of2 valign=”middle” color=”none” background_repeat=”no-repeat” background_position=”center top” background_attachment=”static” background_scroll=”none”]

[_g1_row color=”dark” background_image=”http://www.qiibo.com/wp-content/uploads/2015/12/kylo-ren-to-the-face-2.jpg” background_repeat=”repeat” background_position=”center center” background_attachment=”static” background_size=”cover” height=”100″ type=”default”]

[_g1_1of1 valign=”middle” color=”dark” background_repeat=”no-repeat” background_position=”center top” background_attachment=”static” background_scroll=”none”]

Kylo Ren

Si hay algo por lo que Star Wars es famoso, es por tener a Darth Vader, uno de los villanos más populares, peligrosos y temidos del cine. Los zapatos son grandes y Abrams y compañía no los llenaron pero, estuvieron bastante cerca. Lo que George Lucas trató (y falló) de hacer con Anakin Skywalker en tres películas, lo hizo Abrams en una con este complicado, angustiado, cruel, y letal “Caballero de Ren”. Adam Driver se come el personaje al infundirlo de emociones, conflicto y rencor mezclado con miedo. Es tan irónico que digan que Kylo no es un Sith porque su interpretación es precisamente lo que siempre esperé ver en uno de ellos: pasión, rabia, emoción cruda, poder sin control. Dos de las mejores escenas de duelo con Lightsabers en la saga entera están en esta película. Y eso sí que es mucho decir, incluyendo las precuelas.

[/_g1_1of1]

[/_g1_row]

[/g1_1of2]

[/g1_row]

[g1_row color=”none” background_image=”http://www.qiibo.com/wp-content/uploads/2015/12/star-wars-the-force-awakens-101.jpg” background_repeat=”repeat” background_position=”center center” background_attachment=”parallax” background_size=”cover” height=”75″ padding_top=”20″ padding_bottom=”20″ mobile_padding_top=”10″ mobile_padding_bottom=”10″]

[g1_1of1]

[/g1_1of1]

[/g1_row]

[g1_row color=”none” background_repeat=”repeat” background_position=”center center” background_attachment=”static”]

[g1_1of1 valign=”middle” color=”dark” background_color=”#4c4c4c” background_repeat=”no-repeat” background_position=”center top” background_attachment=”static” background_scroll=”none”]

[_g1_row type=”default” color=”none” background_repeat=”repeat” background_position=”center center” background_attachment=”static”]

[_g1_1of1]

[g1_google_ad publisher_id=”1690579023414672″ slot_id=”7575094356″ format=”horizontal”]

[/g1_google_ad]

[/_g1_1of1]

[/_g1_row]

[/g1_1of1]

[/g1_row]

[g1_row type=”default” color=”none” background_repeat=”repeat” background_position=”center center” background_attachment=”static”]

[g1_1of1 valign=”middle” color=”none” background_repeat=”no-repeat” background_position=”center top” background_attachment=”static” background_scroll=”none”]

[/g1_1of1]

[/g1_row]

[g1_row type=”default” color=”none” background_repeat=”repeat” background_position=”center center” background_attachment=”static”]

[g1_1of4]

star-wars-force-awakens-finn-john-boyega-poster

[/g1_1of4]

[g1_3of4]

The Force Awakens tenía una misión: ser mejor que las precuelas, y al menos tan buena como las originales. Cumplió. Desde Empire Strikes Back no disfrutaba tanto de una película de la saga, y aunque no es perfecta, funciona mejor cuando nos presenta lo nuevo, porque de eso precisamente se trata, de re-encender el amor por una franquicia incomparable, introducir una nueva casta de héroes y villanos, y dejarnos con ganas de más… Chewie, we’re home, ¡Galacticamente recomendada!

» Recuerda que puedes revisar la cartelera de cines Puerto Rico nuestra nueva página.

[adrotate banner=”29″][/adrotate]

[/g1_3of4]

[/g1_row]

More Stories
Crítica de Ratched: Otra historia de Horror Americano