Crítica de Ted Lasso (T02): El cantazo de bondad que todos necesitamos | QiiBO QiiBO

Crítica de Ted Lasso (T02): El cantazo de bondad que todos necesitamos

No empecé a ver Ted Lasso cuando debutó en Apple TV+ durante los primeros meses del 2020 pues me resistí añadir otro servicio más de transmisión digital a mis gastos, aunque estuve escuchando mes tras mes los múltiples halagos recibidos. En uno de esas jugadas extrañas del destino, mientras Apple pagó sobre $300 millones por The Morning Show, fue esta pequeña historia sobre un pez fuera del agua que conquistó corazones, convirtiéndose en la razón para probar Apple TV+ aunque fuera la semana gratuita.

El no haberla visto en ese momento resultó una bendición escondida. En mayo de este año mi esposa falleció. He estado en luto desde entonces y esas primeras semanas fueron las peores de mi vida. Justo antes de que eso sucediera, compre un equipo de Apple, dándome acceso a la oferta de un año gratis. Entonces decidí comenzar Ted Lasso. Fue justo lo que necesitaba. Una escena en específico, cuando la exesposa de Ted le pide terminar la relación y terminan la conversación con esta línea: “No te estas rindiendo, Ted… me estas dejando ir”. Por primera vez en días, sentí paz. Eso es lo que hace Ted por nosotros: alegrarnos, llenarnos de esperanza…aunque a veces le duela a el mismo.

Ted Lasso es una criatura rara. Tanto el personaje como la serie. Basada en anuncios creados por NBC promocionando los juegos de soccer en Estados Unidos, es la historia de un entrenador de football americano viajando a Inglaterra luego de aceptar la posición de entrenador del club ACF Richmond. Ted nunca ha entrenado un juego de soccer en su vida pero es el escape que necesitaba en ese momento. Luego de décadas repletas de cínicos héroes y anti-héroes, Ted Lasso es la fuente de bondad que no sabía cuanta falta me hacia.

Es un placer decirles que la segunda temporada esta igual de buena, aunque un poco desorganizada. La primera temporada corrió alrededor del plan de Rebecca (la excelente Hannah Waddingham) para destruir el club, en venganza contra su exesposo Rupert. A falta de una gran trama atando todo, cada episodio de la segunda temporada (al menos los presentados a la prensa) funciona como una historia casi independiente, incluyendo varios tributos a distintos géneros (el de navidad especialmente me dejó el corazón apretado y la sonrisa de oreja a oreja).

Comenzando unos meses luego de la primera temporada, AFC Richmond tratando de regresar a la liga premier, pero una ristra de empates los mantiene estancados. Ted continúa su eterna positividad pero, cuando una inaudita experiencia afecta su mejor jugador, el club recurre traer ayuda externa en la forma de la Dra. Sharon (Sarah Niles), una psicóloga deportiva cuya presencia parece incomodar a Ted como ninguna otra. Por su lado, Rebecca intenta reiniciar su vida de manera más saludable, incluyendo reparar la relación con su ahijada, y encontrar nuevo amor, mientras la relación entre Keely (Juno Temple) y Roy Kent (Brett Goldstein) – mi pareja favorita desde Ben y Leslie en Parks & Recreation – continua profundizando, con Roy buscando definirse como persona luego de retirarse del hermoso juego, y Keely expandiendo su talento en relaciones publicas a través de “Bantr”, una aplicación móvil importante en la trama de la temporada.

Hay varios otras sub-tramas, esta segunda temporada da espacio para que otros personajes corran sus propios triunfos y retos, como Jamie Tartt (Phil Dunster) intentando reconstruir su vida, o Sam Obisanya (Toheeb Jimoh) enfrentando el lado oscuro de la fama. Eso significa que vemos menos Ted Lasso en Ted Lasso pero, tampoco nos quedamos cortos, especialmente porque la serie coquetea con la idea de que la personalidad ultra-positiva de Ted guarda un precio que eventualmente tendrá que pagar.

En conclusión: vean Ted Lasso. Les alegrará la vida. Uno de los creadores y manejadores de la serie es Bill Lawrence, creador de Scrubs, y Cougar Town, con Zach Braff dirigiendo algunos capítulos. Quizás porque Lawrence adquirió más confianza pero, estos nuevos episodios contienen un poco más del tono juguetón que permeaba Scrubs, combinando drama con comedia de forma más cómoda de la que uno esperaría. No sé mucho (casi nada) de football pero puedo decirles que la segunda temporada de Ted Lasso es un ¡GOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOL!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *