Quantcast
Crítica de The Aeronauts | QiiBO

Crítica de The Aeronauts

Cada cierto tiempo estrena una película que cuenta la odisea por la cual atravesaron grandes personajes de la historia. Personajes que han contribuido al progreso de la sociedad o a invenciones que han resaltado la tecnología. Dichas historias sirven de inspiración y motivación para la audiencia. Provocan cambios en la forma que se ven las cosas. Películas que causan emociones. The Aeronauts no es una de esas películas.

The Aeronauts no quedará en nuestras memorias, pero no es por culpa de la historia. De hecho, la trama de la película es súper interesante. Se trata sobre la historia del científico James Glaisher (interpretado por Eddie Redmayne) y su afán de estudiar los cielos para crear algún tipo de estudio que ayudará a realizar pronósticos del clima. Para ello, y obviamente, tenía que llegar al cielo para tratar de conocer qué ocurría allá arriba, y cómo esto podría ayudar a sus estudios. En el siglo 19 no existían satélites ni naves que facilitaran su estudio, y tuvo que recurrir al uso de un globo aerostático.

Aquí hace entrada el personaje de Amelia Rennes (interpretado por Felicity Jones). La única persona que le hizo caso a Glaisher y presta su servicio profesional como piloto. Tengo que destacar que de las pocas cosas chulas de la película fue la interacción entre Amelia y James. Amelia una piloto de globo aerostático que disfruta cada detalle del viaje como la mejor experiencia de su vida. James un científico que quiere realizar grandes descubrimientos que ayuden a la evolución y progreso de la sociedad, pero él se toma muy en serio. Polos opuestos que provocan una interacción dinámica entre ambos personajes. También ayudó la química que tienen Jones y Redmayne. Química que ya habían presentado en la película de The Theory of Everything (2014). Por mí, yo seguiría utilizando a estos dos en proyectos, ya que ellos son de los que tienen esa mágica química entre actores que no se ve muy a menudo.

Regresando al trama…

El trama es interesante y tiene los elementos para ser una película memorable e inspiradora. No se logró porque, por alguna razón, decidieron presentar la odisea de los personajes tratándolos como si fueran niños pequeños en su primera navidad. Abriendo los ojos y sonriendo de oreja a oreja cuando ven sus regalos en el árbol de navidad. Yo sé que las personas se emocionan cuando están viviendo una gran aventura, pero son adultos. Además, no es una película de Disney. La presentación fue demasiado inocente, y en momentos, medio infantil. Es una lástima, porque tenían una excelente historia y tremendo elenco.

No voy a maltratar mucho la película. Tengo que aceptar que hubo una secuencia de acción que me mantuvo en tensión. Me tomó por sorpresa. Aunque tildé de muy inocente la película, hay una secuencia de acción que me mantuvo en intriga. Está bien filmada y te pone a pensar cómo van a salir de esta. Yo ni parpadeé, no me quería perder ni un segundo. Necesitaba saber cómo terminaba esta “pequeña situación”. También ayudó la fotografía de la secuencia, la cual estuvo excelente. Me recordó mucho a la fotografía de la película Everest (2015). El cielo se veía como en tiempo real. De hecho, gracias a esta secuencia, The Aeronauts no cae en la lista de películas que debes evitar.

En fin, no puedo decir que es una mala película. Lamentablemente, no va a ser una memorable. Honestamente, cumple con el propósito de entretener. En especial, la secuencia de acción. Recompensa por los fallos de la película.

More Stories
Crítica de The Kissing Booth 2