Crítica de The Greatest Showman: Un espectáculo poco memorable

Crítica de The Greatest Showman: Un espectáculo poco memorable

Desconozco si la producción de este filme ya estaba en proceso antes del invierno de 2016, pero no dejo de pensar en la posiblidad de que The Greatest Showman no existiría sin La La Land (de hecho, gran parte del appeal de The Greatest Showman es que las canciones fueron escritas por los escritores de las canciones de La La Land). Y esto se debe al hecho de que una vez algo tiene éxito comercialmente, Hollywood aprovecha para esprimir esa cosa (en este caso, los musicales). Antes de continuar con la reseña, seré honesto: vi The Greatest Showman hace unas dos (o tres) semanas, y el filme es tan poco memorable que siento que debería verlo otra vez antes de escribir esto (pero no lo haré así que…).

The Greatest Showman cuenta la historia, basada en la vida real, de P.T. Barnum, y como este se convirtió en el P.T. Barnum que hoy todos conocen gracias a su famoso circo, The Barnum & Bailey Circus. Además de su vida en el circo, el filme explora su vida amorosa, y como Barnum logró ser exitoso por otras atracciones además del circo.

El filme tiene dos fallas principales: una de ellas, y probablemente la más grande, es el guión. El filme fue escrito por Bill Condon (quien tiene una filmografía mediocre, y quizás es más conocido como director de dos de los filmes de Twilight, y la nueva versión de Beauty and the Beast) y Jenny Bicks. Me siento tonto queriendo que una historia como esta tuviera algo original, pero soy un fiel creyente de que la originalidad puede existir en cualquier medio, sin importar género, budget, o lo que sea.

Galaxy S9 – Camp 1 – 300×250

The Greatest Showman

Pues The Greatest Showman no tiene mucha originalidad, y algo que tampoco tiene es desarrollo de personajes. El guión va de un Barnum con, más o menos, 13 años, a un Barnum de 30 o 35 años en cuestión de segundos, todo mediante un montaje musical que hará suspirar a toda niña de 14 años en la sala. Aparte de saber que Barnum viene de la pobreza, y que siempre estuvo enamorado de Charity, quien termina siendo su esposa, no podemos saber mucho más del personaje.

La segunda falla (y creo que no mucha gente va a estar de acuerdo con esta) es la música. Desde el primer segundo del filme ya sabemos what we’re in for. Escuchar el soundtrack de The Greatest Showman, es como escuchar HOT102 por hora y media. Sí, quizás hay una canción pegajosa aquí o allá, pero son tan poco memorables como el filme en sí; a los par de días pasarán a ser basura en tu subconsciente. Siento que el director Michael Gracey (quien está por primera vez en el puesto), trató de hacer algó similar a lo que hace Baz Luhrman con sus filmes al poner música contemporanea en un filme que toma lugar en otro siglo, pero el tiro le sale por la culata, y es por esa misma razón; ya es algo que he visto antes.

Sé que todos están esperando que hable de las actuaciones del filme, especialmente de las de Hugh Jackman, y Zac Efron (quien no hacía un músical desde High School Musical 3). Pues realmente, no tengo mucho que decir. Las actuaciones están okay. Pero…seamos honestos. Es muy díficil decir que una actuación de Hugh Jackman es buena luego de haber visto Logan; esa sí es una tremendísima actuación.

The Greatest Showman

Antes de terminar la reseña quiero mencionar algo más que me pareció muy extraño. Honestamente, es algo de lo que no estoy seguro así que don’t quote me on this, pero, ¿porqué tenían que hacer al personaje de Charles Stratton en CGI? De nuevo, no estoy seguro de esto, pero si no es CGI, ¿qué rayos hicieron mal con la cinematografía? No sé. Vean el filme y déjenme saber que piensan de cómo se ve este personaje.

Recuerdo haber salido de The Greatest Showman pensando: “A mí no me gustó, pero creo que va a ser lo perfecto para ver el día de Navidad.” Ahora no puedo terminar la reseña diciendo eso. La realidad es que hay varios filmes en cartelera que son mucho mejor que este (como Star Wars: The Last Jedi o The Florida Project). The Greatest Showman es un espéctaculo no muy memorable. Es como comer un dulce; primero está el sugar rush y luego está el crash. Saldrás pensando que es el mejor filme que haz visto en tu vida, cantando las canciones y creyéndote P.T. Barnum, pero te aseguro que dos días después la olvidarás para siempre.

The Greatest Showman

Christian

Vivo en el cine.