Crítica de Tick, Tick… Boom! | QiiBO QiiBO

Crítica de Tick, Tick… Boom!

Descubrir el teatro fue uno de los momentos más significativos de mi vida. Pisar un escenario es un momento sublime repleto de felicidad absoluta no importa cuantas veces lo haga, pero el proceso para llegar a ese momento puede ser tan emocionante como insoportable, dependiendo de las circunstancias. En realidad no importa cuán bueno o malo sea. Eventualmente uno regresa a donde es feliz, y en ningún lugar un artista es más feliz que donde expresa su arte.

Esa es la espina dorsal de Tick, Tick… Boom!, La adaptación fílmica del Monologo Rock escrito por Jonathan “Jon” Larson, creador del aclamado musical RENT. También el debut directoral de Lin-Manuel Miranda (Hamilton), Tick, Tick… Boom! presenta a Larson magistralmente interpretado por Andrew Garfield, durante su proceso para escribir Superbia, una ópera rock de ciencia ficción que le ha tomado 8 años de su vida, y está a punto de costarle todavía más, incluyendo su relación con su novia Susan (Alexandra Shipp) y su mejor amigo Michael (Robin De Jesus). A días de la primera presentación pública de Superbia ante potenciales productores, Jon no logra escribir la canción más importante del proyecto, mientras los problemas mundanos de la vida, y sus propias dudas lo acechan, tentando abandonar sus sueños por una vida regular.

Miranda compone la estructura de Tick, Tick… Boom! presentando a Garfield como Larson durante una función de la obra, narrando los segmentos cinemáticos, entrelazados con secuencias musicales. Sin ninguna duda lo mejor de esta película es la carismática energía de Garfield como Larson, orbitando entre sus momentos maniacos y sus momentos dudosos, envolviéndonos en su constante obsesión por lograr su ansiada creación, saltando las constantes barreras, desde restricción de presupuesto hasta la dificultad de otros entendiendo el alocado concepto de Superbia.

No todo funciona en Tick, Tick… Boom!, especialmente el tercer acto sintiéndose algo atropellado pero la presencia de Garfield logra mantenernos atentos hasta el final. Tick, Tick… Boom! es una carta de amor al arte, y lo que hace por nuestras vidas, y lo que estamos dispuestos hacer por este, especialmente aquellos que se niegan a cambiar sus sueños por trabajo seguro.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *