Quantcast
Crítica: Doctor Strange | QiiBO
Crítica Doctor Strange

Crítica: Doctor Strange

La tradición detrás de Doctor Strange es una de misticismo profundo, elaborado, denso y no particularmente fácil de aclarar en una película de dos horas. El hechizo real aquí es que los escritores Jon Spaihts, C. Robert Cargill y director Scott Derrickson logran hacer precisamente eso, tomando esta mitología laberíntica y haciéndola sentir relevante y vibrante.

[g1_google_ad publisher_id=”1690579023414672″ slot_id=”7575094356″ format=”horizontal”]

Es un enfoque inteligente para la difícil adaptación de un cómic fantástico como Doctor Strange para la pantalla grande, que se hizo evidente en el primer tráiler que vimos para la película. Mordo, de Chiwetel Ejiofor, lleva a su recién llegado Stephen Strange a su alojamiento en Kamar-Taj, y le entrega a Strange un trozo de papel en el que está escrita la misteriosa palabra “Shamballa”. Strange suspira y pregunta si “Shamballa” está destinado a ser su mantra, y Mordo responde, “Es la contraseña de Wi-Fi. No somos salvajes”.

Es una broma cursi, una de las varias en Doctor Strange, pero es un ‘corniness’ que funciona perfectamente con este carácter que también es un poco cursi. El mundo de Stephen Strange está muy lejos de los mundos que nos han introducido hasta ahora los estudios Marvel – con la excepción de la colorida toma de Kenneth Branagh en Thor – y, Doctor Strange, hace un alejamiento alegre de la filosofía de que las películas de cómic necesitan estar fundamentadas en el realismo. Pero junto con el antiguo misticismo oriental y el salto de charco dimensional hay varias referencias de la cultura pop. Al igual que Strange, Doctor Strange está ligada al pasado y al presente, un truco que hace que la película se sienta fresca y a su vez primitiva.

Crítica Doctor Strange
Marvel Studios

La historia, bueno, ya la sabes. Es una historia de origen, completa con montaje de entrenamiento y un héroe reacio. Pero Stephen Strange es inusual en el sentido de que su renuencia no proviene de la falta de confianza en sí mismo, sino de un desinterés arrogante en algo que no sea él mismo. La película se abre con un neurocirujano guapo y rico que se encoge de hombros a un amor pasado con Rachel McAdams.

Pero como Strange toma su viaje de cirujano a hechicero, lucha con pruebas que son abundantes para muchos de nosotros. Strange debe aprender a superar su obstinada autosuficiencia para confiar en algo más grande que él. Se ve obligado a redefinir quién es cuando se le quita la parte más esencial de sí mismo. Y, sobre todo, Strange tiene que aprender que “él” no es sobre él. El multiverso en general, esta lucha para proteger al planeta de la Dimensión Oscura, incluso el accidente de coche que destrozó sus manos y le robó de una carrera que amaba y en la que sobresalió – nada de eso es sobre él. Todo es parte de un todo más grande, demasiado grande para que Strange lo vea y mucho más de lo que puede controlar, incluso con su mente brillante y su inmensa capacidad de poder. Cuanto más fuerte Strange crece, más lee e investiga, cuanto más ve en los profundos misterios del multiverso, más aprende que todavía tiene tanto, mucho que aprender.

[g1_google_ad publisher_id=”1690579023414672″ slot_id=”7575094356″ format=”horizontal”]

Es un papel muy importante, y Benedict Cumberbatch lo lleva admirablemente. Nunca hubo duda alguna de que el actor de Sherlock podría representar de manera convincente un personaje de genio y gravitas, por lo que la agradable sorpresa aparece durante los momentos de vulnerabilidad de Strange. La capa de levitación es un poco de un compañero ‘cute’ para nuestro héroe galante, una cosa sensata que tira y señala Strange en la dirección correcta y limpia sus lágrimas antes de que se ponga a salvar el mundo. Si suena cursi, lo es, pero otra vez – el ‘corniness’ funciona.

Cumberbatch está lejos de ser el único bateador pesado en este reparto. Mads Mikkelsen es increíble y mágicamente raro como el villano Kaecilius, un personaje cuya amenaza se duplica cuando nos enteramos de sus verdaderos motivos. Chiwetel Ejiofor interpreta a Mordo, un talentoso instructor en Kamar-Taj, dedicado a ‘The Ancient One’ y a las artes místicas, pero peligrosamente inflexible en su visión del bien y del mal. Benedict Wong es fantástico como Wong, un personaje originalmente concebido como nada más que el criado de Strange, pero aquí es un guardián del conocimiento de Kamar-Taj y algo así como un mentor de Strange. Wong se siente como un bastión de la bondad y la sabiduría, que también pasa a entregar la mayoría de la risa en fuertes de la película. Y aunque Christine Palmer de Rachel McAdams es un interés amoroso bastante típico dejado atrás en la búsqueda del viaje del héroe, ella también es una doctora brillante, empática en un papel memorable (y corto).

Crítica Doctor Strange
Marvel Studios

Y luego tenemos Tilda Swinton como The Ancient One, un ejemplo de intercambio positivo de género. Por supuesto Swinton es tremenda aquí, una actuación inusual, que te agarra en todas sus escenas. Cuando Strange llega a Kamar-Taj, él asume que The Ancient One es un hombre viejo minúsculo. Hay algo que decir para su sorpresa, incluso consternación, cuando descubre que viajó por el mundo y gastó su último centavo para encontrarse con una mujer calva y de voz suave en su lugar.

La acción es buena. Es visualmente atractiva y, para todo el enfoque de la película a las leyes básicas de la física, fácil de seguir. Las escenas de lucha son divertidas, y responsables. Gran parte de la destrucción tiene lugar en la Dimensión del Espejo, un truco establecido temprano en la película que permite alguna aniquilación satisfactoria que no tiene ningún efecto en el mundo real. Observamos bloques enteros destrozados, pero con el conocimiento de que las bajas humanas son mínimas. Las apuestas siguen siendo terriblemente altas, porque la continua existencia de nuestro planeta depende del éxito de Strange, pero miles de personas no están siendo asesinadas, heridas o desamparadas en un indiferente enfrentamiento de titanes. Eso importa.

Y es sólo una manera de que la magia multidimensional del universo de Doctor Strange cambie todas las reglas para las películas de superhéroes. Se rompe con la fórmula y deja espacio para la innovación y el juego. Ahora que tenemos esa estrafalaria historia de origen fuera del camino, este es un mundo que puede ir a cualquier parte.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Crítica de High School Musical: The Musical: The Series