Crítica: Una conversación ateo/cristiana sobre Creeré | QiiBO QiiBO

Crítica: Una conversación ateo/cristiana sobre Creeré

Con el estreno de Creeré, nuevo filme cristiano puertorriqueño, decidimos hacer algo distinto, por lo que esta reseña es una crítica, también conversación, escrita en colaboración con Lola.

George: Cuando llegaba Semana Santa, allá creciendo para los 80’s y os 90’s, sabias que ibas a ver todos los días desde el lunes películas religiosas. Estaban las clásicas, claro, como Los Diez Mandamientos, El Rey de Reyes, y Ben-Hur pero también estaba la de Barrabás, alguna de la Madre Teresa, y una que otra sobre personajes de la biblia que apenas uno recordaba, como Samson. Quiero mencionar esto antes de hablar de Creeré, el nuevo filme cristiano puertorriqueño, porque ahora adulto no creyente quizás mi opinión se interprete como que no me gustó por ser una película cristiana. No fue así, todavía veo y aprecio esos grandes filmes como las magnas obras de arte que son. Pero percibo que el cineasta cristiano moderno está fallando y es por una razón en específico: su contenido es para su propio público. Creeré es una película que quizás le guste a esa audiencia para la que está hecha sin ofrecer valor a los que no. Reconozco que hace un esfuerzo en gustarle a gente fuera del círculo creyente pero no es suficiente. Como dicen en inglés: “preaching to the choir”, Creeré es específicamente para la audiencia que ya acepte el cristianismo en su vida.

Eso no es necesariamente malo pero, quien vaya a verla debe saber que se trata básicamente de predicas, como las que escucharía en una iglesia, hechas historias dramatizadas.

Lola: Fíjate, te tengo que dar que la película se hizo con cristianos en mente (todo creyente como yo se sentirá identificado con cada una de las historias y mensajes presentados), pero no diría que la película es básicamente predicas. Estoy clara que mencionas que son “predicas hechas historias dramatizadas”, pero es que suena como si la gente se fuera a sentar en el cine a escuchar a alguien dando cantaleta. No quiero que perciban eso.

Definitivamente, se tocan temas que se hablan en predicas, pero el escritor y director, Julio Román, se encargó de crear un filme que tiene de todo un poco. Cuando la vi, me quedé sorprendida, ya que Román balanceó de manera espectacular el drama, comedia y hasta acción. Entre tú y yo, quisiera que los cultos fueran así. ¡Ja, ja, ja!

Regresando al tema, la película toca mensajes llenos de la palabra viva de Dios a través de una narrativa que se presta a ser vista por personas que no necesariamente sean creyentes. Aunque su “delivery” sea bien específico (audiencia creyente), hay secuencias que le tocan la fibra a cualquiera.

George: A mí me preocupa un poco la narrativa de curar con oración, específicamente por estrenar durante un momento histórico donde combatimos una pandemia requiriendo esfuerzo médico y humano para sobrepasarla. Estoy consciente que Creeré se desarrolló antes de todo este desastre que vivimos, pero hubiera querido algo de reconocimiento al gran esfuerzo que hace y está haciendo la comunidad médica.

Creeré es una colección de historias rondando desde un sanador, una pareja queriendo concebir y un grupo de jóvenes asistiendo la policía, entre otras. El director Julio Román las entrelaza hábilmente haciendo un respetable esfuerzo por mantener un ritmo ágil, con tono amigable para aquellos fuera de este mundo, aparte de algunas secuencias con trabajos de cámara que rara vez se ven en el cine puertorriqueño, así que en ese aspecto quedé complacido pues se nota el brío de darle una sensación cinemática a la producción, lográndolo en varios momentos.

Aun así, no puedo llegar a decir que es el tipo de película que vería nuevamente simplemente porque exige un grado de inversión en la cultura cristiana que no poseo, y nuevamente debo recalcar que puede ser buena opción para los que ya pertenezcan a esta, pero ofrece poco a los que no.

Lola: La narrativa sobre el poder de la oración es el corazón de la película. Es la gran enseñanza para los no creyentes y un recordatorio importante para los creyentes. En cuanto a tu preocupación, quiero señalar que la película nunca desacreditó a la comunidad médica. Sí presentó un encontronazo de argumentos por un tema en específico, pero nunca negó la importancia de dicha comunidad.

Como creyente, sé que Dios nos ha bendecido con talentos y propósito. Él bendijo a los médicos con la capacidad y paciencia para atender personas en situaciones de salud. Los médicos tienen un rol importante en toda sociedad, pero la oración también es importante en una sociedad.

Me encantó que Creeré se enfocará en el gran poder de la oración, ya que es bien raro ver películas que representen su poder. Las hay, pero te puedo mencionar más películas y series de televisión sobre médicos que sobre la oración.

Yo voy a volver a ver la película. Me encantó que se atrevió a presentar historias verídicas sobre creyentes sin tapar lo increíble de cada suceso. Mi admiración y respeto a Julio Román por ello.

Tengo que terminar hablando sobre el gran trabajo de cámara y dirección en la película. Me atrevo a decir que es el mejor trabajo técnico que he visto en una película puertorriqueña. Se nota que el director es fan de par de directores legendarios. Creeré se presenta en las salas de cine de Puerto Rico desde el 26 de agosto 2021.

1 Comment

  • Cecilia Pagan
    27/08/2021 at 9:45 am

    Gran enseñanza para los no creyentes?
    Gran Poder de la oración? Que vayan y digan eso en los Children’s Hospitals.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *