Quantcast
El amor y otras historias: En verdad hay una sola historia | QiiBO

El amor y otras historias: En verdad hay una sola historia

Mucho se puede decir de las comedias románticas, pero lo que no se puede negar es que la mayoría siguen el arquetipo: se conocen- se enamoran a la velocidad de la luz (como que tienen una hora y media para ser felices para siempre)- se separan y las fuerzas del destino los une y nos quedamos en el beso final. Y es que por cada 500 Days of Summer o Celeste and Jesse Forever (Rashida Jones <3) hay mil Something Borrowed o, peor, cualquier cosa con Katherine Heighl.

El Amor y Otras Historias es entonces una película que tratando de seguir el arquetipo también quiere darle su twist y en este caso es que es una comedia romántica dentro de otra. Alejo Flah dirigió y escribió esta película donde el protagonista Pablo (Ernesto Alterio) es un escritor con un caso de writer’s block a quien le comisionan que escriba un guión para una comedia romántica. Durante el proceso entonces vemos en paralelo como la historia ficticia de Víctor (Quim Gutierrez) y Mariana (Marta Etura) se va desarrollando con todas las consabidas situaciones y como se afecta y retroalimenta de la “vida real” que es la vida de Pablo y las situaciones que plagan su matrimonio y sus relaciones. Pablo como narrador nos va llevando con gracia por la vida de los personajes de su creación, pero Alejo se queda corto en devolverle el favor a Pablo de quien vemos mucho, pero al final no lo suficiente. Hay muchos personajes alrededor de él que se quedan un poco en el aire y merecían mucho más tiempo, tiempo que nos pasamos en saber más de la pareja falsa que de la real.

No creo que Alejo Flah aquí trato de romper el molde (definitivamente esta película tiene inspiración de Stranger than Fiction), pero si nos deja una película que no es sucarosa con algunos huecos narrativos, pero bastante llevadera. Lo que es irónico es que en su autoconciencia haya seguido mucho de los mismos arquetipos que quería destruir. Al final el mensaje pareciera ser que, en efecto, la vida es una comedia romántica.

More Stories
Crítica: The Devil all the Time