The Wolverine

Reseña de The Wolverine

Voy a empezar con las buenas noticias: The Wolverine es la película que los fanáticos del personaje queríamos ver. Ahora la mala noticia: The Wolverine es la película que los fanáticos del personaje queríamos ver. Aunque comienza con mucha promesa, pierde el rumbo a mitad del camino, nunca se recupera y terminando convirtiéndose en otra más del montón. Aun así tiene sus momentos, especialmente la primera hora y sus escenas de pelea (¡Y la escena de los créditos!).

Contrario a Origins, The Wolverine comienza luego de los eventos de X-Men 3: The Last Stand. Con los X-Men separados, Logan (Hugh Jackman) se ha auto-exiliado a un bosque en alguna montaña de su natal Canadá. Su única compañía es un oso que rodea su campamento y sus pesadillas. Ha jurado no volver a lastimar a nadie, promesa que dura como un minuto de película cuando baja al pueblo a confrontar unos cazadores que dejaron el oso sufriendo con una flecha envenenada. Justo cuando se va a formar la grande, llega Yukio (Rila Fukushima), una joven japonesa que le trae una katana y una invitación: su abuelo adoptivo y patrono, Yashida (Hal Yamanouchi), quiere despedirse y agradecer que le haya salvado la vida en la segunda guerra mundial cuando cayó la bomba nuclear en Nagasaki. Contra sus deseos, Logan acepta regresar a Japón. Para su sorpresa, Yashida le ofrece más que un adiós; le ofrece quitarle su mutación de regeneración instantánea para así morir finalmente. La situación se complica cuando miembros del Yakuza atacan a Mariko (Tao Okamoto), la nieta biológica de Yashida, y Logan tendrá que enfrentarse a su mortalidad, sus demonios y su conciencia….ah, y a ninjas. Por Zeus, ¡qué muchos ninjas!

YukioandLogan
“Veo que necesitas un recorte, dame un break”

The Wolverine se basa mayormente en “la saga Japonesa”, una mini-serie publicada en 1982, escrita y dibujada respectivamente por las leyendas Chris Claremont y Frank Miller (The Dark Knight Returns) y considerada una de las mejores historias modernas de los comics. Para muchos, estos cuatro comics fueron los que propulsaron a Wolverine al tope de los héroes Marvel junto a los que Claremont escribió de la serie regular de X-Men en los ochenta.  Nos presentó un hombre que luchaba contra sus instintos tan salvajemente como con sus enemigos. El arquetipo anti-héroe que hacia lo correcto a su forma. Como el mismo lo dice: “Soy el mejor en lo que hago mejor, y lo que hago mejor no es algo bueno”. Mientras que Origins (horriblemente) trató de explorar la naturaleza de Logan -¿soy un hombre o un animal?- The Wolverine se adentra en las consecuencias de su poder mutante y la posibilidad de que ser inmortal sea una maldición escondida, al estar condenado a ver a todas las personas importantes de su vida envejecer y morir.

Yashida

El inconveniente de Wolverine es, ¿para qué preocuparme de un tipo que aguanta hasta un bombazo nuclear? La historia lo resuelve cuando pierde inesperadamente esa habilidad y Logan tendrá que lidiar con sus enemigos al mismo nivel que cualquier otro tipo –más o menos, sigue siendo el protagonista de una película de acción (wink wink!)– mientras trata de mantener a Mariko sana y salva….y pelear con ninjas, ¿de dónde sacan tantos ninjas?

Durante la primera hora, me dio la impresión que estaba viendo una historia más íntima que nos daría una visión personal y profunda del personaje y lo hace… hasta cierto punto. Vemos a un guerrero derrotado, no físico sino emocional y espiritualmente, que ha decidido separarse del resto del mundo. Tal como lo llama Yashida, Logan es un “Ronin”; un Samurái sin señor ni causa por la cual luchar. Después de décadas de pelea y decepciones, Logan ha aceptado que siempre estará solo y prefiere quedarse de esa forma. Tú sabes, donde no hay ninjas en cada esquina.

The-Wolverine-Mariko-Yashida-Tao-Okamoto

Hugh Jackman nació para interpretar al Wolverine. Siendo esta su sexta vez, se nota una madurez y comodidad con el personaje que expresa en cada movimiento y palabra que dice. Aun así, lo mejor de este filme tiene nombre y apellido: Yukio (bueno, no apellido). La modelo convertida en actriz, Rila Fukushima, es simpática, carismática y convincentemente ruda; la chica se roba cada escena en la que participa. De hecho, The Wolverine comienza a decaer cuando ella sale de la historia para dar paso a Mariko y su monga relación con Logan.

Una de las técnicas más comunes cuando se adapta una historia de un medio a otro es eliminar o combinar personajes. Este es un caso donde lo debieron hacer; Mariko no es mal personaje pero, al lado de Yukio, se siente como bajar la velocidad de 65 a 35 en plena autopista. La química entre Logan Y Mariko es tan mala como la que usan para hacer el cristal meth con chily pepper de Breaking bad y en ningún momento me preocupé por su destino final. Durante sus escenas me estuve preguntando “¿Dónde está Yukio?”. Creo que ya me entendieron: Yukio: good. Mariko: bad….Ninjas: ¡un monton!

ViperandMariko

Tan buena es Yukio, así de pésima es Viper (Svetlana Khodchenkova), una mutante capaz de absorber y despedir venenos que resulta plano y unidimensional. Nunca nos enteramos de sus motivaciones y tras que el libreto no la ayuda, Svetlana apenas se esfuerza en hacerla interesante.

He leído un poco de controversia respecto a las escenas de Jean Grey durante los sueños y alucinaciones de Logan. A mí me encantaron; no solo porque me gusta el trabajo de Famke Janssen sino porque son una metáfora de la condición mental de Wolverine: vemos su culpa, sus miedos y sus frustraciones perfectamente expresadas en esos momentos. Además, ¿realmente eran sueños? ¿Visiones? ¿O algo más? Decidan ustedes y opinen en los comentarios. Solo tengan cuidado con los ninja, están en todas partes.

JeanGrey
“Hay un ninja detrás de ti”

Aparte de Logan y Yukio, lo mejor que tiene The Wolverine es la hermosa cinematografía de Ross Emery (director de fotografía). Los paisajes de Japón se ven hermosos y brillantes, las tomas de cámara durante las batallas se ven claras y emocionantes. Si recuerdas el comic, reconocerás escenas sacadas directamente de este. El filme fue convertido a 3D y así lo presentaron a la prensa. No me gusta ver películas en 3D pero, afortunadamente fue un buen trabajo que no me produjo el dolor de cabeza ni mareo que normalmente pasa. No hay escenas que saquen tan buen provecho del formato pero se ve la profundidad y no dañó los momentos de acción.

Al fin y al cabo, The Wolverine es un filme de superhéroes y acción y eso lo hay bastante. La batalla en el “tren-bala” es emocionante y divertida, hay suficientes mafiosos (¡y ninjas! No olvidemos los ninjas) para que Logan se divierta con sus garras aunque nunca vemos mucha sangre ni pedazos humanos volando, (sorry niños, es PG-13). Habiendo dicho eso, el tercer acto se derrumba por completo con una batalla final que, sea o no lo que pasó en el comic, en pantalla se vio casi caricaturesca, especialmente por lo mal que se ve el CGI.

SoManyNinjas
Es posible que vean uno o dos ninja en este filme.

Puedo dividirla en tres partes: la primera hora es una buena película, la segunda es combinación de divertida aventura con un aburrido romance y los últimos 30 minutos una cinta regular de superhéroes. De todos modos, el trabajo de Jackman, Rila y Famke hacen que valga la pena verla. The Wolverine queda justo en el medio de tantos filmes del género: no es la mejor ni la peor. Tiene muy buenos momentos, algo de comedia y acción entretenida. Si eres seguidor del personaje y leíste los comics o viste la serie animada de los 90, probablemente vas a quedar bien complacido. Si eres un fan casual (o un ninja), esta no será la película que te haga amar este tipo de filmes. ¡Super recomendada!… pero solo para los fans.

PS: No solo hay una escena durante los créditos, es la mejor escena de créditos que he visto. Casi me hizo brincar del asiento.

Yukio
En mi mente, está arrodillada para pedirme matrimonio.

Something is wrong.
Instagram token error.
Cargar más
Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Crítica de Detective Pikachu