Quantcast
Thor: The Dark World – ¡Así se hace una secuela! | QiiBO

Thor: The Dark World – ¡Así se hace una secuela!

Dicen que el rayo no cae dos veces en el mismo sitio pero, si me permiten, voy a negar ese gastado cliché. Thor: The Dark World es mucho mejor que la primera –que es muy, muy buena- y hasta se sienta cómodamente entre lo mejor de las películas de Marvel.

Todo comienza con sus protagonistas lidiando con las consecuencias de lo que hemos visto, tanto en Marvel’s The Avengers como en Thor. El dios del trueno ha estado arreglando el caos que causó en los 9 reinos la destrucción del puente arco iris, mientras Loki paga sus pecados de New York en una prisión de Asgard. Cuando un peligro que se creía desaparecido regresa, Thor tendrá que volver a al planeta Tierra donde necesitará toda la ayuda posible, incluyendo a su amada Jane Foster, para evitar la destrucción de toda la existencia.

crítica Thor: The Dark World

Lo mejor de este filme es la forma en que el libreto de Christopher Yost, Christopher Markus y Stephen McFeely expande la mitología que conocimos en la primera película, establece el conflicto, la tensión y el peligro y da oportunidad a todos los personajes de tener su momento. Alan Taylor dirigió con mano firme todos los elementos de The Dark World en una figurativa orquesta manteniendo el ritmo del filme, sin desperdiciar momento alguno, cada situación y dialogo cuenta.

Les mentí, lo mejor de Thor: The Dark World es -otra vez- Tom Hiddleston como el travieso Loki. Hiddleston irradia tanto carisma que es difícil mirar o escuchar otra cosa que no sea a él cuando está en escena. De hecho, la cinta comienza a correr cuando comienza su parte hasta el momento final, los mejores momentos son lo que interactúa con los demás personajes. Eso no significa que los demás se quedan atrás, Chris Hemsworth es convincentemente heroico, como un Thor mucho más consciente de su posición como guardián de la paz en los 9 reinos y heredero del reino. Atrás queda el arrogante guerrero que tiraba primero y preguntaba después. Ahora tenemos a un verdadero héroe que comprende y asume responsabilidad de sus acciones y decisiones. Anthony Hopkins, Idris Elba, Kat Dennings, Stellan Skarsgård, Jaimie Alexander, Natalie Portman y el resto del elenco de apoyo hacen un excelente trabajo respectivamente para contarnos esta divertida y entretenida saga.

crítica Thor: The Dark World

Alan Taylor tuvo la buena idea de mantener lo mejor que hizo Kenneth Branagh como director en la primera Thor: la relación entre sus protagonistas. El conflicto entre Thor, Odin, Friga y Loki está presente en todo momento, subiendo las consecuencias de las decisiones que cada cual toma durante el transcurso de la historia. Mucho más que giros del guión, hay un drama familiar en el centro de todo lo que ocurre, que ayuda a que la historia se sienta real dentro de toda la fantasía y efectos especiales. Y todo esto, mientras mejora los fallos de la primera aumentando la acción, el humor, y desarrolla una historia con un arco bien definido. Definitivamente, no tener que estar atado a una futura historia de Avengers ayudó inmensamente a que se sienta como su propio mundo. Por supuesto que hay referencias al resto del universo Marvel pero, no como en la anterior.

crítica Thor: The Dark World

Como mencioné, prácticamente todos los personajes tienen su momento en el sol, sea en las situaciones de acción, para desarrollar la historia o como alivio cómico. Extra crédito para Rene Russo que me dejó con ganas de ver más de un nuevo lado que vemos en el filme y no les voy a dañar contándoles.

Desafortunada e irónicamente, cuando se manejan tantos elementos, es inevitable que haya una víctima. En este caso, hubo menos tiempo para desarrollar al nuevo villano, Malekith el Maldito. Christopher Eccleston personificó a Malekith contundementente, y no hay duda del peligro que representa para los protagonistas. Pero, su motivación es genérica y en ningún momento es algo más que la razón para que todo lo demás suceda.

crítica Thor: The Dark World

Thor: The Dark World es lo que una secuela tiene y debe ser. Expande todo lo bueno que hizo la primera, arregla sus errores y aprovecha que ya conocemos sus elementos para mostrarnos situaciones que los obliga a salir de su zona cómoda mientras extiende sus fortalezas y minimiza debilidades. Desde la hábil dirección de Taylor, su entretenido libreto, la fantástica cinematografía de Kramer Morgenthau, la música de Brian Tyler y el trabajo actoral de sus protagonistas, The Dark World es una buenísima película que está hecha para disfrutarse en la pantalla grande y con la mayor cantidad de gente posible. Después de Iron Man 3, es la película de superhéroes que más me ha gustado este año. ¡Fuertemente recomendada!

PS: Hay DOS escenas en los créditos. Una después de los principales que, estoy seguro, les va a gustar y otra luego de que todos han pasado.

[adrotate banner=”29″]

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Crítica: Stuber es un divertido viaje compartido